Conecta con nosotros

Cine y TV

Depredador: la presa (Prey) – Reseña

El cazador intergaláctico regresa a tiempos más sencillos.

Publicado

el

Estamos asombrados por lo mucho que se demoró 20th Century Studios en descubrir que la fórmula del primer Depredador era perfecta y podían hacer más películas con la misma estructura, pero en otros escenarios. Aunque su secuela de 1990 no estuvo mal, estuvimos muchos años esperando una nueva entrega al nivel de la original. Tras dos mediocres enfrentamientos contra los xenomorfos de Alien y dos continuaciones que no estuvieron a la altura, finalmente está aquí. Depredador: la presa (Prey) es la mejor película de la saga desde aquella protagonizada por Arnold Schwarzenegger en 1987.

La simplicidad suele ser la solución a un problema mucho más a menudo de lo que creemos. Era muy fácil para el estudio haber hecho otro filme lleno de referencias a la historia de estos personajes, complicar su ‘lore’ (mitología) y preparar el camino para más ‘crossovers’. La tentación de crear un nuevo ‘universo cinematográfico’ con ellos debió ser alta. Afortunadamente, el guionista Patrick Aison y el director Dan Trachtenberg (Portal: No Escape, Avenida Cloverfield 10, The Boys) se dieron cuenta que lo mejor era volver a lo básico.

Depredador: la presa (Prey) es una precuela que se desarrolla casi trescientos años antes de la primera película. Naru es una joven comanche que desea convertirse en una cazadora como su hermano y fallecido padre, pero la tribu espera que se limite a ser una sanadora. Cuando descubre que “hay algo más en los bosques”, decide probarles a todos que están equivocados y salir a cazarlo. Lo que no esperaba era encontrar una criatura de más allá de las estrellas que la quiere convertir en una presa.

La idea de “la chica que va contra los roles de género tradicionales y demuestra que todos estaban equivocados sobre ella” es muy familiar. De hecho, puede ser considerada “muy Disney”. Pero no se preocupen por este arquetipo porque está muy bien usado. Convierte a Naru en un personaje por el que sentimos empatía fácilmente y la actriz indígena Amber Midthunder —a quien ya conocíamos gracias a la genial Legión— la dota de mucho carisma y de una impresionante fisicalidad.

Puede que esta chica no sea tan “grande” como Schwarzenegger, pero la astucia y agilidad que demuestra hace que creamos que puede tener una oportunidad de sobrevivir al cazador intergaláctico. Pero el hecho de que esté en una clara desventaja ante él es la fuente de tensión y emoción de la película.

Depredador: la presa, predator: prey, reseña, crítica, opinión, análisis, película Star Plus

Ya que lo mencionamos, tenemos que aceptar que es difícil “sorprender” de nuevo a las audiencias con este icónico personaje. Conocemos muy bien a los ‘yautja’ gracias a las películas, cómics y videojuegos que han protagonizado. Depredador: la presa no trata de reinventarlo y eso está bien, pero la familiaridad que tenemos con su tipo hace que no se sienta especialmente aterrador ni misterioso, pero sí amenazante. La novedad es que, al ser un cazador de tres siglos en el pasado, tiene herramientas que se sienten diferentes a las que ya conocemos. Su diseño también resulta un poco diferente, pero no pierde su personalidad ni los rasgos que hacen distintiva a su especie.

Otro elemento positivo de esta aproximación más simple es que la película es perfectamente comprensible para quienes no estén familiarizados para nada con las películas o historias de Depredador. A pesar de sus relativamente pocos diálogos, este filme hace un gran trabajo dejando claro qué es la criatura, cuáles son sus motivaciones y cómo actúa. Hay un par de guiños a las dos primeras entregas de la saga, pero no resultan forzados y no es necesario “entenderlos” para disfrutar la película.

Ahora hablemos de la acción. Los enfrentamientos de la criatura contra los personajes de Depredador: la presa (Prey) son tan brutales como los de las primeras entregas. Tienen una buena dosis de ‘gore’ y violencia, pero no resultan demasiado exagerados. Hay un gran enfrentamiento contra un grupo de tramperos que resulta tan brutal como divertido y las peleas “uno contra uno” permiten que los protagonistas luzcan toda su agilidad.

Depredador: la presa, predator: prey, reseña, crítica, opinión, análisis, película Star Plus

Y no podemos dejar de mencionar a Sarii, la perra de caza y compañera fiel de Naru. Ella es la canina más útil en combate que hemos visto desde las mascotas del personaje de Hale Berry en John Wick 3: Parabellum.

Algo que ayuda mucho a los momentos de acción es lo bien que lucen. Esta película pone mucho énfasis en los grandes escenarios abiertos con evocadores paisajes de naturaleza virgen. Usa una fotografía apagada y fría que sirve como perfecto preámbulo para escenas nocturnas iluminadas por fogatas y llenas de sombras. Los efectos especiales también son bastante buenos. Hay un par de momentos en que se pueden notar que animales como osos, serpientes y lobos son CGI, pero no lucen tan mal. Además, el efecto se desvanece rápidamente en la intensidad de la acción.

La representación de los comanche mediante sus vestimentas y detalles de su vida en el siglo XVIII se siente auténtica. Es agradable ver una película que muestra a las primeras naciones de América como comunidades reales y no como simple decoración. Aplaudimos la decisión de usar actores de ascendencia indígena en lugar de poner sombreros de pluma a las estrellas blancas de moda.

Algo que también es digno de aplausos es la decisión de presentar una versión de Depredador: la presa totalmente hablada en idioma comanche. Si desean verla, pueden encontrarla bajo la opción ‘Extras’ de la película en Star Plus.

Depredador: la presa, predator: prey, reseña, crítica, opinión, análisis, película Star Plus

Depredador: la presa (Prey) es una excelente película. En nuestra siempre humilde opinión, es la segunda mejor película de la franquicia después de la insuperable primera entrega. La simpleza de su trama y estructura, lejos de ser un defecto, la mantienen enfocada en sus elementos más importantes. Además, la genial idea de desarrollar la historia en el pasado y protagonizada por personajes indígenas le da mucha personalidad y la convierten en algo especial. Si hay algo que debamos criticarle es que es sea exclusiva de servicios de ‘streaming’. Este filme merecía ser visto en la pantalla grande.

Depredador: la presa
4.2/5 Nota
Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas