Connect with us

Cine y TV

Star Wars Resistance – Impresiones

La vida bajo el régimen fascista de la Primera Orden.

Publicado

en

Cuando Disney reveló el primer tráiler de Star Wars Resistance, la serie que ‘reemplazó’ a Star Wars Rebels tras su impactante final, no esperaba una recepción tan negativa. 

Miles de fanáticos de Star Wars reaccionaron con fuerza contra esta nueva producción. Criticaron su estilo visual cel-shading y un aparente enfoque hacia una audiencia más infantil. El anuncio del regreso de Clone Wars, otra serie animada protagonizada por personajes clásicos de la franquicia, hizo que muchos consideraran que Resistance era innecesaria.

El pasado 17 de marzo, llegó a su final la primera temporada de esta serie que ya ha sido renovada y tendrá nuevos episodios este mismo año. Todos aquellos que decidieron ignorar las aventuras de ‘Kaz’ y sus amigos se perdieron de una interesante mirada a un lado más desconocido de la galaxia, uno sin Maestros Jedi y donde la Fuerza a duras penas es mencionada. Es verdad que tiene un tono mucho más ligero y menos serio, pero no por eso deja de tocar temas difíciles.

La historia se desarrolla 30 años después del final de El Retorno del Jedi y seis meses antes del comienzo de El Despertar de la Fuerza. Nuestro protagonista es un piloto de la Nueva República llamado Kazuda ‘Kaz’ Xiono. Él es reclutado por Poe Dameron para servir de espía en una estación de combustible en medio del océano del planeta Castilon. Su misión es descubrir las razones por las cuales la Primera Orden está interesada en ese lugar.

La ineptitud de Kaz —que es un buen piloto, pero un pésimo espía— se prestan para una buena cantidad de momentos humorísticos en los que usualmente lo acompañan Neeku, un divertido Nikto que —al mejor estilo de Drax el destructor— se toma todo literalmente, y BB-8, el popular droide que conocimos en las películas. El elenco es completado por una gran variedad de personajes de todas las especies del universo de Star Wars. En ocasiones contamos con la aparición de personajes conocidos como la General Leia, Poe Dameron y la Capitana Phasma. Oscar Isaac y Gwendoline Christie prestaron sus voces para los dos últimos.

Durante más de la mitad de la serie, la estructura es bastante básica. Kaz se mete en problemas mientras trata de enterarse de los planes de la Primera Orden y ocasionalmente hay un tiroteo, una carrera de naves o un combate espacial para equilibrar las risas con la acción. Aunque son episodios muy entretenidos, no parecen ser más que simples historias adecuadas para niños y sin mucha relevancia para la franquicia. Todo eso cambia en el último tercio de la temporada.

A medida que avanzan los episodios de  Star Wars Resistance, vamos descubriendo que los macabros planes de la Primera Orden están relacionados con la creación de la base Starkiller y manipulan todo lo que ocurre en Castilon para hacerse con el control del lugar. Cuando finalmente lo logran, el tono de la serie cambia radicalmente. Sigue manteniendo algo de humor y nunca deja de ser apropiada para los más pequeños, pero se convierte en una serie sobre los horrores de vivir bajo un régimen fascista.

No es casualidad que tanto el Imperio como la Primera Orden hayan sido creados con la estética de un gobierno militarista y totalitario. Después de todo, George Lucas se inspiró en el ejército del tercer reich para crear a los primeros villanos de Star Wars. Hasta ahora, era poco lo que habíamos visto del sufrimiento de las personas ‘normales’ bajo sus garras, a menos que nos adentráramos en el descanonizado universo expandido. Eso cambia con la toma de poder.

La Primera Orden llega ofreciendo una mano amistosa. Promete proteger la plataforma de los ataques de piratas y no interferir en las vidas de sus habitantes. Eso cambia rápidamente. Con la excusa de ‘mantener la seguridad’, recurren a reglas cada vez más restrictivas. Comienzan a implementar toques de queda, revisiones de hogares e incrementan su fuerza militar. Como en la vida real, hay quienes dicen que esto es necesario. La propaganda que llena las calles convence a algunos de que esto es necesario. Cuando comienzan las desapariciones de aquellos que se oponen a la ocupación, el miedo y la costumbre callan al resto.

El trabajo de Kaz se vuelve más complicado. La resistencia no puede ofrecerle su ayuda para huir o salvar la plataforma. Está a punto de ser descubierto y su mejor amiga se pone de lado de la Primera Orden a cada oportunidad que tiene. ¿Cómo puede enfrentarse a un enemigo que controla absolutamente todo a su alrededor?

El mundo real no está mucho mejor. Son muchos los países en los que partidos con tendencias fascistas están ganando poder gracias a una población que confía en sus promesas de seguridad o porque están de acuerdo con sus tendencias nacionalistas y demostraciones de fuerza militar. Star Wars Resistance está enseñando a los nuevos fanáticos de la franquicia el peligro que existe detrás de organizaciones que tal vez no tengan vistosas armaduras blancas, pero definitivamente usan el mismo lenguaje. Los viejos fanáticos de la saga olvidaron las lecciones del pasado. Con suerte, los más jóvenes no cometerán el mismo error.

No se puede culpar a los seguidores más adultos de Star Wars de no interesarse en esta serie, definitivamente no son el público objetivo, pero sería bueno que de todos modos le dieran una mirada. Es fácil encariñarse con sus personajes, ver este universo sin Jedi ni Sith se siente bastante novedoso y sus temas son bastante interesantes. Parece que la segunda temporada se desarrollará al mismo tiempo que Los últimos Jedi. Eso pondría a Star Wars Resistance en una posición bastante interesante que ya tiene emocionados a sus seguidores.

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas