Connect with us

Cine y TV

Watchmen (episodio 5) – Susurros descuidados

Este episodio nos cuenta la historia de Looking Glass y ofrece grandes revelaciones.

Publicado

en

¡Por fin llegó el episodio de Watchmen que pone todas las piezas en su lugar! En mis análisis de los anteriores episodios me quejé de que la serie no parecía tener un rumbo definido. Presentó muchos de sus temas y personajes sin darnos el trasfondo que necesitábamos para comprender el mundo que continuó tras el legendario cómic de Alan Moore y Dave Gibbons.

Pues bien, esas críticas son parte del pasado. El quinto episodio de Watchmen nos permite entender bien la relevancia de todos los eventos vistos. Es su mejor episodio hasta ahora.

Esta hora de televisión se centra en Wade Tillman, mejor conocido como Looking Glass. Siguiendo con los temas sobre la naturaleza de los traumas que tan bien tratados estuvieron en el episodio 4, vemos que este hombre sufre de estrés post-traumático por haber experimentado en carne propia el horror del 11/2, la llegada del ‘calamar interdimensional’ que se convirtió en el ‘9/11’ de este universo alterno.

Segundos antes de la tragedia, Wade —un joven e inocente testigo de Jehová— es engañado por una chica que le hace creer que tendrá sexo con él, solo para robarle la ropa y dejarle abandonado en una casa de espejos. Estos reflejos son los que lo protegen de morir durante el ataque psíquico del calamar, pero no le salvan de las décadas de trauma que vendrían después.

Gracias a esta escena también podemos ver, en toda su gloria, el alcance del engaño de Veidt. Alguna vez se dijo que Zack Snyder había cambiado el plan del calamar para su adaptación de Watchmen porque ‘se vería ridículo en pantalla’. Ahora sabemos que eso no fue más que falta de imaginación. Ver a esta enorme criatura y la desolación que causó resulta estremecedor.

Looking Glass puede ser muy capaz de saber si alguien está mintiendo, pero eso no le salva de vivir lleno de paranoia. Tras ver este capítulo, es imposible no sentir empatía hacia él. El episodio pasado, Laurie argumentaba que las ‘máscaras’ de los vigilantes no eran más que formas de enfrentar el trauma y esto resulta bastante literal en el caso de Wade. Él vive aterrado de otro posible ataque. El material del que está hecha su máscara debería protegerlo de otro ataque psíquico. También realiza obsesivamente simulacros de evacuación.

Aunque en sus reuniones con los ‘amigos de Nemo’ —sobrevivientes del ataque del calamar, la segunda referencia a Veinte mil leguas de viaje submarino de este episodio— dice que hay luz al final del túnel, él no la ha visto. Esta serie comprende que el trauma no es algo de lo que uno se deshaga simplemente con desearlo o con el paso del tiempo. Es la razón por la que la gente se niega a regresar a Nueva York y por la que deciden clonar a sus mascotas. No hay forma fácil de lidiar con ello. Watchmen incluso toca los temas de traumas sociales —la comparación con el 9/11 es clara— y traumas genéticos, la teoría de que este puede pasar de padres a hijos.

A pesar de su capacidad para detectar mentiras, Wade es manipulado por una mujer para que la siga hasta un sitio donde la Séptima Caballería experimenta con teletransportación. Allí, el senador Keene —¿había alguien que no sospechara que él traía algo entre manos?— le revela varias verdades. Para comenzar, él es el líder de la Caballería y tenía un acuerdo con Judd —el fallecido jefe de policía— para mantener ‘controlados’ a sus grupos. Que un político use a un grupo enceguecido por la intolerancia para sus fines no es algo nuevo, solo hay que mirar a los seguidores de Donald Trump para ver un ejemplo moderno.

Pero también le revela algo que debería cambiar su mundo para siempre. La llegada del calamar gigante fue orquestada por el desaparecido Adrian Veidt y el gobierno estadounidense lo sabe. De hecho, ha seguido alimentando la mentira con las lluvias de ‘calamares bebés’.

“¿Acaso algo es verdad?”

Esta revelación causa que Wade comience a dudar de todo lo que lo rodea. Sin embargo, hay algo que no logra: curarlo de su trauma. “Si no hubieran truenos, habría poco que temer de los rayos”, dice Verne en Veinte mil leguas de viaje submarino. No obstante, este personaje continúa sintiendo el poder del trueno. Conocer la verdad detrás del calamar es irrelevante, ya que el miedo sigue allí y lo demuestra con la escena en que vuelve por la alarma después de arrojarla a la basura. El trauma no desaparecerá tan fácilmente.

Careless Whispers, de Wham!, suena en diferentes versiones y en varias velocidades a lo largo del episodio. Inicialmente, no parece haber razón para que esta balada sobre una relación que llega a su fin acompañe estos eventos, hasta que recordamos parte de su letra:

“There’s no comfort in the truth / No hay consuelo en la verdad

Pain is all you’ll find / El dolor es todo lo que encontrarás”.

Ahora sí, es hora de hablar de la revelación sobre Veidt. Anteriormente había argumentado que él se encontraba en Marte, dentro de uno de los mundos creados por el Doctor Manhattan. Ahora vemos que se encuentra un poco más lejos, en una de las lunas de Júpiter.

¿Es este también uno de los mundos creados por el ‘dios’ azul? El mensaje que forma Veidt con los cadáveres de sus sirvientes, “Sálvame D”, crea un divertido misterio. ¿Quién es D? ¿Doctor Manhattan? ¿Dan Dreiberg? Lo único que sabemos es que el ‘dios’ que creó ese mundo lo abandonó hace tiempo.

El episodio termina con Wade traicionando a Ángela y aceptando el destino que la Séptima Caballería le depara, no sabemos si uniéndose a ellos o muriendo en sus manos. Ángela traga rápidamente las pastillas con las memorias de su abuelo antes de que la lleven bajo arresto. Si el próximo episodio decide enfocarse en lo que aprende gracias a esto, vamos a tener un nuevo ejemplo del trauma heredado que se ha convertido en el tema principal de Watchmen.

¿Qué aprendimos en esta ocasión?

  • El plan de la Séptima Caballería tiene que ver con la verdad sobre el calamar y es independiente, probablemente opuesto, al plan de Will y Lady Trieu.
  • La policía de Tulsa tenía un acuerdo secreto con los supremacistas blancos para ‘coexistir’.
  • El gobierno americano conoce la verdad sobre el calamar y la ha usado para ‘forzar’ la paz con otras naciones y mantener a la población asustada.
  • Las baterías de litio robadas por la Séptima Caballería fueron usadas para construir máquinas de teletransportación.
  • Adrian Veidt se encuentra en un mundo artificial creado en una de las lunas de Júpiter.
  • La Lista de Schindler no existe.

Solo quedan cuatro episodios restantes en la primera temporada de Watchmen. Esperamos que logren resolver todo esto a tiempo.

Watchmen (episodio 4) – El efecto ‘Lost’

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas