Conecta con nosotros

Videojuegos

The Dark Pictures: House of Ashes – Reseña

La más reciente entrega de The Dark Pictures goza de varias fortalezas, pero puede sentirse como un paso hacia atrás en comparación con Little Hope.

Publicado

el

Primero, Supermassive Games nos llevó a un barco fantasma. La siguiente parada fue un pueblo embrujado. Ahora, el más reciente episodio de The Dark Pictures Anthology nos transporta a las catacumbas más profundas. Claramente inspirado por El descenso (2005), obra maestra del horror dirigida y escrita por Neil Marshall, House of Ashes tenía el potencial de ser la entrada más aterradora de la saga de aventuras gráficas de Supermassive Games. Sin embargo, tal no fue el caso. De hecho, terminó siendo lo contrario. En un principio, eso no sentó bien conmigo.

Aunque no funciona del todo —en buena medida por la dirección de los actores y el efecto del valle inquietante de sus modelos, puntos débiles prevalentes a lo largo de todas las entregas de The Dark Pictures Anthology—, el tono serio que generalmente manejan Man of Medan y Little Hope es importante para dar impacto a sus respectivos puntos de giro. Si bien House of Ashes también tiene uno, no recontextualiza la narrativa como en los anteriores juegos. Para algunos, esto puede poner a la última entrega de The Dark Pictures en lo más bajo del top 3. No obstante, otros apreciarán su tono más ridículo. Por lo menos, yo terminé haciéndolo.

Como el material promocional ha dado a conocer, The Dark Pictures: House of Ashes se ambienta en la guerra de Irak. Poco después de la ocupación del país asiático por las fuerzas estadounidenses, un equipo liderado por Eric King —teniente coronel de la USAF— asalta una granja en búsqueda de armas de destrucción masiva. Por desgracia, las cosas toman un curso inesperado cuando un terremoto abre el suelo debajo de debajo de ellos y caen en un antiguo templo sumerio plagado de criaturas inhumanas. Para sobrevivir, los soldados estadounidenses deberán unir fuerzas con sus enemigos del mundo exterior y desentrañar juntos los secretos del pasado.

Incluso si se deja de lado la inspiración en El decenso, que termina siendo más que nada superficial, los diferentes elementos de la trama de House of Ashes no son particularmente originales. Su ejecución tampoco es que salve el proyecto, incluso si hay cosas que funcionan. Tal como se mencionó, la dirección de los actores evita que la mayoría del elenco sea interesante o genere empatía. Esto puede perdonarse en Little Hope, ya que la ambientación lo justifica y la «redención» de los personajes es el enfoque de la historia. Sin embargo, tal no es el caso en House of Ashes. Aún peor, las decisiones se sienten incluso menos relevantes que en las anteriores entregas.

The Dark Pictures Anthology: House of Ashes reseña crítica análisis review

En comparación con Man of Medan y Little Hope, House of Ashes cuenta con el elenco más grande de toda la saga. A pesar de eso, solo 5 personajes son controlables. Esto conlleva a que la mayoría de decisiones que involucran a los NPC no tengan relevancia alguna. La suerte de estos últimos ya está echada sin importar qué se haga. Esto resulta aún más frustrante al pensar que la versión del curador —sí, continúa siendo un bono de reserva— podría haber mostrado la perspectiva de estos personajes. En cambio, a duras penas revela información que no se presente en la versión normal de la historia. Por supuesto, esto se debe a que consiste en la perspectiva de uno de los jugadores en el caso de que juegue en el modo cooperativo.

A lo anterior se suma que la «alineación» o tratos que los personajes desarrollan a lo largo de la aventura no tienen un impacto verdadero a lo largo de la trama. Una consecuencia de esto son múltiples escenas en las que un par de personajes al principio demuestran afecto mutuo, pero se convierten en enemigos acérrimos pocos segundos después o viceversa. Esto resulta especialmente recurrente en el poco interesante triángulo amoroso entre Eric, Rachel y Nick. También está presente en las interacciones entre Salim, un soldado iraquí, y los soldados estadounidenses.

A pesar de las anteriores quejas, House of Ashes es fácilmente el más divertido de los juegos de The Dark Pictures Anthology. Y eso se debe precisamente a su tono, más reminiscente a una película B de acción que a un ‘thriller’ psicológico o sobrenatural.

House of Ashes recuerda bastante a Alien 2: El regreso (1986) y Depredador (1987). Al fin y al cabo, estas cintas fueron inspiraciones directas. Varios aspectos de las criaturas que viven en las ruinas sumerias recuerdan a los xenomorfos y depredadores. Como si lo anterior no fuera suficiente, escenas de tiroteos en las que los protagonistas tienen que repeler a hordas de criaturas son recurrentes.

Ahora, tal como se mencionó, lo anterior no significa que House of Ashes no tenga elementos que funcionen legítimamente. Uno de estos es la relación entre Jason Kolchek, un teniente de la Fuerza de Reconocimiento de los Marines con una profunda intolerancia hacia Oriente tras el ataque a las Torres Gemelas, y Salim Othman, un soldado iraquí que fue forzado a volver al conflicto. Incluso si Kolchek puede ser despreciable por su racismo, el compañerismo que se desarrolla entre él y Salim es uno de los puntos altos del juego. En cuanto a Salim, es fácilmente el personaje más carismático de House of Ashes. Esto se debe a su proactividad y humanidad, incluso si su actitud puede ser un tanto ridícula en ciertas escenas.

The Dark Pictures Anthology: House of Ashes reseña crítica análisis review

Al igual que en Little Hope, el modo cooperativo en línea es divertido. Es más estable que el de los juegos anteriores, mas no está libre de caídas de ‘framerate’ y ‘bugs’ visuales. En el caso de no tener alguien con quien jugar en línea, House of Ashes supone el regreso del modo Noche de película. Como siempre, este permite que hasta 5 jugadores se reúnan, tomen el rol de un personaje y se pasen el control.

Para concluir esta reseña de The Dark Pictures: House of Ashes, nos gustaría reiterar el efecto del valle inquietante de los modelos de los personajes. Si bien hay momentos en los que los juegos de The Dark Pictures Anthology lucen espectaculares, esto no significa mucho en una aventura en la que los personajes parecen más maniquíes que personas. No sabemos si esto se debe a las limitaciones del motor Decima, pero la temporada 2 de The Dark Pictures podría ser la excusa perfecta para crear un motor que permita expresiones faciales más naturales.

The Dark Pictures: House of Ashes
6.8/10 Nota
Lo que nos gustó
- Es la más divertida de las entregas de The Dark Pictures por su carga de acción.
- El arco de personaje de Jason y el carisma de Salim son los puntos altos de la historia.
- El modo cooperativo en línea es mucho más estable.
Lo que no nos gustó
- Los modelos de los personajes pueden resultar perturbadores por su falta de expresión.
- Las consecuencias de las decisiones son más limitadas.
- La versión del curador no ofrece nada novedoso ni interesante.
En resumen
Si esperaban una historia similar a Little Hope, House of Ashes los decepcionará. Sin embargo, los que abracen el hecho de que esta es una antología que homenajea a varios íconos del cine de horror encontrarán una agradable sorpresa en el tono y la presentación del último juego de The Dark Pictures. Si bien la historia no es terrorífica en lo más mínimo, los entusiastas del cine B de acción pasarán un buen rato. No obstante, esperamos que Supermassive pueda cerrar la temporada 1 con broche de oro por medio de The Devil in Me.

Reseña hecha con una copia digital de The Dark Pictures: House of Ashes para PS5 brindada por Bandai Namco Entertainment Latinoamérica.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas