Connect with us

Videojuegos

Mario & Sonic at the Olympic Games Tokyo 2020 – Reseña

Un viaje al pasado antes de volver al futuro.

Publicado

en

Mario y Sonic dejaron su rivalidad tan común en los noventa hace 12 años, cuando Nintendo y Sega unieron fuerzas con el primer crossover de ambas series y lo hicieron inspirándose en los Juegos Olímpicos de Verano del 2008, para entonces a realizarse en Beijing. Personajes de cada familia dejaron sus diferencias atrás y se enfocaron en competencias más sanas, netamente deportivas y con resultados más bien impredecibles.

Nadie creería que Mario pudiese vencer a Sonic en atletismo o que el erizo azul hiciera lo propio en salto largo frente al ex-Jumpman, pero cualquier cosa puede suceder en la realidad paralela de los Juegos Olímpicos con Mario, Sonic, y los demás miembros de sus círculos sociales.

Wii y DS fueron las consolas elegidas para las primeras entregas y posteriores basadas en las olimpiadas de invierno en Vancouver; en el caso de Londres se unió 3DS, mientras que para el invierno en Sochi y el verano en Rio, Wii U actuó como la consola casera principal. Los Juegos Olímpicos de Invierno PyeongChang 2018 fueron la única ocasión que la serie Mario & Sonic no tuvo juego representante desde 2007, esto debido a que Ubisoft tenía la licencia oficial en aquel entonces.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por fortuna el buen hijo vuelve a casa, en este caso la de Sega, que al no depender de una consola casera y otra portátil, destinó todo el desarrollo de Mario & Sonic at the Olympic Games Tokyo 2020 al híbrido Nintendo Switch, encargándose también de su distribución a nivel global. Las próximas olimpiadas de verano en Tokio (24 de julio al 9 de agosto del 2020) llegan anticipadamente al mundo virtual del mismo modo que ocurre con los juegos deportivos tradicionales. Los arcades también recibirán una versión el próximo año como ocurrió con la de Rio.

Esta sexta entrega en la franquicia vuelve a incluir 20 personajes jugables entre los de Super Mario y Sonic the Hedgehog, recurrentes desde la segunda edición (pero nada de Miis). Sin embargo, en esta ocasión los personajes masculinos también cuentan con trajes específicos para ciertas disciplinas en lugar de sus atuendos básicos. Durante las variadas competencias y el modo historia encontramos invitados exclusivos de ambas casas, como Larry, Ludwig, Wendy, Diddy Kong, Rosalina, Eggman Nega, Rouge, Espio, Zazz, Zavok y Toadette como novedad.

Las apariencias engañan.

En cuanto al modo historia, Mario & Sonic at the Olympic Games Tokyo 2020 aprovecha no solo a servir como el juego oficial de la edición del próximo año, sino como tributo a los también Olímpicos de Tokio que tuvieron lugar en 1964. Un día cualquiera, Mario y Sonic reciben un sistema de videojuegos apropiadamente denominado “Tokyo ‘64”, al encenderlo y por cosas accidentales, Mario, Sonic, Toad, Bowser y Dr. Eggman son absorbidos a un mundo virtual en 8-bit que representa las olimpiadas de 1964. O como se habrían podido jugar en formato videojuego si un título así hubiese salido para NES (excepto por las voces), si evitamos el anacronismo de los 8-bit teniendo lugar en el ’64.

Encerrados en aquel entorno 2D pixelado, los héroes y villanos inician una cruzada –entre algunos minijuegos– por ganar medallas de oro, que aparentemente tienen la clave para volver al mundo real… el real de ellos. Al otro lado, Luigi y Tails del presente inician una búsqueda por todos los complejos deportivos de Tokio para ayudar a sus amigos a salir de esa especie de Jumanji japonés. Los personajes a utilizar en la historia son predefinidos y entre cada competencia hay pequeñas secciones de semi-exploración, que aparte de diálogos con NPCs enseñan una que otra trivia sobre los Olímpicos.

En kayak es necesario girar rápidamente el stick del Joy-Con, de ahí el temor…

El ritmo del modo historia ralentiza mucho las ganas por probar cada uno de los deportes que nos ofrece esta iteración de Mario & Sonic, por esta razón lo más recomendable es dedicarle tiempo a ese aspecto después de familiarizarse con los mismos. Lo positivo es que todas las disciplinas y personajes jugables están disponibles en el modo de partida rápida desde el principio, así como el modo en 2D de ‘Tokyo 1964’. Por su parte, los invitados no controlables y minijuegos solo se pueden desbloquear con el progreso en el modo historia.

Los eventos en 2D u 8-bit no podrían ser más convincentes para todo aquel que aprecie la simpleza del estilo retro, pese a que solo cuenten con ocho personajes jugables (cuatro de cada lado) y 10 deportes. Era comprensible que no iban a adaptar todas las justas del 3D al 2D, pero lo que han hecho resulta lo suficientemente satisfactorio. Es hilarante que cada sprite sea idéntico a sus contrapartes originales, incluso en el caso de Peach con su vestido largo y cabello naranja, aun si se trata de saltar desde un trampolín a la piscina o correr una maratón.

El mapa de Tokio también recibe tratamiento de pixeles que recuerda en estética a SimCity, y hasta la disciplina de tiro guarda reminiscencia natural al modo de platillos en Duck Hunt. Queda la impresión que Mario & Sonic exclusivamente en ese estilo merecería un juego por completo dedicado, con más deportes y minijuegos del tipo “Sonic contra el tren bala”. Suponemos que podemos esperar a un desarrollo así por parte de Sega, pero por el momento es lo que tenemos.

Del pasado al futuro en ‘Tokyo 2020’, entre los nuevos eventos se incluyen surfing, karate, escalada de pared y skateboarding. 24 deportes en total son los que se pueden jugar en 3D, tres de ellos eventos especiales que no son parte oficial de los Olímpicos pero si de los mundos de Mario y Sonic. Como una carrera futurista en el nivel Metropolis de Sonic Forces, o una forma particular de karate entre cuatro participantes –con aire de Mario Party– ambientado en el Reino Champiñón de Super Mario Odyssey. Además de un nivel shooter en una casa de arquitectura tradicional japonesa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mientras en el modo portable de Switch el uso de botones y sticks es estándar, al retirar los Joy-Con y usarlos en modo sobremesa o con la consola conectada al televisor, se aprovechan los sensores de movimiento de forma muy similar al Wiimote y Nunchuck en su momento. Sin embargo, la precisión no es del todo la correcta o requiere un esfuerzo adicional poco recompensado en los resultados. Antes de cada partida es decisión de los jugadores elegir si utilizar dos Joy-Con con controles de movimiento, un solo Joy-Con o los dos de forma básica con los botones.

A diferencia de Mario Sports Superstars hace un par de años apelando a un insípido realismo genérico, la ciudad de Tokio aplicada a los personajes de Mario y Sonic como escenario es una fortaleza que habría de esperarse pero resulta perfecta, después de todo están jugando como locales y por primera vez son anfitriones además de participantes. Nintendo y Sega nos presentan una nueva edición de los Juegos Olímpicos que aprovecha muchos elementos de sus predecesores, pero que al respirar Japón por todos sus espacios hace mejor al crossover de fórmula inalterada.

‘Tokyo 1964’ definitivamente se merece un juego propio.

La pasión del fútbol es el gol.
Mario & Sonic at the Olympic Games Tokyo 2020
8/10 Nota
Lo que nos gustó
-24 deportes en 3D y 10 en 2D.
-10 minijuegos originales.
-Variada selección de controles que logran un balanceado multijugador.
-Modo retro en 8-bit.
Lo que no nos gustó
-Los controles de movimiento con Joy-Con en ocasiones no ayudan.
-El modo historia puede ser un tanto lento.
En resumen
Mario & Sonic at the Olympic Games Tokyo 2020 se disfruta cuando debes dar puños al aire con los Joy-Con en boxeo, es inesperadamente interesante en rugby, divertido en el fútbol, y le hace justicia a deportes nuevos como surfing y escalada de pared. Las disciplinas que han estado desde hace años en la serie no presentan mayor novedad aparte del uso de Joy-Con, pero el multijugador local para hasta cuatro usuarios es más accesible que antes. Si hay un punto de creatividad para aplaudirle por inclusión y correcta adaptación, ese es el modo retro y sus humildes pero entretenidos pixeles.

Reseña hecha con una copia digital de Mario & Sonic at the Olympic Games Tokyo 2020 para Nintendo Switch brindada por Sega.

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas