Conecta con nosotros

Videojuegos

Mario Strikers: Battle League – Reseña

La bola va rodando y el hiperchutazo rematando.

Publicado

el

El primer título en la corta pero longeva serie de Mario Strikers supuso un cambio en los deportes de Mario. De un tono más salvaje que los encuentros de tennis o golf, Super Mario Strikers expuso el deporte del fútbol callejero sin reglas con todo el Reino Champiñón como protagonista. Mientras los personajes conocidos fungían como capitanes, personajes secundarios como Toads, Koopas, Hammer Bros y Birdos hacían las veces de jugadores.

Una secuela en Wii expandió el contenido en su plantilla de personajes, controles de movimiento y la adición de los escenarios de GameCube. 15 años después de aquel, Next Level Games lanza la tercera entrega para Nintendo Switch con algunas inexplicables ausencias, teniendo en cuenta los tiempos modernos. El estudio desarrollador ha tenido aciertos además de Mario Strikers como Luigi’s Mansion: Dark Moon y su secuela. Pero otros más controversiales como Metroid Prime: Federation Force.

¿Dónde se ubica Mario Strikers: Battle League? Esa es una respuesta que depende de lo que busques como jugador. Los juegos deportivos de Mario son de forma innata creados para una óptima experiencia multijugador. Local en el pasado u online en el presente. Ahora bien, la diferencia entre cualquier simulador deportivo del mercado y los deportes de Mario, es que estos últimos tienen la libertad de brindar su cuota de locura y atípicos modos de juego.

Es esto lo que Camelot ha dejado ver en Mario Golf y Mario Tennis durante años, más en los primeros que en los recientes, pero ahí está la idea. Esto permite que los jugadores puedan disfrutar de los títulos ya sean solos o con otros rivales humanos. Juegos como Mario Golf: Super Rush hacen gala de un modo historia o carrera para un jugador, que impulsa a conocer todos los escenarios, tipos de juego, personajes y personalizar un avatar.

En ese sentido, si pensábamos que a dicha modalidad le faltaban elementos, Mario Strikers: Battle League ni siquiera cuenta con modos adicionales para un jugador. No es necesaria la inclusión de un avatar personalizado, pero no hay forma de acceder a un modo carrera para alguno de los personajes del Reino Champiñón. Personajes que, por cierto, no han incrementado la plantilla como se esperaría de un sucesor. Rosalina básicamente ha reemplazado a Daisy (cuyo DLC es más que probable). Toad ha sido ascendido de categoría a capitán.

Mario Strikers: Battle League reseña

No vemos regresar a Bowser Jr., Diddy Kong o Petey Piranha; Boos, Dry Bones o Monty Moles. En su lugar, Yoshis se suman a los Toads, Shy Guys y Koopa Troopas como jugadores complementarios. Boom Booms reemplazan a los reptilianos Kritters como porteros automáticos, lamentablemente imposibles de controlar de forma manual. En lugar de un capitán y tres jugadores genéricos, en Battle League todos los jugadores del equipo –con excepción del portero– son personajes principales.

Sabemos que futuras actualizaciones incluirán más personajes jugables, aún así es un catálogo poco sorprendente para el inicio de una tercera entrega en 17 años. La eliminación de los Kremling (Kritter) y el propio Diddy Kong, sigue siendo una extraña cuestión de separación entre el canon de Donkey Kong y Super Mario. A pesar del mismo Odyssey.

La situación no es del todo diferente en las canchas de juego disponibles. Mientras Mario Strikers: Charged gozaba de 10 originales y 7 clásicas (GameCube), Mario Strikers: Battle League tiene solo cinco campos temáticos. El truco es que cada estadio puede contener dos temas pero los cambios son meramente estéticos y musicales, en lugar de guardar sus trampas como en Charged. En Battle League podemos mejorar la apariencia de cada escenario de juego a cuatro niveles, pagando cierta cantidad de una moneda interna.

Mario Strikers: Battle League reseña

Como novedad –o compensatorio– los jugadores pueden igualmente mejorar los accesorios en los uniformes de los personajes. Cada pieza, sea para piernas, torso, brazos o cabeza, incrementa unas determinadas estadísticas y a su vez reduce otras. Estas piezas se compran con monedas internas recibidas al ganar encuentros. El cambio también aplica visualmente y lo que hace es cubrir a los personajes en armaduras que cumplen la función de uniformes.

Entre las modalidades de juego únicamente encontramos partido rápido; copas de batalla (torneos) para uno o hasta cuatro jugadores y el ‘Club de Strikers’ como componente online. En este podemos crear o unirnos a un club de hasta 20 usuarios. Los clubes se rigen por divisiones y temporadas semanales. Estos los podemos personalizar con nombres, uniformes, colores y mejoras, igualmente en las decoraciones de los estadios. Que sea un modo en línea exclusivo, aleja uno de los pocos valores agregados respecto a versiones previas.

Cada capitán posee atributos de fuerza, velocidad, tiro, pase y técnica. Según los integrantes de nuestro equipo así mismo es su enfoque, pero estos no difieren drásticamente a la hora del juego. Por lo menos al momento de jugar contra la máquina no se siente dicha diferenciación. Cuando la máquina controla a nuestros compañeros su desempeño tampoco es el mejor. Es como fútbol de salón –rápido pero más caótico– y la inteligencia artificial no reacciona lo suficientemente veloz o bien posicionada.

Mario Strikers: Battle League reseña

De nada sirve los personajes en nuestro equipo cuando los porteros siempre recaen en los musculosos brazos de los Boom Booms con manos de mantequilla. Es realmente frustrante no poderlos controlar cuando pelotas fácilmente atajables entran en el arco. Por el lado delantero, los hiperchutazos son ataques especiales casi imposibles de bloquear y cada personaje tiene el suyo. En este aspecto, las princesas y Mario tienen las de ganar por la efectividad de sus movimientos únicos.

Cada hiperchutazo despliega las personalidades del elenco y en sus animaciones es donde resalta el juego. Al poco tiempo se vuelven repetitivas y la imposibilidad de saltarlas no colabora. Ni el hecho que sean solo 10 personajes en una iteración moderna. Al estilo Mario Kart, hay objetos ‘power-ups’ en la cancha como hongos, bob-ombs, bananas, caparazones rojos/verdes y estrellas, que ayudan a obtener una ventaja momentánea pero no radical.

Mario Strikers: Battle League reseña

Con las pocas opciones singulares de Mario Strikers: Battle League aparte de los clubes online y su multijugador, los jugadores deben optar por ganar monedas para comprar mejores accesorios de los personajes. No que los atributos dependan de ello más que los que vienen por defecto en cada capitán. Curiosamente, más monedas recibes en las copas de batalla que en el multijugador. Como el ‘Club de Strikers’ tiene su propia moneda, no deja de parecer una labor fútil intentar ganar dos diferentes divisas para accesorios y mejoras de equipo.

Es un título con mecánicas sólidas y jugabilidad más compleja que otros deportes de Mario. Ahora bien, la poca consolidación de sus modos de juego nos dejan con la sensación que le hace falta contenido. No solo para un jugador y por lo menos en comparación con su predecesor.

Mario Strikers: Battle League
7/10 Nota
Lo que nos gustó
- Los hiperchutazos y el sistema de accesorios.
- Personalización en el 'Club de Strikers'.
- Amplio componente para varios jugadores.
Lo que no nos gustó
- Muy escaso de modos para un jugador.
- Los porteros automáticos como el eslabón más débil.
- Faltan nuevos personajes y hay pocos estadios.
En resumen
Mario Strikers: Battle League tenía toda la libertad para introducir más personajes jugables del Reino Champiñón, estadios temáticos y modos de juego salvajes. En su lugar, juega a la fija con elementos previos y el 'Club de Strikers' no alcanza a suplir todas las falencias, en especial cuando es un modo exclusivo 'online'. No sabemos si Nintendo limitó a Next Level Games en comparación con la destacada previa entrega, pero a pesar de sus sólidas bases y mecánicas de juego, es un título básico para varios jugadores. No esperábamos complejas opciones, pero sí algo más de locura.

Reseña hecha con una copia digital de Mario Strikers: Battle League para Nintendo Switch brindada por Nintendo of America.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas