Connect with us

Videojuegos

MediEvil (2019) – Reseña

Después de casi 15 años de ausencia, Sir Daniel Fortesque vuelve de la tumba para hacer frente al malvado hechicero Zarok una vez más.

Publicado

en

Cuando se habla sobre la PlayStation original y sus personajes más representativos o mascotas no oficiales, muchos pensarán en el marsupial naranja de Crash Bandicoot o el dragón púrpura de Spyro. No es de extrañar. Ambos personajes son icónicos dentro de la primera consola de Sony y el género de plataformas. Tal es la nostalgia por estos protagonistas que recientemente volvieron por medio de sus respectivos remakes.

Sin embargo, ciertos jugadores tendrán en mente a otros personajes. Algunos optarán por Gex o Croc, incluso si no debutaron en juegos exclusivos de PlayStation. No obstante, una buena parte se inclinará a favor del flacucho de Sir Daniel Fortesque.

Desarrollado por la ahora difunta Guerrilla Cambridge, antes conocida como SCE Studio Cambridge, MediEvil (1998) fue un título de acción y aventura bastante único para la época. Con un estilo artístico reminiscente al de El extraño mundo de Jack (1993) —que se volvería característico en futuras películas animadas del director Tim Burton— y un particular sentido del humor, la aventura de Sir Daniel Fortesque destacó en ese entonces por su ambientación única y volumen de contenido.

Por supuesto, esto no quiere decir que el juego no tuviera problemas.

Aunque los remakes se consolidan como un medio por el cual traer de vuelta queridas propiedades intelectuales, también deberían ser una oportunidad para corregir falencias de los juegos originales. Ciertas decisiones de diseño de hace 20 años no son toleradas hoy en día, mucho menos aquellas que fueron cuestionadas en ese entonces. Si bien un apartado gráfico renovado facilita que nuevos jugadores le den una oportunidad a un título clásico, no será la razón por la que permanezcan jugando.

Lo anterior es precisamente la principal falencia del remake de MediEvil. Más preocupado por los retoques gráficos y recrear la experiencia original del título de 1998, este juego no se molesta en corregir los errores del pasado. «¿Pero cuáles son estos errores?», preguntarán algunos. Bueno, eso es lo que veremos a continuación.

Tras ser revivido y superar una breve introducción, Sir Daniel Fortesque podrá explorar varios niveles repartidos a lo largo de Gallowmere. Aunque en un principio los jugadores progresarán de forma lineal, eventualmente podrán escoger entre varios niveles. No obstante, el título al final regresa a un formato más lineal.

La mayoría de niveles giran alrededor de una misma dinámica: abrirse paso a través de hordas de enemigos recolectando runas para abrir puertas hasta llegar al final. Si bien esto ciertamente puede hacer que el juego se sienta bastante monótono, sobre todo porque el combate de MediEvil no va más allá de machacar el botón de ataque, esto es remediado en parte por las dinámicas únicas de algunos niveles —desde ingeniosos rompecabezas hasta algunos que no tienen sentido— y los cálices ocultos en cada nivel. Como en el juego original, estos últimos pueden desbloquearse al acabar con un porcentaje determinado de enemigos. No obstante, deben encontrarse antes de salir de los niveles para reclamar sus recompensas en la galería de héroes.

Cabe recordar que los cálices no son meros coleccionables. El recolectarlos todos no solo permite desbloquear el final verdadero del juego, sino que provee a Sir Daniel con las mejores armas. Si bien MediEvil puede superarse con las armas básicas, el juego incentiva que los jugadores coleccionen los cálices para volverse más poderosos. Y tener todas las armas sin duda hace que la aventura sea más llevadera.

MediEvil Remake

Otra gran fortaleza del remake de MediEvil es, como ya se insinuó, su presentación y sentido del humor. Basta con ver un video de jugabilidad del título original para evidenciar el excelente trabajo que hizo Other Ocean Interactive revitalizando Gallowmere, sus habitantes y al propio Sir Daniel Fortesque. Por supuesto, esta renovación no se limita a lo gráfico. La banda sonora también ha sido rehecha por Andrew Barnabas y Paul Arnold. Ahora, todas las melodías son orquestadas.

En lo que respecta al sentido del humor, este sigue girando alrededor de los irreverentes diálogos —especialmente los de las gárgolas y los documentos repartidos por Gallowmere— y las interacciones entre Dan y héroes de generaciones pasadas en la galería de héroes. Estas resultan especialmente simpáticas por la clara impaciencia de Dan y su parlanchinería… a pesar de no contar con una mandíbula.

Desafortunadamente, aquí es donde terminan los aspectos positivos del remake.

MediEvil - Remake

A pesar de todas las mejoras gráficas, el remake de MediEvil inevitablemente se siente como un juego arcaico. Esto se debe a su torpe diseño de niveles y estorbosa cámara.

Si bien algunos niveles resultan fáciles de recorrer, hay otros que son un martirio… y esto se debe en buena medida a la ausencia de un minimapa. La duración de muchos niveles se dilatará artificialmente al dar vueltas en búsqueda del camino correcto o tratar de encontrar el cáliz escondido. La navegación en algunos niveles puede volverse incluso más tediosa a causa de que ciertos elementos de los escenarios pueden bloquear la visión de los jugadores y/o la cámara no puede moverse libremente. Other Ocean Interactive intentó remediar esto con la ‘Cámara Dan’, una perspectiva opcional sobre el hombro del protagonista. El problema de esta es que limita aún más la visión de lo que hay alrededor de los jugadores.

MediEvil - Remake

«¿MediEvil no cuenta con otras novedades en materia de jugabilidad?», preguntarán algunos. Sí y no. La gran novedad de este remake son las Almas Perdidas, coleccionables y rompecabezas repartidos a lo largo de todo Gallowmere. ¿Qué conseguirán los que coleccionen todas las Almas Perdidas y resuelvan sus rompecabezas? Nada más ni menos que MediEvil, el juego original de 1998.

Aunque este extra sin duda resulta simpático, sobre todo para aquellos que jugaron el título original, no resulta impresionante con respecto al remake. Esto no se debe a la inevitable comparación gráfica, sino al hecho de que ambos juegos son mecánicamente iguales. La experiencia de controlar a Dan en 1998 no se diferencia de la de 2019… y esto dice mucho sobre lo poco que el remake innova.

MediEvil (2019)
7/10 Nota
Lo que nos gustó
- Una recreación impresionante del clásico de PlayStation.
- A pesar de haber pasado más de dos décadas, su sentido del humor permanece intacto.
- Completamente doblado al español latino.
Lo que no nos gustó
- No agrega novedades en materia de jugabilidad.
- No soluciona graves problemas de diseño del juego original.
En resumen
Como anteriores remakes de clásicos de PlayStation, MediEvil (2019) se limita a ser una mejora gráfica del juego original. Ya fuera con el fin de que fuera lo más fiel posible a la experiencia original o no, MediEvil no añade novedades de importancia en lo que respecta a jugabilidad. Esto es bueno para aquellos que tengan nostalgia por la primera aventura de Sir Daniel Fortesque o deseen experimentar por primera vez la experiencia clásica con una nueva capa de pintura. Sin embargo, también hace que el título se sienta especialmente arcaico.

Reseña hecha con una copia digital de MediEvil para PS4 brindada por Sony Interactive Entertainment.

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas