Conecta con nosotros

Videojuegos

Miitopia (Switch) – Reseña

Después de un paso poco celebrado en 3DS, el reino de Miitopia vuelve potenciado por la popularidad de Switch y un editor superior.

Publicado

el

Miitopia consolidó un largo camino. Nintendo había jugado con la idea de los Mii desde mucho antes del lanzamiento de Wii y el ampliamente conocido Wii Sports. Primero con la serie Mario Artist exclusiva de Japón en el periférico Disk Drive para Nintendo 64. Único software de la consola casera compatible con la Game Boy Camera y cuya idea era cargar (vía Transfer Pak) una foto del rostro para editarla.

La propia Game Boy Camera incluía algunos minijuegos como Ball (Game & Watch), en los que el rostro del jugador hacía las veces del tradicional malabarista. Para la época de Game Boy Advance y GameCube –durante E3 2003– se presentó el GameEye (accesorio cancelado después), un sucesor de la Game Boy Camera para GBA que permitía tomar fotos y transferirlas a Stage Debut para el cubo.

Stage Debut nunca vio la luz, pero fue el primer acercamiento real hacia los Mii con el rostro del jugador en cuerpos caricaturescos, al lado de Mario y sus amigos, aldeanos de Animal Crossing y Pikmin. La idea quedó rondando en la cabeza de Miyamoto e Iwata, hasta que lograron consolidarla en Wii para el 2006. Así nacieron los avatares de Nintendo por excelencia y siguen vigentes tres generaciones después.

miitopia switch mii

Los Mii han aparecido en una larga lista de juegos de Nintendo como representantes del jugador. Contando con títulos propios como Wii Sports Resort, Wii Party, Wii Fit U, o participaciones más activas en las series Mario Kart y Super Smash Bros.. Los juegos de StreetPass Mii Plaza para 3DS fueron de los que más aprovecharon su uso. De estos, sobresalían los mini-RPG Find Mii y Find Mii II.

Este coqueteo con el género que incentivaba a reclutar aliados por medio de la recordada y útil función StreetPass, son los verdaderos orígenes de Miitopia.

Miitopia y el reino de los sin rostro

Miitopia salió a mediados de 2017 para la consola Nintendo 3DS, cuando Switch se encontraba en sus primeros meses y la portátil iba quedando relegada en el mercado. Debido a esto, el juego pasó un poco desapercibido. Su uso de Mii propios, descargables y StreetPass, sin embargo, fueron su mayor fortaleza.

Esta nueva edición de Miitopia, para Nintendo Switch, retiene todos los elementos de la original y les aplica resolución HD. Con una clara excepción del StreetPass y los Mii obtenidos al escanear códigos QR, a falta de la función y una cámara en Switch.

Del mismo modo que Tomodachi Life en 3DS es un simulador de vida que aprovecha los Mii para dotarlos de historias y relaciones jocosas, Miitopia les aplica eso y batallas por turnos, al igual que ‘jobs’. Al comenzar la aventura y seleccionar nuestro Mii protagonista, debemos darle una personalidad y una clase o trabajo.

Comenzando por los básicos guerreros, magos, clérigos, ladrones, otros más anacrónicos como estrella pop y chef se unen a la odisea. Posteriormente desbloqueamos científicos, tanques, princesas, y hasta vampiros y elfos. La clase inicial elegida para el Mii principal y sus aliados es determinante y no puede ser cambiada sino hasta capítulos futuros. Sin mucho spoiler, es obligatorio cambiarla.

miitopia switch mii

El argumento del juego no goza de profundidad y tampoco es que la necesite mucho. El ‘señor oscuro’ ataca el reino de Miitopia robando los rostros de algunos de sus habitantes y repartiéndolos aleatoriamente entre las bestias salvajes. El ‘gran sabio’ (su némesis) encarga a un Mii viajero el trabajo de reclutar otros Mii para salvar a los sin rostro y derrotar al ente de maldad en Miitopia.

La maestría del editor de Mii

Esa simpleza en la trama es únicamente un lienzo en blanco para el verdadero atractivo de Miitopia, la delegación de roles. Varios de los personajes no jugables involucrados, como los aldeanos de la villa al comienzo de partida, el señor oscuro, el gran sabio y otros papeles secundarios, deben ser interpretados por Mii elegidos a gusto por el jugador.

Se puede jugar sin cambiar los roles predefinidos, pero pierde mucha de su gracia innata. Existe libertad de establecer los Mii de todos quienes usen la consola, de familiares o amigos, mas el juego cobra vida cuando se usan los Mii creados por otros usuarios basados en populares personajes. Y es que el nivel alcanzado por talentosos dedicados a crear personajes Mii es impresionante.

Gracias a la nueva opción de peinados y maquillaje se puede poner una especie de máscara al rostro base de cualquier Mii creado en la consola Switch. La evolución de esto respecto a 3DS es abismal, perdonando así la ausencia de códigos QR y parte del StreetPass. Los Mii retocados se pueden compartir vía internet con una clave de acceso de seis digitos, en su mayoría.

Hay todo un submundo en esto de la creación de personajes Mii para Miitopia (códigos libres en la red), pero las opciones de los usuarios son altísimas y pueden terminar encontrando el personaje famoso que se les ocurra. Basta con ver la forma en que diseñadores y hasta maquilladores profesionales aplican sus conocimientos para «dotar de vida» a figuras como Zelda o Bayonetta.

A su vez, Miitopia para Switch ha generado un particular fenómeno sobre la acción de compartir diseños de Mii. Esto porque, como con cualquier otro Mii, es posible que los creadores bloqueen su edición o simplemente no revelen las claves de acceso. Con todo su derecho pueden hacerlo, pero siendo diseños basados en ajenas propiedades populares, no termina de ser paradójico.

Una personalización que no trasciende al RPG

Miitopia se desempeña sin fallas en su uso de los Mii y manejo del renovado editor. Sin embargo, respecto a la mecánica RPG hay elementos que apelan a la sencillez de su propuesta y algunos más que se dejan a la suerte o no se comprometen del todo. Escogemos el equipo y armas del protagonista y sus aliados, pero estos últimos pelean en modo automático y nuestra autonomía sobre ellos son las relaciones.

Las relaciones entre Mii se forjan durante el viaje –también automático– entre niveles con ocasionales batallas aleatorias y subjefes. Es en las posadas de descanso donde se designan parejas para compartir habitación, se alimentan a los Mii si hay comida (cada uno tiene sus gustos) y se compra equipo o arsenal que suba las estadísticas. Igualmente hay un par de minijuegos de ruleta o piedra, papel y tijera.

A dichos minijuegos solo se puede acceder con tiquetes de regalo que a veces se obtienen en cartas recibidas de los Mii a quienes ayudamos. Si queremos reforzar las relaciones entre Mii de nuestro grupo que no tengan mucha confianza, se les puede enviar a una cita para pescar, ir a la playa o tomar café, entre otras actividades. Estas relaciones son las que desencadenan los momentos cómicos dentro o fuera de la posada.

La primera vez que vemos relacionarse a personajes famosos con nuestros Mii personales es algo realmente gracioso, debido a todo lo absurdo que les rodea. Los jugadores son creadores de historias por el simple hecho de asignar papeles y el trasfondo del reino de Miitopia solo está como decoración en la puesta de escena. Es el ‘crossover’ más ambicioso en la historia de Nintendo, sin ofender a Smash.

miitopia switch mii
Miitopia
7.8/10 Nota
Lo que nos gustó
- El editor de Mii está en su punto.
- Las situaciones alternas dignas de comedia.
- Buena forma de introducir un RPG tradicional a los más pequeños.
Lo que no nos gustó
- Falta de control sobre las acciones de los aliados.
- Ausencia de un buscador global de Mii no bloqueados.
En resumen
Es afortunado que Nintendo resucitara Miitopia tras su poco visible paso por 3DS, suerte que podrían correr los últimos títulos de la compañía para esa consola (como Samus Returns). Puede ser el mismo juego con leves novedades -y caballos-, pero a cambio recibimos un inmejorable editor de Mii y jugabilidad sencilla de seguir. Cautivante por sus actores y suavizada desde los clásicos RPG por turnos.

Reseña hecha con una copia digital de Miitopia para Nintendo Switch brindada por Nintendo of America.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas