Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

No More Heroes (Switch) – Reseña

Concebido originalmente para Wii, No More Heroes llega intacto a Switch con toda su irreverencia, violencia, despliegue artístico y jugable.

Publicado

en

Los juegos de Goichi Suda, más conocido como Suda51, pueden llegar a ser un arma de múltiples filos. En la gran mayoría, el diseñador japonés ha logrado impregnar sus verdaderos gustos con toques de punk rock y la cultura pop en sus trabajos previos, sin importar qué tanto se aleje de los tradicionales géneros o aquellas expectativas básicas que se tienen sobre un juego.

Grasshopper Manufacture se ha establecido como un estudio desarrollador de títulos atípicos, donde Suda ha dejado volar su imaginación en más de una ocasión, pese a los discutibles resultados con algunos de sus juegos más modernos. Por fortuna ese no es el caso de No More Heroes, uno de los juegos que ayudó a impulsarlo en esa neo-corriente de directores orientales innovadores y con personalidades sencillas pero misteriosas.

Replicando un estilo visual heredado de Killer7, Goichi Suda planeó No More Heroes como un título que aprovechara por completo el entonces novedoso control Wiimote. El cambio generacional no había hecho tanto por las otras consolas (aparte de lo gráfico) como si lo hizo por Nintendo en el aspecto jugable, abriendo más oportunidades para experimentar como lo hizo Suda51. La siempre inmortal técnica ‘cel shading’ cubriría cualquier falencia estética que sería más fácil de suplir en otras plataformas, pero no en Wii. Sin embargo ahí estuvo el detalle, porque esa decisión le dio más fuerza al arte que si hubiese sido un juego más en HD.

Santa Destroy, el paraíso de los asesinos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

No More Heroes es un juego extravagante e hilarante, pero argumentalmente y desde un punto de vista actual no uno muy coherente, más sí una excusa para reunir toda clase de gustos personales de Suda dentro de una misma obra. Cosa que no podemos juzgarle porque al fin y al cabo es la principal mente creativa detrás de Grasshopper Manufacture. Aspectos como que el nombre del juego provenga de una canción homónima de la banda The Stranglers, que la katana de luz del protagonista rinda tributo a una parodia como Spaceballs (una de muchas referencias a Star Wars), o que siga la tendencia de un bajo mundo criminal a lo largo de un pequeño mundo abierto, como cierta saga popular de Rockstar Games que explotó el género desde 2001.

Para cuando No More Heroes se lanzó en Wii en 2007, sin embargo, otras adaptaciones de ámbito criminal en mundo abierto como The Godfather: Blackhand Edition y Scarface: The World Is Yours ya estaban disponibles en Wii, ambas apelando a versiones realistas basadas en las películas del mismo nombre. A su favor, No More Heroes hizo de la ficticia ciudad californiana de Santa Destroy solo un elemento de paso, con puntos de interés como minijuegos y locales pero unas calles particularmente vacías. Gracias a una ostentosa moto podemos desplazarnos a mayor velocidad por la no muy extensa urbe, pero ciertas paredes invisibles de colisión con otros vehículos desencantan la experiencia. Por su parte, los pocos transeuntes no se ven afectados al ser atropellados.

Dado el mínimo énfasis en el espacio abierto de Santa Destroy, el corazón de las mecánicas diferenciales quedan a cargo del personaje principal: Travis Touchdown. Este obsesionado con el anime, amante de la lucha libre y con aspecto inspirado en Johnny Knoxville (palabras de Suda), es un hombre quebrado al que una hermosa mujer llamada Sylvia Christel le ofrece dinero, fama e incluso la posibilidad de estar con ella -o no-. Esto si tan solo decide ascender en el ‘ranking’ de la Asociación de Asesinos Unidos compuesta por los mejores de la ciudad, acabando uno a uno con ellos hasta llegar a la cima desde el puesto 11.

Cada asesino rival tiene su propia temática y estilo de pelea, cuya variedad aporta un refrescante giro en la jugabilidad ‘hack and slash’ de la que hace gala No More Heroes. Pero no solo es cuestión de ir por uno tras otro y derrotarlo, pues previo a cada encuentro hay niveles completos cargados de rivales y para poder acceder a ellos es necesario contar con una específica suma de dinero, como una cuota de participación. Para conseguir dinero hay que completar ciertos trabajos en forma de minijuegos, entre los que encontramos recolectar cocos, cortar el césped, recoger basura, desarmar minas o exterminar escorpiones. También es posible ejecutar encargos de asesinato que suelen pagar mejor, pero brindan hordas de enemigos.

Travis pelea con estilo

Los minijuegos no están mal, pero lo que en realidad brilla de No More Heroes es su sistema de pelea, que en el caso de Switch ofrece la posibilidad de emular los sensores de movimiento del Wiimote y Nunchuck con los Joy-Con. En dicha modalidad, ya sea con la consola en su dock o en sobremesa, al realizar combos de ataque es posible mover el Joy-Con derecho como si fuese una espada -según indique la flecha en pantalla- y ejecutar un ataque final (‘Death Blow’), o en conjunto con el Joy-Con izquierdo para realizar agarres y movimientos de lucha libre desbloqueados.

Como la katana de luz consume batería, recargarla consiste en el mismo acto que pedía agitar el control de un lado a otro, con una animación de Travis que no deja mucho para imaginar. Por el contrario, el modo portátil relega dichas acciones a los sticks de una forma muy similar a la versión de PS3/Xbox 360, la remasterización No More Heroes: Heroes’ Paradise. Dicha versión, sin embargo, exigía presionar un botón antes del ‘Death Blow’ -arruinando el ritmo-, además de aplicar un “filtro realista” y cambiar otras texturas que le quitaban la gracia del ‘cel shading.’

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Puede posar de exagerada la violencia que utiliza Travis para despachar a sus rivales (censurada en su versión original japonesa y europea), incluso como un homenaje a Kill Bill de Tarantino, pero el estilo retro arcade se acopla perfectamente a las peleas de No More Heroes. Con la cantidad de monedas que arrojan los enemigos una vez son rebanados, es como si todo se tratase de una simulación para que en efecto dicha violencia no resulte tan grotesca como lo sería con imágenes más definidas.

Toda esa estética retro cobraría mucho más sentido en los minijuegos de la secuela, pero eso hace parte de otra reseña.

No More Heroes (Switch)
8.2/10 Nota
Lo que nos gustó
-Un sistema de pelea que engancha desde el principio e invita a mejorar.
-Arte de 'Cel shading' aplicado correctamente.
-Minijuegos entretenidos.
-Variedad de jefes.
Lo que no nos gustó
-Santa Destroy es muy desolada (incluso para 2007 y Wii).
-Ciertos niveles de misoginia a discreción del jugador.
En resumen
No More Heroes tal vez sea la obra más personal de Suda51, mas no la definitiva, pero lo importante es que refleja la libertad creativa que tuvo el director con su primer juego para Wii, ahora fielmente adaptado a Switch. Variados minijuegos, entrenamientos, mejoras de armas, movimientos de pelea y algunos coleccionables en la pequeña Santa Destroy, son acompañantes del plato principal que es el sistema de batalla, uno apropiado en su época y resistente al paso del tiempo en la actualidad. Un imprescindible mientras esperamos el prometedor exclusivo de Switch, No More Heroes III.

Reseña hecha con una copia digital de No More Heroes para Nintendo Switch brindada por Marvelous (XSEED).

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas