Connect with us

Cine y TV

Parásito – Reseña

La más reciente película del director coreano Bong Joon-ho es un doloroso reflejo de la sociedad capitalista.

Publicado

en

Tras ganar la prestigiosa Palma de Oro en el Festival de Cannes, Bong Joon-ho —director de Parásito— dio una rueda de prensa. Una periodista le preguntó si los temas de su filme eran intencionalmente universales y no solo representativos de Surcorea. Él respondió que, en realidad, hizo una película sobre temas coreanos, pero la reacción que recibió en todas partes le hizo comprender que sus temas resonaron en todo el mundo porque no hay fronteras entre países. Todos vivimos en el mismo país llamado capitalismo.

Nada habla mejor sobre esta película que esa respuesta.

Parásito nos presenta a la familia Kim. Sus cuatro miembros se encuentran desempleados y viviendo en un semisótano. Tienen que recurrir a los más miserables encargos para poder ganar algo de dinero y sobrevivir. La fortuna parece comenzar a sonreírles cuando un amigo de Ki-woo, el hijo mayor, le ofrece un trabajo como profesor privado de inglés para una joven de clase alta. Él acepta, falsifica sus documentos y comienza a trabajar para la adinerada familia Park. Una vez ha ganado la confianza de sus empleadores, comienza a manipular la situación para que empleen al resto de su familia, manteniendo sus identidades en secreto.

Este es un escenario perfecto para una comedia. Tenemos a una familia de talentosos, pero desafortunados embaucadores engañando a unos ricos bienintencionados, pero incapaces de ver lo que ocurre bajo sus narices. Sí, Parásito tiene muchos momentos capaces de hacernos soltar una carcajada. Pero mientras reímos, no podemos evitar la incómoda sensación que se va formando en torno a la situación. La dificultad de mantener el engaño y los riesgos innecesarios que corren los personajes hacen que la tensión crezca poco a poco. Todo va a explotar y es inevitable, solo que ocurre de una manera completamente inesperada.

Hay grandes sorpresas en la trama de Parásito. A medida que estas se van revelando, nos damos cuenta que esto es más que una comedia negra. Descubrimos el horror que se esconde tras la necesidad de sobrevivir en un mundo en el que nada se puede hacer sin dinero. A partir de ese momento, Parásito se convierte en un filme de suspenso. La tensión ante lo que puede ocurrir nos mantiene al borde del asiento. Una vez la película termina, va a pasar un buen rato —tal vez días— antes de poder sacudirnos las emociones que nos deja.

Una de las razones por las que esta obra de Bong Joon-ho impacta tanto es porque no es un filme en que las cosas sean ‘blancas o negras’. No hay claros héroes ni villanos. Los Kim son capaces de cosas moralmente reprensibles, pero en todo momento comprendemos que solo buscan sobrevivir. Ellos son inteligentes y capaces —la madre es medallista en lanzamiento de martillo—, pero la sociedad los mantiene ‘abajo’ a pesar de eso. Por otro lado, la familia Park puede ser mediocre y un poco clasista, incapaces de ver más allá de su propio privilegio, pero no son personas malvadas o malintencionadas. No hay un lado del que ponerse cuando el caos se desata, todo es una tragedia.

Las actuaciones también son maravillosas y ayudan a generar fuertes emociones en la audiencia. Se puede sentir el miedo y la tristeza detrás de las miradas de sus personajes. También es increíble ver cómo son capaces de cambiar casi por completo sus personalidades para mantener el engaño.

Si hay un verdadero villano en esta historia es, como sugiere el mismo director, el capitalismo. El problema en la diferencia de clases entre las dos familias es que la sociedad le ha dado a una mucho más de lo que necesita, lo merezca o no, mientras que obliga a la otra a convertirse en sus parásitos, alimentándose de ellos porque no tienen otra opción. Los Park también pueden ser interpretados como los parásitos que se alimentan de lo que otros necesitan. La familia pobre vive prácticamente bajo tierra y hasta la naturaleza está en su contra. La lluvia que para ellos es causa de dolor y destrucción, para los ricos es la razón de una mañana digna de convertirse en una fiesta.

Esto es una muestra de un sistema que nos mantiene en constante conflicto, luchando por las sobras contra otras personas que están en nuestra misma situación. Parásito nos atrapa porque es nuestro reflejo. El 99% de nosotros hemos pasado necesidades, sufrido por el desempleo, se nos han negado oportunidades que merecemos, soñamos con una elusiva ‘movilidad social’ y nos hemos sentido astutos cuando logramos ‘engañar’ el sistema para sacar un poco de ventaja a nuestro favor. Parásito duele donde debe doler.

El filme no es sólo rico en temas y actuaciones, sino también visualmente. Otras películas de Bong Joon-ho —como Memorias de un Asesinato, Okja y Snowpiercer— han demostrado el talento de este señor y su equipo para crear imágenes inolvidables, cargadas de color y simbolismo. Parásito no es diferente. La mayoría de la acción ocurre en escenarios cerrados que transmiten bien el contraste entre la fastuosidad y la miseria. Estos están tan bien estructurados que nos permiten comprender dónde está cada personaje en todo momento, lo que hace que seguir la acción sea muy sencillo. También hace un uso muy inteligente de los conceptos de ‘arriba’ y ‘abajo’ en la composición de las escenas que refleja los temas de la película.

Parásito es uno de los mejores filmes de 2019 y es una gran noticia que podamos verlo en los cines de Colombia, aunque sea un poco tarde. Ya ha comenzado a ganar una buena cantidad de premios y sin duda se dirige hacia una noche triunfal en los Premios Óscar. De hecho, merece ganar el premio a Mejor Película, no solo el de Mejor Película Extranjera. Los subtítulos no pueden ser una razón para ‘menospreciar’ una obra cinematográfica de tan alta calidad.

Parásito
5/5 Nota
Advertisement
1 comentario

1 comentario

  1. Fernando Arturo Contreras

    enero 10, 2020 en 17:10 pm

    Ahí si, pobrecitos los coreanos del sur con el capitalismo. Deberían ir a Corea del norte la socialista que allá están mucho mejor.

Deja tu comentario

Además no te pierdas

A %d blogueros les gusta esto: