Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

Catherine: Full Body (Switch) – Reseña

El triángulo amoroso se ha convertido en un sugestivo cuadrado. También en Switch con todo el contenido descargable sin costo adicional.

Publicado

en

[Nota del editor] Reseña actualizada al final de la misma con información de la versión para Nintendo Switch.


Catherine es sin lugar a dudas uno de los juegos más confrontadores de la anterior generación, incluso siendo un ‘spin-off’ de aquel universo alterno de Persona, donde los protagonistas usualmente son estudiantes de secundaria. Esto gracias al manejo de temas profundos y adultos como las relaciones sentimentales, la infidelidad y las decisiones morales por las que pasamos todos los humanos. Lecciones por lado y lado.

Por otra parte, en medio de los tintes sugestivos de romance y horror sobrenatural en forma de aventura gráfica, estaban los endiablados puzles de escalar bloques en medio de pesadillas nocturnas. Esta extraña mezcla fue la que en 2011 le dio su lugar en PlayStation 3 y Xbox 360 (hasta comienzos del 2019 en PC) como un exponente atípico y de culto, donde a pesar de no haber sido diseñado con énfasis competitivo, sus mejores jugadores alrededor del globo generaron una comunidad compuesta por ávidos escaladores.

Esto animó a Atlus y Studio Zero a actualizar aquella cautivadora historia de Vincent Brooks y su semana emocionalmente más difícil jamás vivida, en un principio para la consola PlayStation 4 (PS Vita solo en Japón). Más que remake, propiamente se trata de una remasterización que añade nuevos finales, secuencias animadas de video, diálogos, escenas extras, y claro, un tercer personaje bajo la figura de Rin, quien oh sorpresa, en realidad se llama Qatherine.

El título de Catherine: Full Body es una perfecta referencia al vino fermentado en barrica durante años, una analogía a esta nueva versión del juego, conservando todo aquello que lo hacía único en su forma original pero con mejorados y sabrosos matices. Aquellos que sufrieron con la dificultad de los puzles en la versión de 2011 y no pudieron explorar la historia al máximo, además de quienes lo prueben por primera vez, son quienes más disfrutarán este refinado sabor similar al del buen vino.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pesadilla sin fin

Un día cualquiera tras reunirse con sus amigos en el bar Stray Sheep, un programador de bajo perfil llamado Vincent conoce a una joven mujer que cumple los requisitos de su tipo ideal: delicadas facciones, rubia, ojos azules, y aparentemente liberada. Entre un trago y otro, amena charla y química entre ambos, lo siguiente que descubre en que se encuentra rodeado de ovejas y debe escalar una torre de bloques, si desea dejar el mundo onírico y volver al plano real.

En dichas secciones denominadas ‘Pesadilla’ es donde retumba la acción del juego, retando al jugador de formas inimaginables y macabras. Incluso en normal, Catherine no era un juego compasivo con sus usuarios, pero el asunto es que la historia –con todo su derecho– dependía de la habilidad del jugador para revelarse progresivamente. La diversidad de caminos posibles y desenlaces terminaron por defraudar a muchos que no consiguieron dominar los puzles de bloques.

Es debido a esto que Catherine: Full Body ha incluido una modalidad todavía más fácil que la dificultad ‘Muy fácil’, catalogada como ‘Segura’ o Safety. Bajo esta nueva opción no existe fin del juego en los puzles, ni tiempo límite (el suelo no cae), se eliminan bloques de trampa/hielo y la velocidad de ascenso de los horrorosos jefes se reduce considerablemente (cortesía del piano de Rin). También existe una ayuda mucho más grande por si la dificultad ‘Segura’ no es lo suficientemente fácil y es el modo ‘Autojuego’, que se puede activar con R1 y desactivar a voluntad.

Gracias a éste, Vincent se encargará por sí solo de subir la torre por la ruta más corta. Pero si definitivamente los jugadores no quieren ni oler los puzles de Catherine: Full Body, la dificultad ‘Segura’ ofrece la opción de saltar por completo la ‘Pesadilla’ y sus diferentes pisos, para dedicarse únicamente a las interacciones en el bar Stray Sheep: hablar con los amigos, revisar el celular, mirar fotos comprometedoras, enviar mensajes, tomar tragos y aprender datos cocteleros, seleccionar música de Atlus y Persona en la rockola o escuchar las tristes historias de varios desconocidos.

O jugar en el arcade de Super Rapunzel.

Este juego dentro del juego (ahora Super) maneja los mismos principios de escalar bloques, pero bajo una estética más retro y con una historia independiente, a su vez basada en el popular cuento de los hermanos Grimm y con 128 niveles diferentes. Al igual que en el modo principal de Catherine: Full Body, es posible jugar los niveles estándar originales o el remix de los mismos, donde encontramos conjuntos de bloques y mecánicas adicionales.

Sinceramente, muchos niveles de Super Rapunzel pueden llegar a ser más complicados de resolver que los del juego principal, afortunadamente más reto nunca es malo para equilibrar la balanza, teniendo en cuenta las ayudas ya mencionadas.

Catherine, Katherine, Qatherine

Dando continuidad a las novedades no podemos dejar atrás el eje central del juego: la relación de Vincent con su novia Katherine, quien busca llevar tal relación a otro nivel más comprometido; la presunta infidelidad de Vincent con una recién conocida Catherine, misteriosa mujer que esconde un oscuro secreto; o la tercera y nueva ruta que ofrece Rin (Qatherine), extraña a quien Vincent salva de un perseguidor en la calle y ayuda a conseguirle trabajo como pianista en el bar que frecuenta.

Mientras las interacciones con Catherine y Katherine no han cambiado, si se les han añadido participaciones con Rin que no alteran dramáticamente los resultados –se introduce un final alternativo para ambas aparte de los tres desenlaces que ya tenían–. En el caso de Rin son tres los finales que se pueden obtener (verdadero, bueno, malo), para un total de cinco nuevos finales en Catherine: Full Body y 13 en general sumando los antiguos.

Un punto llamativo, quizás para no desbaratar todo el juego base, es que las decisiones que normalmente afectan el medidor de moral con Catherine o Katherine, no tienen el mismo efecto si están relacionadas con Rin. Debido a esto se podría considerar a Qatherine como una fuerza neutral o hasta “angelical”, ya que su apoyo es fundamental en las ‘mejoras de calidad de vida’ que recibieron los puzles.

Pero la verdad está un poco más lejana y bajo el mismo corte disparatado de los finales con Catherine, por lo que es recomendable que cada jugador los descubra por sí mismo. No como si fuese tajantemente controversial o algo por el estilo. ¿Era necesaria su inclusión para relanzar el juego? Técnicamente no, pero como jugadores no nos ponemos bravos si tenemos más opciones, en especial si se trata de justificar con argumentos las amplias variedades de dificultad de las que ahora goza Catherine: Full Body.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una conexión especial entre nosotros

Además que los modos ‘Babel’ y ‘Coliseo’ están disponibles desde un comienzo sin necesidad de desbloquearlos, el multijugador ahora soporta jugabilidad en línea aparte de local. El modo de batalla online está inspirado en la improvisada escena competitiva del primer juego, un detalle implementado por Atlus al ver los inusuales torneos de Catherine organizados en todo el mundo.

Esto incluye tablas de clasificación global, así como emparejamiento de encuentros con jugadores de nivel similar o aleatorio. El estar conectado a internet mientras se recorre el modo historia, permite ver el nombre de otros jugadores sobre ovejas desconocidas antes de una ‘Pesadilla’; en ocasiones experimentar la compañía de ovejas en un estilo pseudo-cooperativo; ver la cantidad de muertes  en los escenarios y la forma en que fallecieron los jugadores (caída, aplastamiento, etc).

En las secciones de la torre donde hayan dejado morir a Vincent, otros jugadores podrán ver globos que indican cierta peligrosidad en el sector. Por último, las clásicas encuestas morales que ofrece el juego son actualizadas constantemente, al contrastar datos en línea con las respuestas de todos los jugadores a nivel mundial.

Vino frente a la chimenea y Switch portátil

Japón se quedó con la única versión portátil que existía de Catherine: Full Body, lanzada en dicho país para PS Vita junto con la de PS4 el mismo día de San Valentín. Ya que la portátil de Sony nunca despegó del todo en Occidente, el mercado sigue en manos de quien lo ha sabido manejar durante décadas, Nintendo.

Gracias a Switch, no es un secreto que son más los juegos de consola que se piden con opción híbrida, sea para jugar en la comodidad del lugar que queramos o conectados a un televisor, si en ocasiones buscamos una experiencia con mayor resolución.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pese a que la consola portátil activa de la Gran N es en especificaciones inferior frente a un PlayStation 4, esto no afecta el desempeño general de Catherine: Full Body, que a final de cuentas es una remasterización perfectamente optimizada. Quizás el camino de prueba para un posible Persona 5 Royal en Switch, si es que Atlus se decide antes de localizar la secuela en forma de musou.

El modo historia para un solo jugador se beneficia por completo de la portabilidad, pero también la practicidad para los competitivos ‘Babel’ y ‘Coliseo’ en modalidad local, con tan solo usar los dos Joy-Con del sistema, uno por jugador. La facilidad para aprender a jugar los puzles de Catherine: Full Body y su dificultad para dominarlos, convierte a esta sencilla opción multijugador en una más que precisa.

Punto positivo para Nintendo, es que los personajes elegibles para estos modos que en la consola de Sony se venden como DLC, en la versión para Switch están incluidos de manera predeterminada: Catherine, Katherine, Rin, Orlando, Jonny, Toby, Erica, Boss y, directamente de Super Smash Bros. Ultimate a falta de P5 en Switch, Joker el Ladrón Fantasma (que se vende por separado y un dólar más caro en PS4).

A estos se suma gratis en Switch (todavía más costoso en PS4) el DLC que actúa como accesorio para Vincent y se puede equipar en el baño del bar: unas gafas con cuernos de oveja para ver en ropa interior a las demás personas en el bar y en las secuencias de video de eventos (no en las escenas anime). Estas no tienen otra utilidad que brindarle un poco más de picante al de por sí sensual juego, con resultados meramente estéticos y en algunos puntos graciosos, como por ejemplo en el caso de Boss.

De esta versión lo que más causa admiración es que nunca antes hubiésemos esperado que un juego con el tono de Catherine estuviese en una consola de Nintendo. Y aquí estamos, vivimos en una época muy especial para la industria y los jugadores.

Catherine: Full Body
8.5/10 Nota
Lo que nos gustó
-Katherine.
-Catherine.
-No es correcto reírse de la desgracia ajena, pero es que con Vincent...
-Justa variedad de dificultad, que le permite a todas las audiencias disfrutar una buena historia.
-Manejo de psicología en el jugador.
-Elenco de voces como Laura Bailey (Catherine) y Troy Baker (Vincent).
-Todos los DLCs desbloqueados en Switch.
Lo que no nos gustó
-Tres créditos de Super Rapunzel por noche no son suficientes.
-Siendo sinceros, los efectos del alcohol no son nada realistas.
-(¿Boss?)
En resumen
No podemos darte una respuesta definitiva en el caso de Catherine, Katherine o Qatherine, lo que sí podemos afirmar es que Catherine: Full Body es el resultado de añejar el juego original de tal forma, que sigue entreteniendo y emocionando como si fuera la primera vez. Esa capacidad para ejercer como una íntima introspección en los profundos pensamientos del jugador, es lo que hace tan excepcional a este título. Su calidad no se ha reducido en lo más mínimo y el ajuste de dificultad les quita toda excusa a quienes hayan dejado pasar en su momento esta historia sin igual.

Reseña hecha con una copia digital de Catherine: Full Body para PlayStation 4 y una copia digital para Nintendo Switch brindadas por SEGA of America.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas