Connect with us

Videojuegos

Crash Team Racing Nitro-Fueled – Reseña

Crash Bandicoot, familia y enemigos regresan a las pistas para demostrar quién es el desquiciado más veloz.

Publicado

en

Crash Bandicoot fue todo un estandarte durante la década de los noventa para la marca PlayStation. No solo por la trilogía original desarrollada por Naughty Dog sino por un último título del estudio en forma de spin-off sobre el mamífero marsupial, inspirado en los para entonces extremadamente populares juegos de carreras a bordo de karts o autos poco convencionales.

Ni su distribución por parte de Sony Computer Entertainment convertiría oficialmente a Crash en mascota de PlayStation (solo en la mente de algunos de sus seguidores), pero eso no evitó que la amplia fama de Crash Team Racing generará otro par de secuelas a cargo de Vicarious Visions y Radical Entertainment. Títulos que no fueron recibidos con la misma aceptación a lo hecho por Naughty Dog, pese a que expandían sus horizontes a través de GameCube, PlayStation 2 y Xbox (aparte de Game Boy Advance y PlayStation Portable).

El mundo solo quería el regreso del original, así que aprovechando el buen recibimiento del ’remake’ Crash Bandicoot N. Sane Trilogy basado en la trilogía de plataformas, Beenox aceptó la misión por parte de Activision para reconstruir desde cero Crash Team Racing con todo y su famoso modo aventura. Sumándole personajes, pistas, arenas de batalla y karts de Crash Nitro Kart así como trajes y karts de Crash Tag Team Racing. De ahí el «Nitro-Fueled”.

Lo primero que hay que aclarar de Crash Team Racing Nitro-Fueled es la resolución según la plataforma a utilizar, solo por tecnicismo más no para profundizar. Aunque el juego corre a 30fps (cuadros por segundo) en todos los sistemas –incluyendo PlayStation 4 Pro y Xbox One X–, Nintendo Switch despliega una resolución de 720p estando en su base conectada a un televisor y de 480p en modo portable. Pese a ello y como es de esperarse, es una modalidad altamente favorable que no sea veía desde las épocas de PSP o Crash Bandicoot Nitro Kart 3D para móviles.

Ciertos elementos como animaciones ambientales, pasto o el pelaje de Crash son sacrificados en la versión para Switch, pero no es algo para quejarse en medio de una competencia. Crash Team Racing Nitro-Fueled es visualmente sobresaliente, lo suficientemente colorido y perfectamente jugable en el sistema híbrido de Nintendo. Todo parecería un cuento de hadas sobre ruedas si no fuese por los extensos tiempos de carga entre carreras.

Tal vez sea por la cantidad de detalles en los escenarios y el evitar cortar mayores elementos, pero, mientras repetir una misma pista es una acción fugaz, ejecutar una nueva significa más de 30 segundos cargando. Más que en los viejos tiempos cuando el juego solo venía en un CD, incluso si hablamos de una edición netamente digital 20 años después de la original para una consola de actual generación. Con el paso del juego te vas acostumbrando, pero sumando tiempos de carga en una sola copa deja apreciar lo impráctico de la situación. Esperamos que Beenox adelante una actualización al respecto.

Una decisión acertada por parte del desarrollador es la de no haberse conformado con rehacer las 18 pistas y los 15 personajes de Crash Team Racing, sino elevar tales números hasta los 26 personajes y 31 pistas, especialmente cortesía de Nitro Kart y por lo cual Nitro-Fueled puede considerarse igualmente un ‘remake’ de aquella secuela indirecta hecha por Vicarious Visions, mismos de N. Sane Trilogy. En cuanto a Tag Team Racing el aporte es únicamente estético, justo como la personalización de corredores y autos que no aporta nada a las estadísticas individuales de competencia. Una oportunidad perdida.

Otra de esas oportunidades perdidas se refleja en el tan laureado modo aventura. Hubiese sido interesante que todas esas pistas adicionales o “nuevas” (para quienes no jugaron la secuela) se acoplaran en la aventura para así extender su duración de manera natural y no repetitiva. Pero ningún material de Nitro Kart es utilizado en la modalidad de campaña, aparte de elegir cualquier corredor habilitado para recorrerla y no exclusivamente a Crash como en la versión del primer PlayStation.

El modo aventura no se aleja del original debido a ello, presentando nuevamente un hub en el que las diferentes pistas se enlazan y cuyo acceso está delimitado por zonas y jefes, a los que se debe derrotar para obtener una llave que abre la puerta al siguiente mundo o ambiente. Además de coronarse como campeón en cada pista y vencer al jefe de turno, se pueden rejugar los niveles en carreras de ‘Reliquias’, básicamente competencias individuales contrarreloj con opción de congelar el tiempo momentáneamente al romper cajas. Del mismo modo, están las carreras ‘CTR’, en las que además de quedar en primer lugar es necesario obtener las letras C, T y R escondidas en cualquier parte de la pista.

Estas ramificaciones de la aventura son las que más tiempo extrae Crash Team Racing Nitro-Fueled de los jugadores, bien sea por lo bien ocultas que pueden estar algunas letras o por la dificultad en el contrarreloj para escoger la ruta correcta y las cajas precisas por romper sin perder segundos valiosos. Cada mundo también incluye un nivel en el cual recolectar cristales en un tiempo límite que así mismo logra su cometido de alto reto.

Con esto claro, el modo aventura es el que más vida le da al título con excepción del multijugador, claro. A propósito de éste, en Nintendo Switch solo es posible dividir la pantalla en dos en el modo sobremesa o tabletop y en cuatro únicamente con la consola en su base conectada al televisor. En este último es ampliamente recomendable utilizar un control Pro para Switch o controles de GameCube, haciendo la experiencia más fiel a la de hace un par de décadas.

La dificultad media se encuentra en un nivel decente que recuerda mucho a su inspiración innata, pero los polos puestos dan la sensación de un desbalanceo que anula todo reto en ‘Fácil’ o eleva a los rivales controlados por la máquina a modo deidad en ‘Difícil’, hasta el punto aparente de no ser afectados en su velocidad por los golpes. Otro de los elementos que podría necesitar un reajuste futuro.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Vale acotar que esto no tiene que ver con la habilidad propia en la mecánica de turbo por derrape. En lugar de sostener el respectivo botón de brinco/derrape por un tiempo y alternar el stick entre las dos direcciones (como en cierto exponente), se debe presionar un segundo botón opuesto de derrape al llenar un medidor tras ejecutar el primero; al hacer esto hasta tres veces continuas se consigue un mejor turbo en momentos ideales como curvas. Un brinco adicional sostenido en los saltos por rampas también provee turbo adicional al aterrizar. Posee cierta curva de aprendizaje el dominar la técnica del derrape, pero una vez lograda es factor vital para enfrentar dificultades mayores.

Un punto amargo definitivamente tiene que ver con la moneda del juego, las monedas Wumpa. Estas se ganan a la par de las victorias en las diferentes carreras y son usadas para desbloquear trajes, elementos para los autos y 10 de los 26 personajes. El problema –por lo menos en la portabilidad de Switch– yace en que las monedas solo se reciben al estar conectado con los servidores y que el precio de los premios es bastante alto. Si la respuesta a esto es el arte de “grindear”, parecería mejor idea dejarlos pasar.

Crash Team Racing Nitro-Fueled
7.9/10 Nota
Lo que nos gustó
-31 pistas (habilitadas) y 26 personajes (con desbloqueables).
-Una fiel recreación del título original con cuantiosos detalles HD.
-El modo aventura no abandona su reto clásico.
-Textos y voces en español latino.
Lo que no nos gustó
-Tiempos de carga extensos en Switch.
-Falta de expansión en el modo aventura con las pistas adicionales.
-Personalización cosmética que aporta justo solo eso.
-Monedas Wumpa.
En resumen
Crash Team Racing Nitro-Fueled era uno de los ‘remakes’ más pedidos por los usuarios en un género dominado de manera vitalicia por la casa de Mario, pese a los intentos de Sonic. Da gusto ver que las plataformas de Sony y Microsoft cuentan con esta nueva revisión del pasado, aunque varios detalles en la versión para la consola de Nintendo opacan el que en general es un producto destacable más no sin fallas. Es de agradecer todo el contenido extra incluido –en especial las pistas– para así convertirlo en la compilación reconstruida de dos títulos, que satisface toda la sed por el marsupial y a la vez brinda un consistente reto para aquellos dispuestos a completarlo todo en el modo aventura.

Reseña hecha con una copia digital de Crash Team Racing Nitro-Fueled para Nintendo Switch brindada por Activision.

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas