Conecta con nosotros

Videojuegos

¿Por qué los jugadores aman Call of Duty?

Diseño equilibrado y familiaridad para antiguos jugadores son la clave.

Publicado

el

Diseño equilibrado y familiaridad para antiguos jugadores son la clave.

call_duty_10

Son muchas las personas que aman la franquicia. Juegan cualquiera de sus entregas todos los días y a todas horas, y siempre están a la espera del nuevo contenido descargable o la respectiva entrega anual a finales del año, tradicionalmente en noviembre. No importa que cada nuevo juego implique subir de nivel el perfil multijugador, es territorio conocido, pero ¿qué es lo que atrae tanto a sus fieles seguidores?

El original Call of Duty fue ampliamente ovacionado por su atención en los detalles y fidelidad histórica, en adición a sus sólidas mecánicas de disparo, campaña para un jugador desde diferentes puntos de vista y un balanceado componente multijugador. Sin olvidar el paquete de expansión ‘United Offensive’ con mapas, armas y otras bonificaciones.

El juego fue notablemente exitoso y le mereció una secuela y varios spin-off para la anterior generación de entonces. La tercera entrega, aunque continuaba el enfoque en la Segunda Guerra Mundial, falló en exponer el impacto que significó en la industria los anteriores títulos.

Entonces llegó Call of Duty 4: Modern Warfare. Los cambios eran necesarios y la serie se arriesgó por implementarlos con una ambientación en el futuro cercano, un modo multijugador frenético e increíbles gráficas de séptima generación. Posteriormente, Call of Duty: World at War intentaría volver a la Segunda Guerra Mundial enfocándose en una campaña en el Pacífico, pero esto solo era un preludio que evolucionaría en Call of Duty: Black Ops.

Cada año a la medianoche, un grupo de entre treinta o cuarenta personas, en su mayoría hombres, pero también algunas mujeres (jugadoras y esposas o novias), hacen fila en diferentes establecimientos comerciales alrededor del mundo para obtener una copia del nuevo Call of Duty. Aunque eso implique soportar el naciente frío de temporada navideña. Todos los años ha sido igual y la fiebre nunca ha disminuido… bueno, excepto por Ghosts, que tal vez fue el primer y hasta ahora único golpe crítico y comercial para la saga.

call_duty_11

La variedad demográfica de consumidores es de las cosas que más llaman la atención, pues no solo se trata del adolescente que vive con sus padres o que acostumbra a jugar en el sótano. Lejos de eso. Hombres y mujeres, jóvenes y viejos, gente de todas las razas, con cualquier nivel de habilidad, están dispuestos a ser los primeros en disfrutar la nueva experiencia preparada por Activision. Es un atractivo universal.

¿Es por las campañas para un solo jugador? No es algo exclusivo de la franquicia sino más bien del género, pero las campañas de los shooters modernos en general suelen considerarse el punto más débil, sin olvidar lo cortas. Algo parecido a seis horas continuas de una película de acción con algunas interacciones. A comienzos del nuevo milenio, la memoria de los computadores y consolas era mucho más limitada, por lo que los shooters solían desplegar enemigos en locaciones predeterminadas cuando se cruzaba una barrera invisible. Funcionó en su momento como una solución tecnológica, pero una vez esta evolucionó se pudieron crear maneras más sutiles de integrar estos gatillos para que no se sintieran tan obvios.

Las campañas modernas de Call of Duty pueden estar más apoyadas en el aspecto cinematográfico lineal, una montaña rusa visual, pero eso mismo es lo que les da un sentido de familiaridad. Quienes han jugado el último CoD pueden saltar sin problemas a la nueva entrega, sin importar el estudio que está detrás (Infinity Ward, Treyarch o Sledgehammer Games), y aun así sentirse en casa en el momento de tomar el control de sus armas digitales.

Efectivamente es como una película de acción de mayor duración DEVORA, pero hay algo más profundo que realmente compromete a los jugadores y que es la estrella de la temporada, el componente multijugador. Es sobre lo que está construido Call of Duty, nuevas formas de exponer la habilidad de los jugadores, transmisiones maratónicas, armas y equipo desbloqueables, torneos por equipos, contenido descargable periódico; siempre hay una experiencia fresca desde que Call of Duty 4: Modern Warfare liberó a la bestia competitiva que es ahora esta saga.

La mayoría de jugadores avanzados de Call of Duty están al tanto de cuan frustrante puede llegar a ser el modo multijugador para los novatos o aquellos que no se adaptan fácilmente a los shooters veloces. Si eres recién llegado, no recibes tiempo adicional para aprender las técnicas evasivas y ofensivas, mientras que mejorar requiere de mucha paciencia con el costo de enésimos respawns. La satisfacción de ganar una ronda o reclamar la muerte final es una de las razones más grandes para volver. De acuerdo a profesionales con bastante trayectoria competitiva, ese sentido de satisfacción es difícilmente más potente al de las pocas primeras veces en que lo conseguiste. Es allí cuando Call of Duty brilla, cuando estás dando todo por sobrevivir y coronarte como único vencedor.

call_duty_12

De nuevo, justo es el punto donde la consistencia cobra valor. Para aquellos que se han vuelto extremadamente buenos en una particular versión del juego, pueden pasar a la siguiente sin ninguna pérdida real, aparte del perfil multijugador. Subir niveles y desbloquear todas las armas puede parecer un tedio, pero la habilidad orgánicamente familiarizada permite ajustarse sin mayor problema al nuevo arsenal y escenarios. Esto hace que disfrutar una entrega reciente sea como destapar una nueva caja de juguetes que funcionan como los anteriores, porque funcionalmente hablando, la consistencia es la clave de la franquicia.

Como compañía, cuando la transferencia de tu enorme base de usuarios es tu principal objetivo, ese es un diseño perfecto. No precisamente el más innovador, aunque comercialmente sea necesario predicarlo, pero sí uno coherente con los resultados. Si familiaridad y consistencia son los secretos de Call of Duty para mantener a su público en cada lanzamiento anual, otro asunto es mantener interesados a sus jugadores durante todo el año siguiente antes de la próxima entrega.

En ese sentido, la respuesta es DLC, o contenido descargable. Una amplia serie de mapas, armas y equipo, a través de un pase de temporada o de manera individual, es lo que permite extender la vida de cada título hasta el respectivo noviembre. Entonces sabemos que el ciclo inicia de nuevo, pero que el año ha sido bien aprovechado, pasado por diferentes campeonatos regionales e internacionales donde el nivel lo amerita.

Call of Duty no es la repetición de la misma fórmula año tras año, es un solo y extenso juego que implementa nuevos elementos y trucos bajo la manga año tras año. Por supuesto son elementos que todo un equipo de desarrollo se ha dedicado a elaborar durante meses, y no pueden ser gratuitos, así que todo esto es compilado en un solo paquete con un nombre adicional. Es la actualización de la experiencia general.

Por esto es que los jugadores aman Call of Duty, y no puedes culpar a millones de ellos por eso, pues hacemos parte de la misma industria sin importar la compañía o el género favoritos. Es un viaje potenciado de adrenalina, consistente con su diseño, cómodo en cada entrega como un nuevo par de tenis para correr, y seguir corriendo hasta aprovecharlos al máximo (aplicando la analogía). Hay un fuerte atractivo en eso, sumándole el ámbito profesional con patrocinadores y torneos oficiales globales de e-Sports.

Por lo pronto, no hay razón alguna para dejar de correr hacia el infinito.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas