Conecta con nosotros

Videojuegos

The Evil Within – La reseña

¿Que tan aterrador puede llegar a ser el nuevo juego de Shinji Mikami? Descúbrelo en nuestra reseña

Publicado

el

La mente nos juega malas pasadas en diferentes momentos; a veces un simple olvido nos trae alguna incomodidad, o nuestra respuesta a un evento no resulta afortunada. Pero resulta peor cuando no sabemos qué es real, ni lo diferenciamos de las peores pesadillas. The Evil Within explora de forma extrema este tipo de situaciones a través de la impactante y enredada historia del atormentado Sebastian Castellanos.

Castellanos es un policía de Krimson City que debe atender lo que en un principio parece un caso de asesinato. Luego de comprobar una terrible masacre en un hospital, nuestro protagonista resulta atrapado en confusos pero terroríficos eventos que ponen en riesgo su cordura e incluso su vida al llevarlo a confrontar a Ruvik, un misterioso personaje con el que se conecta a niveles insospechados.

¿Nuestra meta? Escapar de lugares repletos de horrores y que rayan en la locura. Podríamos decir que The Evil Within parece un sangriento rompecabezas; cada uno de sus quince episodios representa una ficha para entender el conjunto de una trama enredada, compleja y misteriosa que constantemente hace que nos preguntemos si los eventos que vivimos ocurren en «el mundo real», en la mente de Sebastian o en «otro lugar».

evil_within_02

Aunque pareciera que el personaje es igual al tipo genérico de cualquier juego de aventura, termina siendo interesante gracias a la exploración de su pasado a través de piezas de su diario y la aparente conexión con Ruvik, quien tiene sus propios orígenes oscuros. Nuestro protagonista no estará precisamente solo dentro de esta macabra pesadilla, pero lastimosamente sus compañeros no crearán un lazo interesante con nosotros salvo en puntos claves de algunos capítulos, con la excepción de Leslie, una sobreviviente de la masacre del hospital que guarda tantos misterios como el propio Ruvik.

The Evil Within complementa esta experiencia con grandes cantidades de sangre y violencia visceral; el estilo gore imprime una sensación agobiante durante la mayor parte del juego que combina muy bien con los escenarios claustrofóbicos. Hay algunas secciones más abiertas en apariencia, pero donde su construcción nos traza un camino prácticamente lineal y en pocos niveles podremos usar alternativas totalmente diferentes para resolver las situaciones de combate. En otras ocasiones haremos trabajar nuestra cabeza para resolver algunos puzzles de dificultad simple. Algo para tener en cuenta: el movimiento del personaje puede ser frustrante y algo torpe; por ejemplo al interactuar con interruptores o recoger objetos hay que estar en un ángulo muy específico, o al cambiar de ubicación en las coberturas se requiere dar más pasos de los que considero necesarios.

El estilo gore imprime una sensación agobiante durante la mayor parte del juego que combina muy bien con los escenarios claustrofóbicos.

Debemos destacar el horripilante e interesante diseño de los jefes de The Evil Within (como el Boxman que tiene por cabeza una caja fuerte, la fortaleza de un carnicero demoníaco y un extraño poder de «renacimiento»); ellos siguen la misma línea sangrienta y repulsiva de los escenarios, con criaturas y enemigos que requieren diferentes estrategias para superarlos; su peligro se complementa por los riesgos que el propio lugar aplica, haciendo más imperiosa la necesidad de derrotarlos. Además, estos enfrentamientos tienen puntos de control limitados por lo que cualquier error se paga caro.

En apariencia es más genérico el diseño de los enemigos regulares, en su mayoría zombies que responden al nombre de «Haunted» y que no tienen muchas variaciones en su fisonomía. El peligro que representan viene de la forma en la que atacan, debido a las estrategias o elementos que usan para hacernos daño, o por las cantidades de Haunted que nos persiguen de manera simultanea. Esta sensación desesperanzadora crece debido a la escasa munición con la que contaremos durante nuestra travesía, incluso en el nivel más bajo de dificultad.

Esta escasez de recursos y algunas características de Sebastian (como su limitada resistencia y salud) hacen que debamos plantear de forma inteligente pero rápida nuestros combates; muchas veces la mejor solución será correr a escondernos en un lugar seguro o despachar a los enemigos de manera sigilosa. En otras ocasiones nos veremos obligados a eliminar a estos feroces condenados mediante el combate directo por lo que resulta clave ahorrar munición para usarla en el momento justo, además de mejorar a Sebastian.

boxman_headshot

¿Cómo logramos que nuestro personaje tenga mejores características? Lo hacemos a través de El Asilo, una zona segura a la que podemos llegar al encontrar algunos espejos en puntos concretos de cada capítulo. En El Asilo somos atendidos por una misteriosa enfermera y procedemos a ampliar nuestras capacidades al sentarnos en una silla donde exploramos diferentes mejoras físicas o de armamento que debemos comprar a través de Gel, una sustancia verde almacenada en tarros que encontramos en cada mapa. También podremos usar las llaves que hayamos descubierto para abrir casilleros y acceder a diferentes elementos o explorar pistas sobre la historia y guardar nuestro progreso.

El toque de distinción lo trae la banda sonora, con temas elegantes y justos para cada evento

The Evil Within utiliza un menú radial para desplegar nuestras armas y equipo, aunque podemos programar el acceso a través de botones o teclas rápidas. Este equipo no tiene mayores innovaciones respecto a otros juegos a excepción de la genial Agony Crossbow, una ballesta para la que fabricamos diferentes tipos de flecha usando partes que recogemos en cada nivel o que obtenemos al desactivar trampas; las flechas serán escasas al igual que las demás municiones, tendremos que fabricarlas de manera sabia y estudiando las situaciones a las que nos enfrentamos.

Aunque es promocionado como un juego de survival horror, The Evil Within tiene elementos de acción que no tropiezan ni invaden la sensación que quiere crear el equipo de Tango Gameworks encabezado por Shinji Mikami. Lastimosamente algunos eventos y sustos no son dinámicos y en varias ocasiones resultan predecibles. Ciertas situaciones caen en la repetición o no logran el mismo impacto al experimentarlas por segunda vez; esto contrasta con momentos bien elaborados y muy fuertes que van de lo asqueroso a lo tenebroso, o que nos hacen dudar de la cordura de Sebastian. El toque de distinción lo trae la banda sonora, con temas elegantes y justos para cada evento, complementada por efectos sonoros de gran calidad y un estilo visual que nos recuerda el cine grabado en un formato clásico, casi de archivo, y que resulta atractivo pero lúgubre.

Algo que va en contra del juego es su estado como producto final. The Evil Within fue lanzado con errores técnicos que afectan negativamente la jugabilidad. Durante el tiempo que probamos el título (versión PC) tuvimos la fortuna de comparar su estado antes y después de un parche que agregó compatibilidad con la velocidad de imagen a 60 cuadros por segundo además de mejoras en el programa, y podemos asegurar que se siente un cambio radical después de su aplicación, en especial en los movimientos y la fluidez general; en la versión para PS4 también pasa algo similar, así que lo mejor es contar con una conexión a Internet y actualizar el título. Sin embargo, no deja de ser molesto que necesitemos un arreglo posterior para gozar de un título con un estado de jugabilidad que debería ser al menos decente en su lanzamiento, en especial si lo adquirimos en formato físico.

Por último, hay que decir que The Evil Within cumple en el reto que desea plantear al jugador; no es un título que completarás en poco tiempo ni con bajo sacrificio, en especial al tratar de superarlo con el máximo de dificultad. El inventario escaso, la precisión requerida para combatir y el apremio de algunas situaciones ofrecen un desafío a la paciencia y una interesante prueba de habilidad. Es posible que tengas que dedicarle entre 20 y 25 horas para llegar al final, y algo más si tratas de encontrar todos los secretos.

8The Evil Within es un homenaje correcto a los orígenes clásicos del survival horror, con las adiciones justas de acción y aventura de los juegos más modernos del género, pero donde pesan las fallas técnicas que requieren de actualización obligatoria, al igual que varios momentos predecibles o repetitivos. La buena exploración del dilema mental, la sensación clausotrofóbica de sus escenarios, la dificultad endiablada y la crudeza de su propuesta hacen de la aventura de Sebastian Castellanos un buen elemento para el rincón más oscuro y sangriento de nuestra biblioteca.

Reseña realizada con una copia digital de The Evil Within para PC. Para gozar de la mejor experiencia se recomienda actualizar cualquiera de las versiones a través de una conexión a Internet.

Advertisement
2 Comentarios

2 Comments

  1. apocaliptico887

    6 de noviembre del 2014 at 19:29 pm

    Que buen review, aunque no estoy seguro si se llama «Boxman» creo que es The Keeper…

    • Alex Leon

      20 de noviembre del 2014 at 16:49 pm

      ¡Gracias por leer la reseña y por la aclaración! Al personaje se le conoce como The Keeper o Boxhead 😀

Deja tu comentario

Además no te pierdas

A %d blogueros les gusta esto: