Síguenos en nuestras redes

Cine y TV

Big Hero 6 – La reseña

Cuando Disney presentó Big Hero 6 como una adaptación de un cómic poco conocido no sabía qué esperar, pero es una película que superó mis expectativas.

Publicado

en

Cuando Disney presentó Big Hero 6 como una adaptación de un cómic poco conocido no sabía qué esperar, de hecho, tampoco conocía la historia en la que se basó la película; ahora, unas horas después de haber visto la película (y de conocer parcialmente la historia impresa) puedo decir con osadía que si bien son dos medios diferentes (el cómic y las películas) me ha gustado más esta última y ha superado mis expectativas. Veamos por qué.

Primero, un poco de “historia”: anteriormente publiqué una lista de 6 “curiosidades” sobre Big Hero 6, pero la verdad, Sir Laguna hizo un trabajo más exhaustivo y detallado sobre el trasfondo de la historia original y el origen de estos 6 Grandes Héroes (como se le conoce a la película de este lado del mundo), pueden consultarlo antes de seguir con esta reseña, por si sienten la curiosidad de leer sobre que trata.

La historia del cómic y de la película son similares, pero es evidente que esta última toma un rumbo diferente que, a mi parecer, es más rico y divertido. A grandes rasgos, el cómic tiene una estructura similar a la de cualquier otra historia de un grupo de superhéroes con una influencia “manga” debido al trasfondo dramático de sus personajes, su personalidad y, más que todo, por su estilo gráfico; aunque ciertamente se conservan ciertas características en la película, esta goza de un espíritu más vivo por la gran variedad de sus personajes y la personalidad distintiva que Disney logra darles.

Pero basta de hablar sobre el cómic, Big Hero 6 sucede en San Fransokio, obvia combinación entre San Francisco y Tokio, y específicamente seguimos la historia de Hiro Hamada, un chico de 14 años que es un prodigio de la robótica, pero que no usa su intelecto para “algo grande”, sino que lo desperdicia en peleas ilegales de robots. Sin embargo, Hiro tiene una revelación cuando su hermano mayor, Tadashi Hamada, lo lleva al instituto donde él estudia para presentarle el gran mundo de la ciencia y la grandeza que le espera si aprovecha su cerebro. Aquí conocerá a otros personajes que en un futuro serían sus mejores amigos: la tierna y torpe Honey Lemon, la audaz Gogo Tomago, el neurótico-obsesivo Wasabi y el freak Fred.

Desafortunadamente para Hiro y para la audiencia, cuando nuestro protagonista está en su pico más alto de felicidad sucede un accidente que le arrebatará a su hermano y así su muerte será el motor que nos conducirá por una montaña rusa de emociones en busca de venganza y perdón en la que Hiro tratará de encontrar al culpable de la muerte de Tadashi, afortunadamente para ello contará con la ayuda Baymax, la última creación de su hermano.

Como es de suponer, Baymax no solo es la imagen publicitaría de la película, sino que es uno de los personajes principales de la película, él representa a Tadashi y ayuda a Hiro en su proceso para superar su duelo y constantemente encantará a todo el mundo gracias a su inocente e ingenua forma de ser. Esto es posiblemente uno de los puntos más fuertes de la película en comparación con el cómic, ya que se siente una relación más estrecha entre Baymax y Hiro, ambos aprenden al tiempo, ambos sufren y ambos se vuelven amigos, mientras que en el cómic se establece desde un inicio que Baymax cumple la función de ser un guardaespaldas robusto (aunque su trasfondo también es triste).

big-hero-6-baymax

En una película es indudable la importancia de las relaciones entre los personajes, entre más naturales son, más fáciles de asimilar para el público, y no en el sentido “facilista”, es importante ver química y cómo se complementan unos a otros. Evidentemente, Hiro y Baymax son los principales, pero gracias a Gogo, Honey Lemon, Fred y Wasabi es que pueden superarse y aceptar a los demás; esto es posible gracias a que los personajes están dotados con personalidades bien definidas. A favor de esto, cada personaje es único y lleva su papel al máximo, aunque evidentemente la fórmula del equipo dispar pero que juntos son la voz de la sensatez es una herramienta familiar a la industria, tampoco es un pecado mortal que la haga menos disfrutable.

Pero ya que estamos hablando sobre la gran variedad de personajes y su magnífica representación, también hay que hablar del enemigo, la antítesis de lo puro e inocente (aunque algo presumido) que representa Hiro. Yokai es un enemigo enigmático, oscuro y con un trauma, de hecho, desconocer su objetivo durante la mayoría de la película lo hace más amenazante (aunque su máscara ya es capaz de mucho). A esto le ayuda mucho que es un enemigo que no dice una palabra hasta el momento de su revelación, lo que hace del desenlace un acto en el que cada acción cobra sentido y que enfrenta a Hiro a una difícil decisión.

A grandes rasgos, Big Hero 6 podría tomarse como cualquier película de superhéroes, de hecho, como cualquier película para niños, pero a decir verdad, es una película que analizada tiene un trasfondo más fuerte y que en esencia nos muestra un argumento en el que por mucho tiempo predomina la venganza. Aunque evidentemente este obstáculo es superado, sí hay que reconocer que es un hilo conductor diferente, ya que nos muestra un paralelo entre el héroe y el villano y cómo en un segundo la barrera que los diferencia se puede borrar.

Adicional a esto, hay que resaltar lo obvio: la calidad. Disney lo logró de nuevo, esta película se podría incluso mantener por sí sola gracias al rico diseño de sus escenarios y lo interesante que se ve San Fransokio que representa lo bueno de dos grandes urbes en la que prima la tecnología, pero también en la que se mantiene la identidad humana en una mezcla de dos culturas diferentes; esta riqueza visual se complementa con la banda sonora, muchas veces creí escuchar tonadas que no solo me llevaban a sentir “la tecnología”, sino que lograba encontrar un equilibrio entre lo tradicional japonés y lo moderno.

bighero6

La película se puede sentir corta, de hecho, habrá secciones en la que se sienta que falta algo, pero se compensa gracias a que en sí, el frenetismo de la película nos lleva a diferentes situaciones emocionantes así como emotivas, además de que en cada una de ellas habrá una secuencia memorable. Particularmente me gustó como se manejó a Yokai, ya que al momento en que aparece cambia el ambiente del escenario y la forma en la que la cámara se enfoca en él muchas veces parece “desestabilizada” entre un acercamiento o una toma de lejos, pero que termina potenciando la idea de su poder y de su identidad secreta.

Big Hero 6 llega como una alternativa a las películas de los superhéroes de Marvel, de hecho, creo que logra mantenerse más interesante a su manera que el ya extenso Universo Cinemático de Marvel, tal vez porque es una formula diferente bajo una visión diferente, ya que el MCU (aunque tiene GRANDES cosas, entre ello la HulkBuster, Nebula y Winter Soldier) también ha recurrido varias veces a la misma estructura en sus películas. Como creación de Marvel, y bajo la propiedad de Disney, es obvio que esta película contará con claras referencias a pasadas producciones de esta compañía (como Lilo y Stich, Enredados y Frozen), pero esta vez, también se han añadido guiños más amigables del universo de Marvel (aunque muchos los desconocía), como una sutil referencia al reactor Ark de Tony Stark, Victor Von Doom y lo que yo creo, fue una referencia a los Linternas Verdes (sí, son de DC, pero la similitud es imperdible).

Esta película me da la esperanza de que en el futuro pueda ver producciones similares, no espero adaptaciones 100% exactas al cómic, tampoco espero que no haya producciones originales (en el sentido de que no estén basadas en otra obra), tampoco espero “x” secuelas de Big Hero 6, me refiero a que bajo la visión de Disney y los creativos correctos, ciertas propiedades de Marvel poco conocidas podrían llegar a la grandeza de esta producción.

Big Hero 6 es indudablemente una gran experiencia en el cine, de inicio a fin se mantiene interesante. Claro está, no hay que verla con una mentalidad cerrada, hay que abrirse a que una producción como esta es capaz de tocar cada fibra emocional, después de todo, entre ciertas secuencias de esta película y el corto animado inicial antes de esta (protagonizado por un bulldog francés) lograrán llevarnos de las lágrimas a las carcajadas. Sin duda alguna, también es un cambio en el género infantil, que ahora se enfoca, sin temor, en historias oscuras con total realismo.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas