Conecta con nosotros

Cine y TV

Los Ilusionistas 2 – La reseña

Los cuatro jinetes regresan en una película mucho más grande y más arriesgada que la anterior. ¿Podrá superar a su antecesora? Averígualo en nuestra reseña.

Publicado

el

Luego de un curioso experimento de Louis Leterrier hace algunos años, todo apuntaba que sería la última vez que veríamos a los cuatro jinetes, pero en un inesperado giro por parte del estudio, Daniel Atlas, Jack Wilder, Merritt McKinney y Dylan Rhodes están de vuelta para un espectáculo mucho más grande que el anterior, que aunque no era del todo necesario logra ser entretenida y un poco más arriesgada que su antecesora.

En el 2013, Lionsgate lanzó una película un tanto particular, Now You See Me (Que llegó al país como Los Ilusionistas: Nada es lo que Parece) fue una idea interesante donde un grupo de magos se unen con el único interés de entrar a «El Ojo», una misteriosa organización de magos que desde el antiguo Egipto se ha preocupado por defender a los débiles mediante el uso de la magia. Durante toda la película vemos como Daniel, Jack, Merritt y Henley escapan de diversos lugares gracias a «trucos de magia» muy elaborados, solo con el interés de unirse a El Ojo.

Aunque la película no dejó final abierto para una secuela, Now You See Me fue un gran éxito en taquilla, por lo cual la aparición de una secuela era solo cuestión de tiempo. En el 2014, el CEO de Lionsgate confirmó que la cinta estaba en producción con algunos cambios, pues para dicha secuela no volverían su director Louis Leterrier (debido a su trabajo en la producción de Grimsby) ni Isla Fisher (debido al embarazo de su tercer hijo) por lo cual Jon M. Chu y Lizzy Caplan entraron a la producción.

Los Ilusionistas 2 ocurre alrededor de un año después de lo sucedido en la primera película, los cuatro jinetes siguen ocultos del FBI, mientras que Dylan Rhodes continua con su trabajo y trata de desviar la atención de sus protegidos. Con la salida de Henley del equipo luego de conflictos con Atlas, Dylan recluta a Lula para que se una al equipo y así puedan dar su siguiente golpe, que involucra revelar el verdadero interés de Owen Case con respecto a la privacidad de los usuarios que usan su teléfono móvil Octa. Con ese golpe todas sus identidades (Incluyendo a Dylan como infiltrado en el FBI) son reveladas por el misterioso Walter Mabry (Daniel Radcliffe), esto los llevará a viajar por ciudades como Macau y Londres.

[Lea también ‘Los Ilusionistas 2 y sus trucos bajo la manga‘]

No les voy a negar que la trama de Los Ilusionistas 2 en cierto punto deja mucho que desear, ya que si usted vio la primera película prácticamente puede agarrar todos los giros antes de tiempo. Ese elemento juega mucho en contra porque la vuelve predecible, y lamentablemente para entender un poco más a los personajes junto a la motivación de Mabry si es ideal ver la primera película. Pero entiendo el «re-uso» de la misma ya que en esencia la narrativa funciona de manera adecuada para entretener al espectador y eso es lo más importante.

Decidieron quitarle tanto misticismo al tema de «El Ojo» para enfocarse más en la acción, lo cual me parece un movimiento no tan idóneo ya que ese misticismo era una de las cosas que hacía interesante la primera película, pero en parte lo entiendo ya que el interés del guionista no era hablar del pasado, sino enfocarse en el presente de los jinetes. La misteriosa organización tiene más presencia, solo que tiende a ser más un soporte del equipo que un elemento que haga girar la trama o las motivaciones (cosa que si sucedió en la primera parte).

Algo que me causó curiosidad fue cómo aceptaron que al final, al igual que en Ant-Man, Los Ilusionistas 2 es una «heist movie» (película de robos), donde ese es el elemento principal de la trama. En este caso no hay un traje que los haga más pequeños, sino un juego de diversas trampas y elaborados trucos de magia para despistar tanto al espectador como a las personas que están robando. Eso junto a la carga de misterio que le quitaron a «El Ojo» podría llamar más la atención de los espectadores.

No voy a negar que entré con cierta desconfianza a la función ya que su director Jon M. Chu tiene un prontuario menos que estelar, donde su película mejor recibida por la prensa fue Justin Bieber: Never say Never. El último descalabre de Chu fue Jem & The Holograms, que debido a su pésimo rendimiento fue retirada de los cines por parte de Universal ya que solo generó en taquilla la mitad de su presupuesto, que fue de 5 millones de dólares. Bueno, ya hablé muy mal del director, ahora debería echarle una que otra flor. Como dije arriba, Los Ilusionistas 2 logra adecuadamente su cometido que es entretener, a lo largo de dos horas se ve una película sólida y definitivamente algo que Chu podrá resaltar en su filmografía.

De todas las actuaciones, definitivamente mi favorita fue Lula, además de disfrutar enormemente el trabajo de Lizzy Caplan me parece que si es un cambio notable contra Henley. En la película Lula tiene una actitud más noble (es la manera más adecuada de describir a alguien «light hearted») que el resto del equipo, es muy hábil en lo que hace pero indudablemente no lo hace con malicia sino con cierto sentido de asombro y gusto que me parece muy agradable, un contraste contra la seriedad de todo el equipo.

NYSMRev_3

Daniel Radcliffe también hace un trabajo interesante en su primera aparición y luego se torna aburrida, porque al final solo es alguien caprichoso pero sin ningún motivo realmente fuerte además de la típica venganza. Había potencial para hacer a alguien un poco más oscuro siendo tan inteligente, pero al final se queda en un gangster de poca monta en Macau con pocas motivaciones y mucho dinero por gastar.

En cuanto al resto, realmente siguen siendo los mismos personajes. Daniel Atlas sigue siendo un líder egocéntrico, Merritt sigue con sus chistes, Jack sigue con su interés de figurar más y no seguir siendo el compañero tras bambalinas y Dylan en parte sigue motivado por la muerte de su padre, pero esta vez al parecer su único interés es comunicar la voluntad de El Ojo a sus pupilos y protegerlos a toda costa. Thaddeus Bradley también regresa esta vez con el principal interés de jugar un tipo de gato y ratón con Dylan, pero con algunos datos del pasado de Bradley cambia enteramente nuestra percepción del personaje, esto convierte a alguien que pudo ser odiado en la primera parte a alguien que se le puede tener más aprecio.

Obviamente hay otros personajes que no le aportan nada a la trama, sino ser el objeto de oposición de los protagonistas. Personajes como Natalie Austin (agente jefe de Rhodes) logra eso, simplemente está ahí para intentar frustrar los planes de los jinetes, a diferencia de Alma Dray (Mélanie Laurent), que tenía un rol más activo durante toda la narrativa de la primera película. Esto me parece una falla ya que pudo ser un personaje que se aprovechara más.

Algo que tampoco me gustó fue la banda sonora. En muchos casos no sentí que le aportara a la trama, es más, en algunos casos pensé que entorpecía la escena y le quitaba ese grado de conexión que el espectador podría tener con la misma, no es el uso más brillante que le pudieron dar y si le quita uno que otro punto a una trama que podía usar algo más espectacular.

NYSMRev_2

En términos cinematográficos la película brilla mucho más. En su mayoría muestran de manera ideal las ciudades por las que los jinetes pasan e incluso presentan una parte vieja de Macau sin recurrir al cliché del sector pobre, sino presentado de una manera más popular; y pues en Londres si se presentan los mismos lugares que hemos visto en diversas películas. Los efectos visuales también son bastante buenos, la escena donde Daniel Atlas detiene la lluvia se ve bastante bien y a la altura del presupuesto que tiene esta producción.

El punto flaco más grave de la película es el tiempo, con una duración de casi 2 horas y 9 minutos hay elementos que se sienten forzados solo con el interés de alargar la trama que estamos viendo. Pienso en varias cosas que podrían haber sido removidas del montaje final y escenas que en parte rompen el ritmo que tiene la película. Además del resto de elementos flojos mencionados a lo largo de esta reseña, la duración es a mi parecer lo más importante.

Los Ilusionistas 2 no es el ‘Ciudadano Kane’ de los magos, sin embargo es una película entretenida con actuaciones sólidas de todo el equipo. Con una trama sencilla, busca recuperar a los fans de la primera parte y también aumentar su público objetivo. Si les gustó la primera cinta deberían ver esta secuela. Para los no tan fanáticos, esta entrega podría hacerlos cambiar de opinión. Los Ilusionistas 2 llega a los cines el 30 de junio.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas