Connect with us

Juegos

Un desastre llamado Resident Evil 2

La portátil Game.com quiso volar muy alto, pero el resultado fue nefasto.

Publicado

en

*Artículo publicado el 15 de abril de 2016*

¿Cómo es que un mismo juego puede llegar a ser el mejor título de una franquicia y a la vez el peor? Porque puede llamarse igual pero no ser parte de la misma plataforma.

Claramente el título de este artículo no hace referencia a esa sublime entrega para PlayStation, Nintendo 64, Dreamcast, GameCube y PC, cuyas versiones son en general muy decentes. Tampoco nos referimos al juego móvil hecho en Java y rebautizado Uprising, porque ese hace parte de otras rarezas portables.

Resident Evil 2 es ocasionalmente catalogado (y en lo personal 100% de acuerdo) como el mejor título de la extensa franquicia ‘survival horror’, solo rivalizando con RE3: Nemesis o el ‘remake’ para GameCube del primer juego.

Pero ni Resident Evil 6, Survivor, Operation Raccoon City o Gaiden pueden coronarse como el peor de la saga, no, ese honor le corresponde a… Resident Evil 2, para la consola portátil de la compañía Tiger Electronics.

Game.com, pronunciada sin el punto, fue una consola lanzada en septiembre de 1997 que intentaba mezclar las bondades de los juegos portables y una agenda PDA. Gracias a su revolucionaria pantalla táctil y un protuberante stylus, se podía acceder a otras funciones como agenda telefónica, calculadora, calendario y un incorporado juego de Solitario. Además, podía conectarse a internet con un módem de 14.4 kbit/s y así acceder a correo electrónico.

resident_evil_2_gamecom_02

Tal vez un poco adelantado a su tiempo, pero en definitiva aspectos como la baja resolución de su pantalla monocromática, escasa duración de baterías y el robusto tamaño para ser una consola portátil, le valieron un terrible destino que ni su respectiva sucesora pudo evitar, aunque ofreciera una versión más pequeña con pantalla retroiluminada.

Las portátiles de Tiger Electronics siempre quisieron competir frente a Game Boy, pero la baja calidad de su librería de juegos solo afectó la imagen del mercado al que pertenecían. En el caso de Game.com, licencias como Sonic, Duke Nukem, Batman & Robin, Mortal Kombat, y The Lost World: Jurassic Park eran suficientes para llamar la atención, siendo la adaptación de Resident Evil 2 su máximo exponente.

Muchos otros juegos se quedaron en el camino y por fortuna fueron cancelados, como Castlevania: Symphony of the Night y Metal Gear Solid, en vista del poco éxito y debacle financiero que significó la Game.com. Prácticamente todos esos títulos de renombre solo fueron pésimas adaptaciones.

resident_evil_2_gamecom_01

Resident Evil 2 intentó apegarse a la fórmula original con todo y sus escenarios, aplicando también la sencilla premisa: “Los zombis se han tomado la ciudad. Depende de ti, un oficial de la ley, detenerlos. Es un terrorífico y maligno encuentro tras otro. ¿Puedes sobrevivir al terror? Si el suspenso no te mata… algo más lo hará.”

Seguro que sí, algo como el aburrimiento, por ejemplo.

Esta versión presentaba únicamente la historia del novato Leon S. Kennedy, sin todos los elementos que conformaban aquel disco A, reducido a unos minimalistas 2MB. Los fondos de escenario intentaban acercarse a aquellos geniales pre-renderizados tan populares a finales de los noventa, pero la deficiente resolución de la consola hacía todo irreconocible.

Esa cosa es un Licker, en serio.

El resto de personajes principales y secundarios no se aparecían ni por las cuadriculadas curvas. Claire Redfield, Ada Wong, Marvin, hasta el propio Robert Kendo en su tienda de armas, todos brillaban por su ausencia. Mientras el Resident Evil 2 original ponía a los jugadores a dar vueltas en el Departamento de Policía de Ciudad Raccoon (Mapache definitivamente no suena bien) y un laboratorio subterráneo, en la edición de Game.com todo era lineal.

Aparte de unas imágenes introductorias explicando la situación del primer Resident Evil, nunca se sigue una historia coherente o se explica el proceder. Aquellos recién iniciados quedaban completamente perdidos si no habían probado alguna de las otras versiones.

El juego se esforzó en hacer una imitación de movimiento 3D pero falló miserablemente bajo los límites técnicos de la consola, donde el característico giro de tanque se aplicaba también al desplazamiento en una especie de cuadrícula invisible. Incluso los muertos vivientes y otros enemigos como Lickers, perros y arañas gigantes, se guiaban por esta medida y para atacar debían calcular exactamente a qué columna moverse, coordinándose con la fila donde el jugador estuviese ubicado. Algo como Excel pero excesivamente lento y desesperante.

Era frustrante y con controles desastrosos, aunque el menú estaba bien logrado y no tenía mucho que envidiar excepto el color. No hay secuencias de video, diálogos, pistas u objetivos claros. Después de la estación de policía debes pasar por las alcantarillas para llegar al laboratorio, pero no como si hubiese un tren secreto o algo por el estilo. ¿Y de William Birkin, más conocido como el hombre G? Pues sí que aparecía, pero no es que fuese tan acosador como su poligonal contraparte.

resident_evil_2_gamecom_05

En el portátil Resident Evil 2 Leon no avanzaba fluidamente, sino que saltaba entre pantallas de juego de manera abrupta y algo arcaica. Recoger objetos o disparar requería de una perfecta alineación en la cuadrícula, mientras que al alejarse el sprite de Leon se hacía más pequeño para dar una falsa ilusión de profundidad.

Algunos acertijos se mantuvieron pero con grandes modificaciones, y la habilidad de empujar enemigos durante una emboscada resultaba en algo inútil. Es curioso que esto mismo elevaba la dificultad del juego y hacía prácticamente imposible sobrevivir ante algunos mordiscos con “sonido de galletas”.

A propósito del tema, trataron de mantener la fidelidad tomando los sonidos originales pero ajustando todo en la medida de lo posible a la bocina del Game.com, incluso la famosa voz del inicio: “Rusidan Ivol………… Tou”.

resident_evil_2_gamecom_04

Alegra que no se olvidaran del cocodrilo gigante y hasta la forma de eliminarlo con cilindro de gas, pero en general, la verdad es que el juego lucía y se jugaba horrible. La pantalla final es un simple registro de cuánto tiempo le tomó al jugador terminarlo, y claro, un convincente The End.

Ya decíamos que si a Capcom le costó tanto adaptar el primer Resident Evil a Game Boy Color, título que a mitad de camino resultó cancelado y convertido en RE: Gaiden, era una labor ambiciosa querer llevar la experiencia de Resident Evil 2 a un formato portablemente pixelado. Después llegaría Deadly Silence para DS, pero esa es otra historia.

Confiemos en que el nuevo remake haga un mejor trabajo que por lo menos permita olvidar esa decepcionante maravilla llamada Game.com.

Resident Evil 2: estos son algunos secretos de la demo

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas