Conecta con nosotros

Videojuegos

[Editorial] Nintendo y su año sabático

Tras seis generaciones en la guerra de consolas, se acerca una nueva era para la compañía que podría traer inesperados cambios.

Publicado

el

Tras seis generaciones en la guerra de consolas, se acerca una nueva era para la compañía que podría traer inesperados cambios.

nintendo_01

Frente a los vientos que revelaron las buenas nuevas por parte de Nintendo la respuesta no fue tan afable por parte de los usuarios. Oficialmente la próxima consola de la compañía (9na generación) llegará hasta marzo del 2017, junto con el largamente aplazado The Legend of Zelda para Wii U y NX.

Aunque apenas estamos en abril, los recursos hacia Wii U han sido reducidos por orden de la Gran N, cesando su producción por completo hacia principios del 2018. Si bien es cierto que la familia 3DS sostiene a la empresa junto a los amiibos, es muy probable que 2016 sea recordado como el peor año financiero para Nintendo.

No estamos hablando de los amarillistas titulares que una gran mayoría de medios se jactan en publicar ante noticias similares, haciendo conclusiones sobre el fracaso o la quiebra definitiva de Nintendo. Nada de eso. Pero la realidad es que Nintendo está en serios problemas, y las buenas calificaciones de varios de sus juegos para Wii U no parecen ayudar a solventarlos, aun cuando en el papel superan a los catálogos de Xbox One y PlayStation 4.

2016 es un año de reinvención para Nintendo, aparte de la lamentable perdida de su presidente Satoru Iwata en el 2015, es una nueva visión integral la que intenta plantear la casa de Mario y compañía. Por esta misma razón, el presente año sienta las bases a largo plazo para un mercado que intenta unificar la industria móvil y de consolas caseras.

Solo hay que dar un vistazo al gráfico de unidades vendidas en cada generación de sistemas caseros para entender la situación. A partir del NES, las ventas fueron descendiendo de manera organizada entre SNES, N64 y GameCube, hasta que llegó Wii.

nintendo_02

Wii fue un abrumador y poco previsto éxito, con más de 100 millones de consolas vendidas y convirtiéndose en el mayor logro de Nintendo en dicho mercado. Pero Wii también fue una apuesta arriesgada, una a la que la compañía se vio forzada debido a la inhabilidad para competir con el poder de consolas rivales por parte de Sony y Microsoft, PS3 y Xbox 360.

Wii puso la bandera demasiado alta, por eso cuando llegó Wii U fue inevitable seguirle el paso, y en lugar de ello continuar la tendencia a la baja que se había quedado congelada en el GameCube. Irónicamente la culpa no es de los juegos, GameCube contiene una de las mejores librerías de anteriores generaciones, subestimada en la mayoría de los casos. Los juegos de Wii U por su parte se dan el lujo de ser ampliamente favorecidos por la crítica, con un índice positivo anual del 75% en sitios como Metacritic. Pero nada de eso ayudó a ambas consolas.

Por supuesto no todo es descenso para Nintendo con excepción del Wii. En el mercado de consolas portátiles continúa siendo un indestronable rey desde la era de Game Boy, pasando por Game Boy Advance y el arrasador Nintendo DS, tanto en oriente como occidente. Ni el poderoso PS Vita pudo con la popularidad del 3DS, cuya especialidad no se basa en el efecto 3D (desterrado en la iteración 2DS) sino en la variada oferta de títulos para todos los gustos.

Es en el hardware y no en el poder donde se centra la batalla de Nintendo. El chip Super FX en los cartuchos del SNES, cuatro puertos de controles y mayor rapidez de carga en N64, un control innovador de movimiento en Wii, una pantalla en el mando de Wii U. La decisión de escoger el nombre de Wii U tratando de apegarse al éxito de su predecesor definitivamente no fue la correcta, pero ahí estaba Nintendo ofreciendo su cuota de originalidad, aunque no podía competir técnicamente con Xbox One y PS4.

Nintendo quiso replicar a su vez el éxito que significó DS con sus dos pantallas, al comienzo extrañas para el público y con el tiempo su mayor atractivo, misma consola con más de 154 millones de unidades vendidas hasta la fecha. En términos generales la cifra más abismal de la Gran N.

Pero a pesar de excelentes juegos como Mario Kart 8, Super Mario 3D World, Super Smash Bros Wii U, DKC: Tropical Freeze, Bayonetta 2 o Pikmin 3, el público simplemente no respondió a la propuesta del Wii U. 12.8 millones de unidades vendidas hasta marzo del 2016 la ubican como la consola menos exitosa de la compañía siendo estandarte generacional. Teniendo en cuenta que Virtual Boy no era tal cosa.

Ponemos la mirada fija en el 2016 olvidando un poco el pasado y el posible futuro del proyecto NX. 3DS continúa ostentando el catálogo más fuerte de ‘first parties’ y es el objetivo primordial actual de Nintendo, tras un reciente y sobresaliente Fire Emblem Fates. Pero Mario & Luigi: Paper Jam y Hyrule Warriors Legends no alcanzaron las expectativas, mientras que el panorama no es muy alentador con Metroid Prime: Federation Force. Por el lado de Wii U, Pokken Tournament y Star Fox Zero han recibido críticas moderadas pero no destacables, mientras que a mitad de año llega Tokyo Mirage Sessions ♯FE, el crossover de Fire Emblem y Shin Megami Tensei desarrollado por Atlus que espera atraer más jugadores.

Durante el 2015 Nintendo lanzó 31 juegos únicos, cifra más baja frente a los tradicionales 35 anuales. En el 2016 dicha cifra va por los 11 títulos, dos de los cuales son una conversión y un remake. Seis más han sido anunciados para lo que resta del año. Aun cuando otros más sean anunciados durante el E3, son menos juegos los que veremos este año por parte de Nintendo.

Eso sin olvidar el anuncio que ubica a The Legend of Zelda Wii U/NX como el objetivo principal para la convención de Los Angeles. Ignoramos el espacio que se le dará a Paper Mario: Color Splash (Wii U), por ejemplo.

El aplazamiento del próximo Zelda afecta un poco más la imagen de la compañía para su séquito de usuarios. Sin embargo, será jugable durante el E3 2016 y es la única y más grande apuesta de Nintendo por el momento, lo que indica la confianza que tienen hacia el mismo y que por obvias razones se pueden dar el lujo de presumir. Aunque poner todos los huevos en una sola bandeja no sea lo más sabio, cinco años de desarrollo tienen que pesar y seguramente los valdrán, pero es una carga enorme sobre los hombros de Link.

También está el mercado móvil. Tras el lanzamiento de la plataforma My Nintendo y Nintendo Account como primer paso de unificación de cuentas, la aplicación Miitomo invade a buena marcha los dispositivos móviles generando miles de dólares. Aunque ni siquiera sea un videojuego o por lo menos goce de interacción relevante. Es la primera piedra para un mercado que podría ser fundamental en el futuro de Nintendo, con franquicias como Animal Crossing y Fire Emblem en los planes para integrarse al mismo. Esa es la forma correcta de atacar una sobresaturada industria que llamaba a gritos a Nintendo.

Es notoriamente un año menos activo en el aspecto público, prácticamente sabático, pero detrás de escena un gran número de talentosos equipos de desarrollo se encuentran trabajando silenciosamente en proyectos que no verán la luz sino hasta el próximo año, todo para asegurar que NX tenga un primer ciclo más fuerte que el recibido por Wii U. Y eso que en su momento Wii U tuvo un significativo apoyo de terceros.

2017 pertenece a NX, cuyo nombre en clave suena bien y debería permanecer, aun cuando predecesores como Ultra, Dolphin, Revolution y Project Cafe no lo consiguieron. Nintendo asegura que no planea vender la consola a perdidas, lo que bien podría significar un precio más alto de lo tradicional. La imparable fuerza de los amiibos puede ayudar a sostener otra pierna del gigante de Tokyo, pero la incertidumbre yace en descubrir cuál será el sucesor en sí de un sistema casero como Wii U y una portátil como 3DS.

¿Se resumirá todo en una consola que integrará dispositivos móviles de tal manera que elimine a las portátiles? Dado el reinado de Nintendo en esa área es dudoso, pero nunca descartable con aquel creciente éxito en el mercado móvil.

 

@maskedlizard

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas