Conecta con nosotros

Videojuegos

Indie on Focus – Death’s Door

¿Buscan un The Legend of Zelda clásico con elementos de Dark Souls y un elenco de personajes encantador? Death’s Door es para ustedes.

Publicado

el

Desde su debut en 2015 con Titan Souls, el estudio independiente Acid Nerve —conformado exclusivamente por Mark Foster y David Fenn— ha demostrado que tiene un gusto particular por las entregas clásicas de The Legend of Zelda. Aunque la obra de esta desarrolladora no está conformada exclusivamente por esta clase de títulos, son los que albergan más pasión y tiempo. Esto resulta evidente por el más reciente proyecto del estudio inglés: Death’s Door.

Nuevamente distribuido por Devolver Digital, este juego de aventura con una perspectiva isométrica pone a los jugadores en los zapatos de un segador de almas. Esta ambientación permite que Acid Nerve tome una vez más elementos temáticos de otra de sus sagas favoritas: Dark Souls. ¿La cruzada para recolectar las almas de tres seres no les resulta familiar?

A diferencia de Titan Souls, Death’s Door es un juego de aventura mucho más ortodoxo. El protagonista —uno de muchos cuervos que conforman la Comisión de Segadores, responsable de recolectar las almas de los vivos— puede atacar tanto a corta como larga distancia y esquivar. Si bien estas mecánicas pueden resultar algo minimalistas, Acid Nerve les saca todo el jugo y las complementa con nuevas funciones. Esto se debe a que el protagonista se hace con nuevas herramientas a medida avanza la aventura. Más allá de ampliar su arsenal, le permiten acceder a nuevas locaciones. Estas van desde puntos clave para que avance la historia hasta lugares que albergan secretos. De hecho, el apartado de coleccionables —que incluyen mejoras a la magia del protagonista— amplia considerablemente la rejugabilidad.

Si bien la jugabilidad general —sobre todo el combate— es reminiscente a las entregas clásicas de The Legend of Zelda, la exploración y el diseño de niveles bebe más de la franquicia Soulsborne. A medida exploren las diferentes locaciones de Death’s Door, los jugadores pueden desbloquear atajos. Estos no solo sirven para que la exploración del nivel sea más sencilla. También facilitan el acceso a la «hoguera» de cada nivel: la puerta que lleva a las oficinas de la Comisión de Segadores. Este lugar sirve como una suerte de ‘hubworld’.

Más allá de ser un lugar de descanso, ya que recupera la vida del protagonista, las oficinas son el lugar donde los jugadores pueden invertir las almas que han recolectado para conseguir mejoras estadísticas permanentes. Si bien cabe señalar que la muerte del protagonista será algo recurrente, los jugadores no han de preocuparse por perder sus almas recolectadas. En ese sentido, Death’s Door es un juego muy accesible para los que busquen un desafío que provenga de la necesidad de aprender patrones. Esto se ve reflejado especialmente en las excelentes peleas de jefe. Sin embargo, este no es el único encanto del último juego de Acid Nerve.

Aunque las mecánicas de Death’s Door contribuyen a que sea una aventura entretenida de principio a fin, el pintoresco mundo creado por el estudio inglés es igual de responsable. Desde los cuervos que sufren y/o disfrutan bajo su régimen burocrático hasta aliados cuya cabeza ha sido transformada en una olla o cuyo cadáver es controlado por un calamar, la presentación visual y caracterización del mundo sacará más de una carcajada a los jugadores. Ahora, el carácter estrambótico del último título de Acid Nerve no se limita a los conceptos detrás de estos personajes o sus diseños. Incluso al lidiar con temáticas como la muerte y la necesidad de aceptarla como parte de la vida, el juego nunca abandona su oscuro sentido del humor.


Copia digital de Death’s Door para Steam brindada por Devolver Digital.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas