Connect with us

Videojuegos

RAD – Reseña

En RAD, el último juego de Double Fine Productions, mutar es la única forma de sobrevivir. Bueno, eso y tener un buen bate.

Publicado

en

Los que conozcan la historia de Double Fine Productions —si no la conocen, hagan click aquí— sabrán que este estudio se ha especializado en el desarrollo de juegos pequeños durante la última década. Más importante, estos productos minimalistas han permitido que la compañía siga creando títulos hasta el día de hoy.

Si bien la reciente adquisición del estudio por parte de Microsoft ampliará considerablemente sus horizontes creativos, todavía había un par de juegos que la desarrolladora tenía pendientes antes de volverse parte de Xbox Game Studios. Uno de estos es el esperado Psychonauts 2, que se lanzará en algún momento de 2020, y otro es un pequeño título anunciado en un Nintendo Direct: RAD.

Desde el tráiler de anuncio, Double Fine Productions dejó muy claro que el gran atractivo de RAD sería la capacidad del protagonista de mutar para hacer frente a los monstruos que plagan el mundo postapocalíptico. Sin embargo, el material promocional del juego —sobre todo los adelantos— no prestó mucha atención a otro aspecto importante. Nos referimos al hecho de que RAD es un ‘roguelike’.

¿Qué son los ‘roguelike’? También conocidos como juegos de mazmorras, este subgénero se caracteriza principalmente por sus niveles generados por procedimientos al azar y la muerte permanente del jugador. Aunque esto último puede resultar una pastilla difícil de tragar para algunos jugadores, sobre todo los casuales, es cuando se mezcla con niveles generados aleatoriamente que se posibilita que cada partida sea una experiencia única. Por supuesto, el disfrute de todo esto depende en buena medida del diseño de niveles y las mecánicas de juego.

Por fortuna, RAD es un título que ejecuta correctamente la fórmula de los ‘roguelike’.

RAD - Double Fine

Tras ser introducidos a un mundo en el que no hubo uno, sino dos apocalipsis, los jugadores deben escoger uno de ocho personajes jugables. Al principio solo habrá cuatro disponibles. No obstante, podrán desbloquearse los demás y otras cosas a medida que se acumulen puntos en las diferentes partidas. Desafortunadamente, las diferencias entre estos personajes son simplemente estéticas. Esto es una oportunidad desperdiciada, ya que personajes con ventajas o habilidades únicas hubieran servido como incentivo extra para jugar una y otra vez.

Sin importar cuál personaje se escoja, los jugadores son introducidos a una aldea en la que la energía se ha ido. Tan solo es cuestión de tiempo para que sus habitantes mueran. Pero hay una esperanza. Un joven pasa hacia adelante y se ofrece a explorar el yermo irradiado para arreglar la situación. Sin embargo, un humano común y corriente simplemente no puede pasearse por el mundo irradiado y esperar salir ileso.

Justamente por ello debe ser rehecho para convertir la radiación en su mejor aliado.

RAD

Al principio, lo único que tendrá el protagonista es su fiel bate. Además de poder moverse y saltar, tendrá acceso a múltiples ataques: un combo de tres golpes, un ataque cargado, uno aéreo, uno en caída y uno especial. A pesar de la cantidad de habilidades iniciales, que no quede duda: los controles de RAD son extremadamente simples. Hay veces en las que se siente como un juego de hace dos generaciones.

No obstante, las cosas se irán complicando a medida que se avance en la aventura. Esto no se debe exclusivamente a que los enemigos se volverán cada vez más fuertes, sino a que los jugadores obtendrán nuevas habilidades. Cuando el protagonista acabe con cualquier mutante, obtendrá radiación. Una vez acumule cierta cantidad, el personaje recibirá aleatoriamente una de una larga lista de mutaciones.

Es importante distinguir que hay tres tipos de mutaciones: exo, endo y desastrosas. Mientras que las primeras consisten en habilidades activas, asignadas a los gatillos y ‘bumpers’, las segundas son aptitudes pasivas. En cuanto a las últimas, tal como implica su nombre, estas son mutaciones defectuosas. Estas se consiguen a partir del quinto nivel al acercarse demasiado a núcleos de radiación peligrosos.

RAD - Double Fine

Hablando de los orígenes de las mutaciones, el derrotar enemigos no es la única forma de conseguirlas. A lo largo de los niveles, habrá bóvedas subterráneas en las que habrá máquinas que concederán mutaciones gratuitas. A partir del tercer nivel, podrán encontrarse dispositivos que podrán cambiar mutaciones a cambio de un poco de vida. Las mutaciones también podrán encontrarse en cofres y en tiendas.

Además de acabar con toda clase de mutantes utilizando su bate y demás poderes, los jugadores serán incentivados a explorar los escenarios. Esto se debe a que podrán encontrar casetes y disquetes. Estarán generalmente dentro de cajas y demás objetos repartidos por los escenarios, aunque también podrán ser soltados por los enemigos.

Aunque el tamaño de los niveles aumenta a medida que se avanza en la aventura, el explorar los escenarios nunca se torna confuso. Esto se debe a la inteligente decisión de que el protagonista deje un rastro de naturaleza por donde sea que pase. De esta forma, los lugares que los jugadores hayan visitado resultan distinguibles.

RAD - Double Fine

¿Para qué sirven los casetes y disquetes? Mientras que los primeros serán la moneda del juego —con la cual podrán comprarse consumibles, mutaciones y modificadores—, los segundos tendrán como función abrir cofres y algunas bóvedas. Los cofres generalmente ofrecen modificadores y consumibles.

Cabe señalar que los jugadores solo pueden cargar un consumible y un modificador de un tipo. En total hay dos tipos de modificadores. Esta limitación de inventario invita a considerar con más cuidado si vale la pena invertir casetes y disquetes o si sería mejor ahorrarlos. Eso sí, todos estos recursos se perderán si el protagonista fallece.

Hablando de ahorrar, los jugadores podrán depositar todo su «dinero» en un banco. Cada vez que terminen un nivel, tendrán la opción de volver a la aldea. Ahí podrán comprar en la tienda de Shermie y guardar sus casetes. Este dinero ahorrado no se perderá al morir y podrá utilizarse sin consecuencias en posteriores partidas.

¿Acaso esto es todo lo que tiene que ofrecer RAD? Bueno, sí y no.

Todos los días, los jugadores podrán participar en los desafíos diarios. Estos en buena medida funcionan como las partidas normales. No obstante, cada día habrá un modificador diferente y cada nivel tendrá un tiempo límite. En la medida que los jugadores superen niveles con estas condiciones, recibirán puntos con los cuales podrán competir en la tabla de clasificaciones en línea.

Aunque triste, toca terminar esta reseña en una nota negativa. Con respecto a todo lo mencionado, hay un pequeño problema: el juego no enseña una buena parte. No dedica un pequeño tutorial o diálogo a explicar lo de las máquinas que cambian mutaciones ni cuál es el portal que lleva al jugador a la aldea, entre otras cosas.

Si bien esto puede ser identificado como un esfuerzo de enseñar vía prueba y error —a la «vieja escuela», como dirían muchos—, resulta un poco frustrante cuando la ignorancia de un concepto es causa de una muerte en los niveles finales del juego.

RAD
7.5/10 Nota
Lo que nos gustó
- El sistema de mutaciones y los niveles aleatoriamente generados permiten que cada partida se sienta particularmente única.
- Si bien es difícil, RAD nunca es injusto. Todos los enemigos tienen patrones muy claros.
- Su presentación ochentera.
Lo que no nos gustó
- A pesar de los elementos aleatorios, la necesidad de comenzar desde el principio tras cada muerte puede tornarse repetitivo para algunos.
- Si bien hay un intento por establecer una mitología, esta no resulta muy interesante.
En resumen
Como es típico con los juegos minimalistas de Double Fine Productions, RAD no rompe el molde. Todas sus mecánicas provienen de anteriores títulos. Sin embargo, este juego destaca por su ejecución. El sistema de combate, la extensión de los niveles y el azar de estos están diseñados de tal forma que la mayoría de las veces resulta imposible soltar el control incluso tras morir múltiples veces. Por si fuera poco, RAD es agradable a nivel visual y sonoro.

Reseña hecha con una copia digital de RAD para PS4 brindada por Bandai Namco Latinoamérica

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas