Síguenos en nuestras redes
Fast & Furious Crossroads reseña Fast & Furious Crossroads reseña

Videojuegos

Rápidos y Furiosos: Encrucijada – Reseña

Terminó rápido y nos dejó furiosos.

Publicado

en

Se supone que 2020 iba a ser un gran año para la franquicia Rápidos y Furiosos. Tendríamos la novena entrega de la saga en los cines y un videojuego AAA para hacerle compañía. Pero todo salió mal. La película fue aplazada a 2021 por culpa de la pandemia de COVID-19 y el videojuego, llamado Rápidos y Furiosos: Encrucijada (Fast & Furious: Crossroads) definitivamente no es lo que los fanáticos esperaban.

Lo triste es que este videojuego tenía todos los ingredientes necesarios para ser divertido y convertirse en parte crucial de la franquicia protagonizada por Vin Diesel. En esta reseña vamos a descubrir qué es lo que hace a Rápidos y Furiosos: Encrucijada tan decepcionante.

No se puede negar la popularidad que tienen las películas de Rápidos y Furiosos. Aunque algunos cinéfilos aman calificarlas como ‘cine basura’, son cada vez más los críticos que aprecian el arte de sus exageradas secuencias de acción, a sus carismáticos personajes y su cursi, pero honesta apreciación de la “familia”. Su concepto —superheróicos conductores al volante de vistosos carros derrotando supervillanos— se puede trasladar con facilidad a un videojuego. De hecho, lo hace.

La trama de Encrucijada hubiera podido pertenecer a una de las entregas de la saga principal. Está protagonizada por Vienna y Cam, dos ex-corredores de autos de Miami que huyeron de su pasado y ahora se encuentran manejando un taller en Barcelona. Pronto se convierten en objetivos de una banda criminal y las cosas escalan hasta descubrir una conspiración terrorista internacional. Ahora deben recurrir a la ayuda de un par de viejos amigos: Letty Ortiz y Dominic Toretto.

Rápidos y Furiosos Encrucijada reseña

Todo está aquí: carreras callejeras, autos elegantes, acrobacias imposibles y una relación entre los protagonistas que les hace sentir como una verdadera familia. La historia es tan exagerada y absurda como en las películas y lo decimos en el sentido más positivo posible. Si creían que nada podía superar la persecución del submarino en Rápidos y Furiosos 8, no se imaginan lo que perseguimos al final de este juego. No se puede negar que es parte de la franquicia.

Todo esto sería maravilloso si no fuera por la presentación. Aunque estamos convencidos de que la calidad gráfica de un videojuego no es lo que lo hace bueno ni interesante, no se puede negar que estas obras “entran por los ojos”. Rápidos y Furiosos: Encrucijada luce terrible.

No hay sino que dar una mirada a los modelos de los personajes, pues parecen sacados de un videojuego de hace más de 15 años. Eso estaría bien en un título de bajo presupuesto y precio reducido, pero este es un título supuestamente AAA que en Colombia cuesta más de 200.000 pesos, al menos inicialmente.

Los gráficos no mejoran mucho a la hora de conducir. Aunque ciudades como Barcelona y Nueva Orleans tienen un estilo característico, sus calles no resaltan y las texturas son demasiado simples. Los carros lucen bien, pero en la época en que hemos quedado impresionados por la potencia gráfica de juegos como Forza Horizon 4, se sienten arcaicos.

Rápidos y Furiosos Encrucijada Vin Diesel

Como dijimos, los gráficos no hacen a un buen videojuego, pero la jugabilidad en Rápidos y Furiosos: Encrucijada también es atroz. Este título no sabe si es un juego de conducción tipo arcade o un simulador de carreras realista. Los autos se sienten pesados y es fácil perder el control, sobre todo a la hora de derrapar o tomar una curva cerrada.

La sensación de conducir cambia de una misión a otra —comprensible, ya que manejamos una gran variedad de modelos de autos—, pero no hay consistencia alguna. La cámara tampoco ayuda. En la mayoría de misiones está demasiado cerca al auto y eso no permite que veamos los obstáculos con suficiente antelación. No hay forma de cambiar la cámara y eso resulta enormemente frustrante.

Esto lleva a que estemos chocando constantemente y perdiendo velocidad. Definitivamente no nos sentimos como Toretto detrás del volante, sino como un principiante causando caos sin querer. 

Esto es especialmente triste, ya que podemos ver claramente el potencial de este juego. Las misiones en las que enfrentamos ‘jefes’ —trenes acorazados, tanques y enormes camiones— usando arpones, lanzamisiles y pulsos electromagnéticos son bastante divertidas. Sobre todo porque no hay curvas cerradas en las rutas que seguimos. Cambiamos de un personaje a otro de acuerdo a lo que tengamos que hacer y de verdad nos sentimos en una de las películas. Pero entonces en otra misión todos los problemas de jugabilidad reaparecen.

Rápidos y Furiosos Encrucijada crítica

Volviendo al tema de los personajes, resulta un poco decepcionante que Dom y Letty no tengan mucha personalidad aquí. Eso sí, Vin Diesel y Michelle Rodriguez le ponen mucho empeño a los diálogos (Rápidos y Furiosos: Encrucijada solo tiene voces en inglés, pero todos los textos y subtítulos están en español).

También tenemos a Tyresse Gibson de regreso como Roman. Aunque a veces habla como si estuviera leyendo directamente del guión, no cabe duda que sí supieron representar bien su graciosa y a veces vergonzosa personalidad.

Aunque controlamos a los tres en algunos momentos del juego, las verdaderas estrellas son Sonequa Martin-Green (Star Trek Discovery, The Walking Dead) como Vienna y Asia Kate Dillon (Orange is the New Black, John Wick 3: Parabellum) como Cam.

Ambos personajes encajan a la perfección en el mundo de Rápidos y Furiosos y hacen un trabajo de voz excelente. Hay que resaltar la presencia de Cam. Igual que la persona que le interpreta, es de género no binario, algo que queda bien plasmado tanto en los diálogos en inglés como en los subtítulos en español.

Rápidos y Furiosos Encrucijada

La campaña del juego es, para bien o para mal, bastante corta. Se puede pasar entre cinco y seis horas, pero en Rápidos y Furiosos: Encrucijada también tenemos un modo multijugador llamado ‘Ops en línea’. Este cuenta con un sistema de progreso bastante amplio y se basa en partidas de nueve jugadores —tres héroes, tres villanos y tres policías— con diferentes objetivos. Algunos modos de juegos nos piden proteger o atacar un camión en movimiento, tomar control de una zona o robar cierto dispositivo mientras otros tratan de recuperarlo.

En esencia, es un modo bastante divertido, pero se ve afectado por los mismos problemas de jugabilidad de la campaña. Eso no es lo más grave, sino lo difícil que resulta encontrar una partida para jugar. Hay tan pocos jugadores en línea en un momento dado que es común encontrar lobbies en los que tenemos que esperar hasta media hora para tener nueve jugadores listos. La mayoría de veces, simplemente nos quedamos esperando sin que alguien se una.

Rápidos y Furiosos Encrucijada análisis

Rápidos y Furiosos: Encrucijada nos hizo sentir igual que Star Wars: El Ascenso de Skywalker. Es una obra con mucho potencial que finalmente resulta decepcionante. Es doloroso porque los fanáticos de Fast & Furious podemos ver aquí todos los elementos que nos gustan de esas películas, pero la terrible ejecución y mala calidad visual no los deja brillar.

Al menos podemos hacer una maratón de toda la saga en Netflix para pasar el mal sabor de boca. Si sienten curiosidad, incluso pueden ver la serie animada. Lean nuestro top de las mejores películas de Rápidos y Furiosos.

Rápidos y Furiosos: Encrucijada
5/10 Nota
Lo que nos gustó
-La trama y musicalización encajan muy bien en la franquicia.
-Los enfrentamiento contra 'jefes'.
-La presencia de Sonequa Martin-Green y Asia Kate Dillon.
-Los menús son bonitos.
Lo que no nos gustó
-Baja calidad gráfica.
-Pésimo control de la mayoría de autos.
-No hay muchas personas en el modo multijugador.
-Gran cantidad de 'bugs'.
En resumen
Es una verdadera lástima que no podamos recomendarles Rápidos y Furiosos: Encrucijada ya que, a pesar de que hereda los mejores elementos de las películas, no es un buen juego. Su terrible calidad visual y mala jugabilidad arruinan la diversión que hubiéramos podido tener. El modo multijugador tenía potencial, pero resulta imposible de jugar debido a los pocos usuarios que hay en línea. Las razones por las que un desarrollador con tanta experiencia en juegos de autos como Slightly Mad Studios (Project Cars) nos presentó un juego tan mediocre, son un verdadero misterio.

Reseña hecha con una copia digital de Rápidos y Furiosos: Encrucijada para PlayStation 4 brindada por Bandai Namco Latinoamérica.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas