Conecta con nosotros

Videojuegos

Resident Evil Revelations 2 – La reseña

La más reciente entrega de Resident Evil carece de ambición, aunque intenta regresar a las bases de la franquicia, y de seguro complacerá a los fans.

Publicado

el

El último gran juego de Resident Evil, acompañado por un 6 del que muchos se burlaron, no dejó muy bien parada a la franquicia de zombies, monstruos y diálogos ridículos. El panorama mejoró con el alguna vez exlusivo de Nintendo 3DS, Resident Evil Revelations, un juego con toques cinematográficos que le dio nueva vida al mundo asediado por bioterroristas que conocimos en los 90. Dado su éxito, Capcom decidió hacer una secuela protagonizada por personajes olvidados de la franquicia como Claire Redfield y, sobre todo, el buen Barry Burton, intentando repetir la gloria del primer título, pero fallando en algunos elementos de narración y mecánicas de juego.

Al iniciar el juego presenciamos una escena en la que, durante una fiesta, Claire Redfield y Moira Burton –hija de Barry– son secuestradas y llevadas a un lugar abandonado y lleno de zombies. Es una situación normal para estos personajes que llevan enfrentando situaciones sórdidas y extravagantes desde 1996, pero no todo es lo usual, ya que Resident Evil Revelations 2 presenta cambios en las mecánicas desde el primer momento en que tomamos el control.

En Resident Evil 5 fueron introducidos los compañeros para dar un aspecto cooperativo al juego, pero cuando jugábamos individualmente, no aportaban mucho ya que habilidades siempre eran bastante similares a las del protagonista. Sin embargo, en Resident Evil Revelations 2, los personajes secundarios pueden realizar tareas distintas y, lo mejor, tenemos la posibilidad de cambiar entre uno y otro con tan solo oprimir un botón. Durante la primera parte de los cuatro episodios tomamos el papel de Claire, quien será la encargada principal del combate pues es ella quien porta las armas, y de Moira, que tendrá otro tipo de funciones, como asistir con su barra metálica no solo en los combates, sino también para abrir puertas bloqueadas; su otra herramienta es una linterna que además de cumplir su función básica –iluminar– también podrá afectar y paralizar a los enemigos, así como encontrar objetos y mensajes ocultos.

Lamentablemente Moira no es quien logra hacer brillar esta nueva idea de integrar acompañantes con habilidades distintas, porque a veces se siente bastante accesoria, como si Claire tuviera junto a ella a una linterna que camina. Pero todo cambia una vez entramos a la historia de Barry, que ocurre en la misma isla pero, aparentemente, meses después. El célebre autor del Jill Sandwich en el primer Resident Evil no estaba muerto, solo de parranda, y hace su regreso triunfal en Resident Evil Revelations 2, acompañado de una misteriosa niña llamada Natalia. Con este dúo dinámico el juego se hace mucho más divertido y lleno de terror, algo que poco a poco ha regresado a la serie después del híbrido extraño que fue Resident Evil 6 y lo cargado de acción que estuvo Resident Evil 5.

resident-evil-revelations-2-03

Esta sensación de sosobra, tan familiar en los primeros juegos de la franquicia, se logra en la campaña de Barry en gran medida gracias a Natalia. Al ser una niña de unos 8 años, podemos recorrer lugares en los que Barry no cabe, como rejillas de ventilación o agujeros en las paredes; mientras ella pasa a través de estos espacios reducidos, la cámara se voltea y no nos permite ver lo que tenemos al frente durante unos breves momentos que pueden llegar a asustar bastante. Todo sería peor de no ser por la habilidad especial que tiene esta niña: detectar a los enemigos visualizando su aura, que cambiará de color de naranja a rojo dependiendo de si el monstruo nos ha visto. Otro aspecto que a mi parecer es brillante es la capacidad que tiene Natalia de encontrar los puntos débiles de algunos enemigos invulnerables a menos que ataquemos estas áreas sensibles, convirtiendo a este nuevo personaje en una parte fundamental de la aventura con Barry, muy distinto a la relación de Claire y Moira. Esta sección de la historia tiene mucho más suspenso, terror e incluso más puzzles, logrando ser más fiel a la escencia de Resident Evil, pero agregando los suficientes elementos nuevos para que sea memorable por sí misma.

De la mano de estos cuatro personajes vamos conociendo una historia interesante, pero mucho menos atrevida que la del primer Resident Evil Revelations. Este título, lanzado en 2013, trajo un formato cinematográfico a la serie con 12 capítulos cargados de acción y que cerraban con geniales cliffhangers; fue ambicioso, de gran escala a pesar de haber nacido en una portátil, con una historia compleja y bien contada, no en vano los fans de Residen Evil nos llenamos de esperanzas luego de jugarlo. Su secuela, tristemente, no logra superarlo y, aunque intenta imitar el modelo narrativo, Resident Evil Revelations 2 se siente como un juego sin proyección. Al final de cada capítulo encontramos un giro argumental en forma de un nuevo personaje, una verdad oculta o algún suceso inesperado, pero no tienen la misma fuerza que los visto en el primer Revelations y nos dejan con la sensación de estar ante una historia innecesariamente apresurada.

resident-evil-revelations-2-02

El asunto de la poca ambición se refleja también en los enemigos del juego. Es difícil no comparar a Resident Evil Revelations 2 con el primer juego de esta serie, que tuvo monstruos más variados, desde los más básicos que aparecen por todas partes hasta jefes de todos los tamaños y habilidades, incluyendo incluso una ballena gigantesca. En la secuela ya no tenemos tanta diversidad y aunque las dos campañas tengan monstruos distintos, es bastante probable que al terminar el juego sintamos que durante toda la historia nos enfrentamos a los mismos. Los jefes tampoco se destacan por originalidad en el diseño o por batallas únicas, ya que pocas veces haremos uso del escenario o de objetos diferentes a nuestras armas convencionales para derrotarlos.

A pesar de este reducido catálogo de enemigos, Resident Evil Revelations 2 logra buenas secuencias de acción. Cuando jugamos con Barry y Natalia los combates pueden verse interrumpidos por puzzles más conservadores –que podíamos encontrar en los primeros juegos de la franquicia– como mover cajas para activar un ascensor y avanzar a la siguiente área, mientras que Claire y Moira estarán envueltas en escenas mucho más vertiginosas.

Dejando de lado la campaña principal y a los cuatro personajes principales en sus dos líneas de tiempo separadas, Resident Evil Revelations 2 ofrece otro apartado mucho más caótico y emocionante, el ya recurrente Raid Mode. Aquí, y como ya vimos en el primer Revelations, avanzaremos por distintas áreas acabando con hordas de enemigos y subiendo de nivel, desbloqueando de paso nuevas armas, habilidades y personajes. Este modo ya era bastante sólido en su entrega anterior, pero ahora brilla aún más, con mejores formas de personalizar a Claire, Barry, Wesker, Hunk y los demás participantes que podremos elegir para jugar, logrando absorber al jugador por muchas más horas de las que ofrece la historia central.

Resident Evil Revelations 2 es un juego mucho menos atrevido que su predecesor, apostando por una historia más íntima y local. Con pocos momentos realmente aterradores, es un juego que se apropia del caos generado por entregas como Resident Evil 6 para dar un enfoque más tradicional a la serie, no sin agregar nuevos elementos que hacen más entretenida la experiencia, como la posibilidad de controlar varios personajes con habilidades distintas. Aunque no se trata de un título de baja calidad, ciertamente no es el Resident Evil redentor que estamos esperando, pero al menos no dejará con un mal sabor a los fans.

Esta reseña fue realizada con una copia para PlayStation 4 de Resident Evil Revelations 2.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas