Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

The Swindle – La reseña

¿Qué pasaría si el gobierno se inventara un dispositivo capaz de reconocer a cualquier ladrón y sacarnos del negocio? Eso es The Swindle, y en un último ataque a Scotland Yard intentaremos evitar quedarnos sin trabajo.

Publicado

en

Ser un ladrón es una cosa complicada, además de ser bueno elaborando planes hay que pasar desapercibido en todo momento, pero ¿qué pasaría si el gobierno se inventara un dispositivo capaz de reconocer a cualquier ladrón y sacarnos del negocio? Eso es The Swindle, y en un último ataque a Scotland Yard intentaremos evitar quedarnos sin trabajo.

Admito que cuando comencé a jugar The Swindle no tenía ni idea de qué se trataba, solo sabía que era un juego roguelike y que tenía ponerme en el lugar de un ladrón, innegablemente esto me sirvió para encontrarme con un buen título, pero que aún necesita algo de trabajo.

La historia de The Swindle es sencilla, en 1849 Scotland Yard creó The Devil’s Basilisk, este artefacto lograría de alguna manera desconocida descubrir a todos los ladrones del mundo y dejarlos sin trabajo, pero hay una ventaja: aún faltan algunos ajustes por lo que dicho artefacto será lanzado en 100 días, ahí comenzará nuestra aventura.

Como dije anteriormente, The Swindle es un roguelike, por lo que todos los niveles serán generados aleatoriamente, así que los 100 días serán 100 niveles que tendremos a nuestra disposición para encontrar The Devil’s Basilisk, pero al tratarse de un roguelike también nos enfrentamos con una importante dificultad: el juego tiene permadeathPermadeath significa que si uno de nuestros personajes muere, todo se va con él. Si ganamos experiencia adicional o dinero adicional y no alcanzamos a regresar a la base vivos, los perderemos; aunque admito que este método está bien implementado ya que no exagera y cuando nuestro ladrón muere no perderemos nuestras mejoras.

2

Al inicio los robos serán muy sencillos, encontraremos uno o tal vez dos guardias en las casas, así que será una misión de entrada por salida sin mayor problema, pero cada casa tendrá un elemento bien importante, un computador. Gracias a una habilidad de hackeo, podremos robar la información de estos computadores que es muy valiosa y nos dará bastante dinero. Todo el dinero que ganemos nos permitirá acceder a diferentes distritos.

El Distrito 0 (The Slums) servirá a manera de tutorial donde aprenderemos a manejar a nuestro ladrón y estará desbloqueado desde el inicio por lo que podremos efectuar uno que otro asalto para aumentar el dinero en nuestro banco y así comprar más mejoras, pero esto generará un cambio en el gameplay.

Conforme completemos exitosamente algunos robos, también aumentará la seguridad de cada lugar; al inicio habrá solo guardias con limitado rango de visión, luego unos que pueden vernos a mayor distancia y luego un tipo de lámparas voladoras que nos pueden detectar. Conforme cambiemos de zona también encontraremos nuevos enemigos, así que si antes entrábamos y golpeábamos todo a nuestro paso, ahora es preferible entrar y salir lo más rápido posible para evitar problemas.

Muchas de las mejoras que podremos comprar son gadgets, estos nos permitirán sacar ventaja de los escenarios. Por ejemplo, podremos entrar a lugares inaccesibles con las bombas o en su defecto confundir a los robots para ganar algo de tiempo si estamos en aprietos. Estos gadgets requerirán algo de tiempo para ser usados, así que hay que tratar de estar en la menor situación de riesgo posible para no perder nuestro dinero por usar un gadget para confundir a un robot de más.

5

Los personajes de The Swindle no tienen habilidades predeterminadas y nosotros debemos comprarlas, mecánica que, lamentablemente, entorpece la experiencia de juego en algunas situaciones. Me explico, durante mi primer run (que no terminé) me di cuenta de que no había comprado la habilidad de hackeo, ya llevaba unos 30 o 35 robos y los runs se hicieron muy complicados, lamentablemente tampoco tenía dinero para comprar la habilidad. Ahí me di cuenta de que el sistema depende mucho de las mejoras, lo cual no es malo, pero como no hay habilidades especiales todo se reduce al tema del dinero.

Esto también en cierto punto es un problema ya que algunas mejoras necesarias son muy caras y para poderlas adquirir rápidamente tendríamos que hacer muchos robos exitosos, que a su vez requieren de esas habilidades caras para realizarse con mayor facilidad. Obviamente estas mejoras no son necesarias para completar el robo de manera exitosa, pero sí nos permitirán dar mejores golpes en menor tiempo e incluso salir sin ningún problema de cualquier zona.

swindle_BANNER_KEYART

Ese es el problema de The Swindle, al depender tanto de las mejoras lo obliga a uno a volverse avaro en los robos y esa es la enseñanza del juego, ser avaro nos puede llevar a la ruina. Más de una vez por intentar robarme un fajo de billetes de más no vi una cámara o en su defecto un robot me vio y a gran velocidad de abalanzó sobre mí y perdí todo el dinero. Entonces uno puede ser hábil al entrar y salir pero si la situación radica en robar la mayor cantidad de dinero se pierde un poco el encanto. Por eso creo que el sistema de mejoras no fue bien implementado.

Otro problema es el ya mencionado sistema de desbloqueo de distritos, donde para avanzar tendremos que pagar. Según el juego, esto es un pase de autorización para poder ejecutar robos en otra zona, pero hay dos cosas particularmente curiosas en esta situación:

1. No entiendo por qué un ladrón habría de pagar por los beneficios de poder robar en otro distrito. El objetivo de un ladrón es obtener más dinero y no precisamente pagar por algo más.
2. No puedo ser la única persona que cree que parece un sistema de peajes igualito al que vimos en la película In Time de Andrew Niccol (sí, la de Justin Timberlake).

Lamentablemente, es inevitable pensar que este sistema fue implementado muy rápidamente y no muy bien; posiblemente podrían haber propuesto maneras más interesantes de avanzar de un distrito a otro como estrellas otorgadas al final de cada robo o cosas por el estilo, ya que cada peaje se hace más caro que el anterior y aunque cada distrito da buen dinero siempre tendremos que hacer al menos cinco robos para recuperar lo del peaje anterior.

Gráficamente The Swindle ofrece un estilo de arte muy peculiar y muy interesante. Al tratarse de una novela de tipo Steampunk, la ciudad de Londres victoriana se ve muy bella en los fondos, aunque esto no fue trabajo de Dan Marshall, Catherine Unger colaboró con el arte de niveles y uno que otro personaje.

Obviamente al ser Steampunk, se ven diversos elementos tecnológicos dentro del universo del juego como puertas blindadas o computadores que funcionan a base de humo, eso detalles agregan mucho gusto a la experiencia en el tema de la dirección de arte lo cual hace muy agradable y da cuenta de un bien planeado diseño del juego.

Un vez terminado el juego, es posible que queramos efectuar más robos para completar todas las mejoras y las cosas podrían ser más sencillas o tal vez más complicadas; el tema con esto es que como The Swindle nos presenta la única misión de robar The Devil’s Basilisk muchas veces repetir algunos robos por separado puede resultar poco llamativo, así que una mejor opción sería volver a comenzar el juego desde cero para volver a disfrutar toda la aventura, lo cual no es algo necesariamente malo, pero le quita algo de valor de rejugabilidad al título. Hubiera sido entretenido tener misiones adiciones además de la línea principal del robo de The Devil’s Basilisk.

The Swindle representa un roguelike muy bien ejecutado, con uno que otro problema que se pudo haber planteado de una manera mejor o más parecido a otros títulos del mismo genero. Con un excelente diseño de personajes y una gran dirección de arte representa una nueva propuesta interesante en un género que esta tomando mucha fuerza últimamente. Si disfrutan de juegos en los que pueden perder en el último minuto o que los ponga a pensar como efectuar un buen robo, The Swindle es para ustedes. Si no disfrutan del permadeath o no quieren madrear de vez en cuando, no deberían jugarlo. El juego tiene un costo de $15 dólares y se encuentra disponible en PC (Steam), PS3, PS4, PS Vita, Xbox One y Wii U.

La reseña de este juego fue hecha con una copia para PS3 y PS4 de The Swindle brindada por Curve Digital y Dan Marshall.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas