Conecta con nosotros

Cine y TV

The Last of Us (serie HBO), episodio 2: el beso del chasqueador

El amor en los tiempos del ‘cordyceps.’

Publicado

el

Después de una consistente fundación en el episodio 1 de The Last of Us, la serie nos empieza a introducir en la dinámica del duo protagonista formado por Joel y Ellie. En la primera secuencia del episodio 2 de la serie de HBO, The Last of Us vuelve a expandir el trasfondo de los juegos, con el inicio de la infección por cordyceps. En esta ocasión nos lleva hasta Indonesia unos días antes del brote a nivel global en 2003 (año de la serie).

Es en Yakarta, la capital y ciudad más poblada de Indonesia, donde conocemos el primer encuentro de una profesora de micología con el hongo cordyceps en humanos. Esta escena tiene varias repercusiones en la historia general de The Last of Us. No solo ayuda a fomentar el método de contagio impuesto por la serie, con zarcillos en la boca de los infectados. También reafirma la desgarradora conclusión en la introducción del primer episodio: no hay medicina, no hay vacuna, no hay salvación.

De paso conocemos que el primer brote se dio en una fábrica de harina y granos al oeste de Yakarta, el ambiente propicio para la evolución del cordyceps. La confusión y nervios de la profesora para comprender la situación, solo proyecta más la gravedad del asunto. Es ella misma quien sugiere la única vía posible ante la expansión del hongo mutado en humanos, bombardear la ciudad y a todos sus habitantes.

The Last of Us episodio 2

Estas escenas han sido un nada despreciable bonus para los jugadores que ya conocen la historia de cerca. Esperamos que los siguientes episodios hagan lo mismo y que podamos conocer un poco más sobre el mundo de The Last of Us fuera de Estados Unidos. Básicamente es el mismo dilema por el que pasaban producciones como The Walking Dead, cuya trama transcurría habitualmente en Estados Unidos. Exponer otras partes del planeta les hace bien.

Un detalle interesante sobre que el brote cordyceps se haya forjado en una fábrica de harina y granos, es que mucho antes del primer ataque ya estaba fuera de control. La cadena de distribución global hace mucho más fácil su expansión. Al ser un contagio vía oral o por mordida, es claro que estos productos fueron el principal medio de transporte internacional del hongo (incluso como llegaría a los vecinos de Joel). En el episodio 1, mientras Joel, Sarah y Tommy desayunan, mencionan en la radio manifestaciones en Yakarta.

La escena con la profesora en Yakarta transcurre el 24 de septiembre del 2003, así que estas manifestaciones y el inicio con Sarah y Joel tienen lugar dos días después como en el juego, el día del brote mundial crítico. Por lo tanto, para entonces Yakarta ya estaría sumida en los ataques de infectados y los bombardeos no darían espera. Dicha estrategia militar para ralentizar la epidemia sería aplicada por otros países, algunos con menos éxito que otros.

Episodio 2 de The Last of Us y remasterización del juego (2014).

Volviendo a Boston –Massachusetts– en 2023; Joel, Tess y Ellie dejan atrás la zona de cuarentena rumbo al capitolio. A diferencia del juego, donde la noche y una lluvia incesante hacen esta parte más incierta, la terna sale a explorar a plena luz del día. Boston fue una de las ciudades bombardeadas en Estados Unidos y 20 años después se ven todavía las consecuencias. La naturaleza ha recuperado parte de lo suyo y es en parte el encanto de los entornos en The Last of Us. El rascacielos derrumbado –The Goldstone Building– a un costado de otro es una referencia directa al juego.

En una entrevista previa, Neil Druckmann, director creativo del juego y coescritor de la serie, manifestaba el cambio más importante de la serie frente al juego. Una de estas escenas exteriores de la serie menciona las esporas, pero estas definitivamente no son un método de contagio en la adaptación de HBO. En su lugar, podemos ver una gran cantidad de infectados en estado de reposo a las afueras de los edificios de Boston. Prácticamente funcionan como un gigantesco sistema GPS de hongos.

Este sistema cordyceps interconectado queda claro en el episodio 2. Por debajo de la tierra las raíces (micelio) comunican en una suerte de «red social» a todos los infectados. Si algún infectado es atacado en un área cercana, una horda se abalanzará sobre cualquier perpetrador. Con intención de contaminarlo y ‘unirlo a la familia’. El contagio, sin embargo, requiere contacto directo de los zarcillos en la boca de los infectados. Sea de forma violenta con una mordida, o tranquila con un «beso» más parecido a respiración boca a boca.

The Last of Us episodio 2

En el episodio 2 de The Last of Us vemos desarrollarse un poco más la relación entre Joel y Tess con Ellie. A pesar de no conocerla, Tess actúa como una hermana mayor con Ellie. Protegiéndola pero a su vez enseñándole a sobrevivir en este nuevo mundo para ella. Por su parte, Joel es mucho más desconfiado y gruñón con Ellie, pero la actitud de Tess lo ayuda a entenderla mejor. Cuando los tres llegan al museo se enfrentan con el primer gran obstáculo: los chasqueadores.

De todo lo correcto que ha hecho la serie de HBO adaptando el juego de Naughty Dog, los chasqueadores (‘clickers’) son de sus puntos más altos. Visualmente apelan y maximizan el grotesco –y a la vez extrañamente bello– diseño de los juegos. En materia sonora causan el mismo escozor con sus quejidos y crujir, especialmente si usas audífonos o algún sistema de sonido potenciado. Los protagonistas no deben generar sonido si quieren sobrevivir, la única forma en que estas ciegas amenazas pueden ecolocalizar a sus presas.

Es increíble que después de tantos años y ramas del género zombi, con algunos más rápidos, otros más rabiosos y unos más inteligentes; The Last of Us diera con criaturas tan aterradoras como los chasqueadores. Esta escena en el museo contra un par de chasqueadores es una que los jugadores pueden identificar plenamente. Para los espectadores, sienta un precedente del peligro que representan, aunque no sea el único pero sí el más común.

«¡Como en el videojuego!»

Una vez en el capitolio de Boston nos encontramos con otro cambio respecto al juego. En lugar de soldados de FEDRA; Joel, Tess y Ellie se ven acechados por una horda de infectados y deben escapar. El juego ya nos decía que el papel de Tess era relevante pero lamentablemente corto. Teníamos la esperanza que la serie le diera mayor tiempo gracias a la interpretación de Anna Torv. Sin embargo, su despedida cambia drásticamente y es mucho más dramática. Un encendedor que no sirve cuando más lo necesitas y un infectado «cariñoso» cargan con el peso.

Aquí es cuando toma presencia cómo hay infectados que pueden actuar de forma no violenta si las víctimas no oponen resistencia. Al fin y al cabo lo que quieren es esparcir la infección cordyceps. Los créditos señalan al ‘hombre infectado besador’, razón por la que sí se puede definir como un beso la intrusiva e incómoda escena final. En el caso de Tess, era el tiempo que necesitaba para hacer volar todo, porque bombardear es la única solución como bien aseguraba la profesora de Yakarta. 🍄

The Last of Us se puede ver a través de HBO Max.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas