Conecta con nosotros

Videojuegos

Alienation – La reseña

¿Jugaron Dead Nation? Si la respuesta es ‘SI’, ya sabrán mas o menos como es este juego.

Publicado

el

Uno de mis juegos preferidos de la pasada generación es Dead Nation, un top-down shooter (o dual-stick shooter) en el que tenemos que explorar amplios escenarios llenos de zombies con el único objetivo de sobrevivir. El balance perfecto entre dificultad, acción y algo de angustia hizo que ese título quedara grabado en mi mente. Por eso no pude hacerme el desentendido cuando Housemarque, estudio detrás del mismo juego, anunció su IP de entrada a la PlayStation 4.

Para comenzar, Alienation es un título sin historia: solo tiene un contexto bastante cliché con el cual se nos introduce al juego. ¿De qué trata entonces? Fácil: una raza alienígena ha invadido la tierra y ahora es nuestro deber armarnos con nuestras mejores armas para sacar su ‘trasero’ de nuestro planeta.

¿Esto es algo malo? No precisamente, aunque si alguien está esperando una aventura narrativa he de aclarar que NO la va a encontrar en Alienation. Si bien a lo largo del juego nuestro pretexto de historia avanzará, lo cierto es que para el final nuestro mayor recuerdo no será el ‘profundo’ argumento, sino la gloriosa sensación de haber pisoteado tantos extraterrestres en el camino.

Tal como en Dead Nation, este es un top-down shooter en el que controlamos un personaje a través de entornos amplios. Sin embargo, con Alienation llegan un par de mecánicas nuevas que harán de este título algo más complejo de lo que parece.

Alienation (4)

Primero, hay un sistema de clases que nos permitirá hacernos con tres personajes MUY distintos: el Tanque, el Bio-Especialista y el Saboteador. Cada uno de ellos tendrá habilidades diferentes y estas servirán para progresar a lo largo de la campaña, ya que unos podrán hacer más daño, mientras que otros se encargarán de la salud. Además, cada árbol de habilidad tendrá sus propias ramificaciones y ello también nos dará ciertas ventajas que caerán bien tanto en el modo solitario como en el cooperativo.

Ahora, el segundo elemento que integra Alienation es el ‘loot’. Quizá la palabra como tal espante a algunos al pensar que deberán ‘grindear’ por horas para tener un arma valiosa. No obstante, eso no sucede en este juego pues con el progreso de la campaña las armas irán cambiado frecuentemente. Eso sí, el ritmo se acelera si jugamos en cooperativo pues no solo aumenta la dificultad de la misión, sino que también incrementa la cantidad de experiencia que podemos ganar.

A diferencia de Dead Nation, Alienation puede jugarse de a cuatro jugadores en forma cooperativa. Como dije, esto no solo incrementa la dificultad de las misiones dada la mayor cantidad de enemigos en pantalla, sino que también nos otorga más experiencia, lo cual nos permitirá avanzar más rápido en nuestro árbol de habilidad según el personaje que controlemos.

Alienation (1)

Aun así, sea cual sea el modo de juego que escojamos, la estructura de las misiones en Alienation será la misma: llegaremos a una zona desolada con una serie de objetivos variados que deben completarse antes de que concluya la misión. Esto se traduce a explorar zonas ocultas, activar torretas de defensa, eliminar a un grupo de alienígenas y, por supuesto, llegar al área de extracción, lugar que debemos proteger de cualquier amenaza.

Además de los objetivos principales, cada misión tendrá un par de eventos secundarios que servirán para incrementar nuestra experiencia y la dificultad de la misma, pues podemos optar por eliminar al sub-jefe de una zona (aunque por escenario podrían llegar a ser cinco) o entrar en combate con otros enemigos en un modo de juego tipo horda en áreas específicas.

De cierta forma, Alienation se puede considerar como un sucesor espiritual de Dead Nation pues la mayoría de mecánicas que están inspiradas en este juego, tal como la alta interacción con elementos del entorno y la gran cantidad de enemigos en pantalla, se ven beneficiadas por la tecnología de la PlayStation 4.

Alienation (1)

Desafortunadamente no todo es perfecto en Alienation. En lo que respecta a la campaña, tanto en solitario como en cooperativo, esta puede llegar a ser repetitiva tras unas horas de juego dada la estructura de las misiones y los entornos familiares que visitaremos. Por eso mismo, afecta un poco que no se puedan explorar a gusto las tres clases pues, aunque estas se comportan diferente, la experiencia detrás de cada misión será la misma.

No obstante, si hay algo que aplaudir en este juego es su sencillo pero impresionante apartado gráfico. Quizá el diseño de los personajes principales es algo genérico, pero en cuanto a ambientes y efectos especiales, Alienation brilla por su calidad. No solo por los detalles y la forma en que reacciona el entorno a nuestro paso, sino porque la intensa acción que se desarrolla en pantalla NO afecta el desempeño del título, manteniendo así una tasa de cuadros por segundo siempre estable.

A su forma, Alienation es un juego con un alto nivel de rejugabilidad. No por historia, sino por diversión, especialmente si estamos jugando con algún conocido de forma cooperativa. Por cierto, este modo también puede jugarse de forma local, aunque solo con dos jugadores. Con todo lo mencionado, y sin olvidarnos de los extremos niveles de dificultad, tenemos un paquete que podremos disfrutar por bastante tiempo a pesar de sus falencias.

Alienation es un juego que sin duda disfrutarán aquellos que jugaron Dead Nation. Como ya dije, la esencia de las mecánicas está en el diseño de niveles, la interacción con el entorno, el amplio arsenal de destrucción y los combates extensos llenos de acción y enemigos por montones, de los cuales algunos serán enormes. No es un producto perfecto y llega a ser repetitivo, pero elementos como el juego cooperativo local/online son apartados que hacen de esta ‘secuela espiritual’ un título extremadamente divertido y desafiante.

Reseña hecha con una copia de Alienation para PlayStation 4 provista por PlayStation Latinoamérica.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas