Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

Iron Man VR – Reseña

“¿Quieren mi propiedad? No la tendrán. Pero les hice un gran favor: yo privaticé la paz mundial.”

Publicado

en

Iron Man se elevó fuertemente en la cultura popular gracias a su primera película en el Universo Cinematográfico de Marvel en 2008, misma que abrió la puerta a tres fases de producciones ininterrumpidas durante el lapso de más de una década. Sí, nació en los cómics, tuvo series animadas, videojuegos, juguetes, pero su nombre nunca pesó tanto como cuando el actor Robert Downey Jr. se apropió con creces de su interpretación.

Específicamente en los videojuegos y con excepción de la versión LEGO, Iron Man nunca había sido tan afortunado como con esta reciente entrega del desarrollador Camouflaj, distribuida por Sony Interactive Entertainment en exclusiva para el sistema PlayStation VR compatible con la familia PlayStation 4. No es fácil vender de entrada la idea que la sola consola de Sony no es suficiente, sino que necesitas obligatoriamente un periférico adicional como las gafas de realidad virtual de la compañía. Pero con el acorazado escarlata ciertamente encontramos una razón de peso en el catálogo de PlayStation.

Esta es una versión completamente independiente de otras presentadas con anterioridad. Encontramos elementos inspirados en los cómics, por supuesto, pero mucho del ADN de las películas de Marvel Studios se puede apreciar en las capas superficiales de Iron Man VR, reconociendo la clara importancia del Vengador fundador en la cultura pop actual. Especialmente con su decidido desenlace en Avengers: Endgame. Dado que los juegos basados en las películas de Iron Man no tuvieron los mejores resultados en el pasado, esta es una nueva oportunidad para levantar vuelo, sin necesariamente estar conectado con otro juego distribuido por Sony como Marvel’s Spider-Man.

Si a veces tienes que correr antes de caminar, no te imaginas lo que te espera en la piel de Tony Stark.

Iron Man (2008, Marvel Studios, Paramount Pictures)

“Trátame bonito, es mi primera vez”

La tecnología de realidad virtual es un arma de doble filo cuando se trata de videojuegos, pues no todos los títulos son apropiados para ello. Sea por el género o el manejo de colores, los simuladores son aquellos que más se ajustan a esta modalidad de juego. En ese sentido técnicamente nos encontramos ante un simulador del ‘hombre de hierro.’

Poner a los jugadores en los ojos de Stark se siente como lo que en su momento ocurriera con Samus en Metroid Prime, pero la enorme diferencia yace en la capacidad de usar a PS VR como replica interna del casco de Iron Man y dos controles PS Move como cada uno de los repulsores/propulsores. El torso superior de Iron Man es todo lo que necesitamos para desplazarnos en el aire como el acorazado invencible, mientras que en el rol de Tony a través de su mansión hacemos uso de la tradicional teletransportación que ofrecen los títulos VR.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Que solo usemos los controles PS Move para controlar todo en el juego simplifica el proceso de aprendizaje, mientras que el uso de los mismos para volar y atacar es realmente intuitivo con los gatillos y el botón central, respectivamente. Ya que desde el principio somos entrenados en el uso de la armadura, puede resultar en un golpe fuerte para quienes sufren de mareo de movimiento o no estén acostumbrados a los juegos en realidad virtual. Lo mejor es quitarse de inmediato las gafas VR en caso de nauseas o malestar, pero ya que el 80% del tiempo está Iron Man en el aire, no sería una experiencia definitivamente viable.

Parte de esto es provocado por el hecho de mover la cabeza para girar en un ángulo de 360 grados, así que para aliviar el mareo que pueda producir dicha acción, es recomendable en su lugar usar dos botones laterales en cada PS Move y realizar giros instantáneos de 45 grados cada uno. La imagen se desvanece rápidamente y vuelve a aparecer en la nueva posición, suavizando así una transición que con movimiento natural afectaría más la cabeza. Sufrir esta condición en un juego donde se siente tan real ser Iron Man es lamentable, pero es responsabilidad de los desarrolladores ofrecer mayores opciones de accesibilidad y mucho más cuando se trata de realidad virtual.

Tales opciones no existen en el juego de Camouflaj más allá de lo mencionado, y si bien es cierto que no todas las personas sufren de mareo de movimiento o vertigo, si se ve afectada una buena porción de sus potenciales usuarios. Ya que fue concebido con el objetivo de ser experimentado con PS VR, tampoco es posible hacer uso exclusivo de los controles PS Move y la cámara mirando únicamente al televisor. PlayStation VR no es opcional, Iron Man VR incluso se ofrece en ‘bundle’ con el periférico como un título estrella o “vende sistemas”, pero hubiese sido agradable tener la posibilidad de elegir.

“El traje y yo somos uno”

Para tener cerca de 10 años, los controles PS Move se acoplan perfectamente al PS VR para emular los brazos y manos de Iron Man, dándoles una utilidad raramente alcanzada en PS3. Esta sincronía no se lograría sin la certera interfaz bajo la máscara de hierro y una personalización de armadura a la que tenemos acceso en la mansión de Tony (Malibú), también parecida a su contraparte fílmica. Ésta funciona como un hub entre misiones, mientras en el garaje podemos añadir arsenal secundario a la armadura como misiles inteligentes, bombas, o cambiar de modelo por algún otro desbloqueado.

La cantidad de trajes no es tan generosa como en Spider-Man de PS4, pero al fin y al cabo en Iron man VR solo vemos los brazos y la pechera –cuando agachamos la mirada– así que tampoco es una gran pérdida.

Con la posibilidad de abordar los diferentes capítulos a pie y en 360 grados, siempre va a ser más aconsejable hacerlo sentado pero procurando un espacio despejado en forma de cono entre la cámara y el asiento, sin obstáculos. El mínimo movimiento fuera de la “zona de juego” provoca lecturas equivocadas de los brazos de Tony, con lo que agarrar un simple objeto de una mesa resulta una odisea. La historia, un tanto simple, se nos sirve de manera lineal entre el inicio de Tony Stark como Iron Man y un fantasma del pasado que busca venganza cinco años después, Ghost, enemigo original de los cómics.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las misiones nos llevan a varias locaciones del globo –o el Helicarrier de S.H.I.E.L.D.– y es en lugares como estos donde notamos los sacrificios hechos a favor del vuelo libre. Solo por mencionar a Shanghái, se nos da la excusa de un toque de queda general para argumentar el vacío de las calles, mismas en las que si decidimos aterrizar para observar de cerca, parecen de dos generaciones atrás en su rebosante escasez. Es comprensible que no quisieran dedicar detalles a este aspecto dada la naturaleza voladora de Iron Man, pero termina afectando la imagen general del juego.

Si eso hubiese ayudado a reducir los tiempos de carga también habría sido aceptable, pero Iron Man VR sufre por tener que contar una historia fragmentada por estos mismos, pese a las actuaciones decentes y un buen doblaje latino –el argentino Javier Gómez es Tony Stark, con un timbre de voz muy parecido a Idzi Dutkiewicz–. Los constantes tiempos de carga entre interludios y misiones rompen el ritmo narrativo y lo hacen un título pesado para una ya antigua consola en el final de su generación (¡7 años!). Aunque gráficamente despliegue lo justo para un juego de realidad virtual, sin sobresalir. Donde si se notan los esfuerzos es en los dedos de la armadura e incluso en los de Tony, así como en los complementos mecánicos marca Stark.

Iron Man VR
7.8/10 Nota
Lo que nos gustó
-¡Tú eres Iron Man!
-Practicidad para volar y atacar al tiempo.
-Apropiado uso de controles PS Move.
-Repulsores, unirayo, misiles, bombas, FRIDAY, todo el arsenal Stark.
Lo que no nos gustó
-Olas y olas de drones enemigos.
-Predecible historia.
-Muchos tiempos de carga.
-Si eres sensible al mareo, el juego no es una experiencia grata.
En resumen
No hay otro juego del Vengador de titanio y oro que lo comprenda tanto como Iron Man VR. La primera persona le queda al personaje como traje de diseñador a Tony, pero su dependencia del VR es lo que termina por pasarle factura. En el papel es una idea sin falla encarnar a Iron Man en realidad virtual, como si se tratara de una aventura cinematográfica más. Pero la ejecución y su misma tecnología no permite largas jornadas de juego, divide la trama y la une por medio de incómodas pantallas de carga. En los momentos de acción que acierta logra ser inmersivo, en verdad te sientes Iron Man. Sin embargo, cuando el mareo de movimiento ataca, lo único que puede ayudar es el jengibre.

Reseña hecha con una copia digital de Iron Man VR para PlayStation 4 brindada por Sony Interactive Entertainment.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas