Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

[Opinión] The Division y la ‘fantasía’ de la pandemia apocalíptica

¿Por qué estamos obsesionados con las historias de virus que causan el fin del mundo?

Publicado

en

The Division pandemia

Primero fueron los reportes de una nueva y agresiva enfermedad. Una potente gripa que se está esparciendo rápidamente. Nadie presta mucha atención. Comienzan las muertes, “pero eso es normal”. Los expertos salen a pedir a la gente que tengan cuidado, traten de minimizar el contacto con los demás y se queden en casa, pero los tachan de alarmistas. Después de todo, “es simplemente una gripa”. Cuando comienzan las cuarentenas, los muertos se cuentan por miles y la economía se desploma, es demasiado tarde. El virus está entre nosotros.

¿Coronavirus? No, no estoy hablando del mundo real. Estoy hablando de la historia de The Division y su secuela. Sin embargo, comprendo por qué pensaron que estaba hablando del mundo real. Las comparaciones son inevitables.

En The Division y The Division 2 controlamos a un agente especial del gobierno tratando de restaurar el orden en un Estados Unidos postapocalíptico. El virus conocido como ‘la gripa del dólar’ afectó al 95% de la población, acabando con toda la estructura social y gubernamental. Las calles se volvieron campos de batalla en los que la ley del más fuerte determina quién se queda con recursos críticos como comida, agua potable y medicinas.

The Division virus

A pesar de las comparaciones, la pandemia del COVID-19 —con los terribles efectos que ha tenido en la sociedad y la economía— no ha tenido repercusiones tan catastróficas como las vistas en esos juegos. La sociedad no ha colapsado, la ley se mantiene y las líneas de suministros siguen operando. Aun en las peores circunstancias, es poco probable que esto cambie. El porcentaje de muertes por coronavirus está entre el 2% y el 3%. No se convertirá en un escenario apocalíptico.

The Division es solo un ejemplo de la forma en que la cultura popular está obsesionada con ‘el peor de los casos’. Las historias sobre pandemias en el cine, televisión, videojuegos, cómics y literatura rara vez se alejan de escenarios catastróficos en los que presenciamos el fin de la civilización tal como la conocemos. Usualmente, el resultado son hordas de zombis o infectados que se les parecen, como hemos visto en Exterminio, La Danza de la Muerte, The Last of Us y las películas de George A. Romero. Pero incluso en las obras en las que estos virus ‘simplemente matan’, podemos esperar que el resultado sea un mundo sin ley ni orden.

Hay muchas razones por las que este tipo de historias son tan populares. Para comenzar, ofrecen una fantasía de poder muy específica. Hay quienes dicen extrañar —más bien, creen que extrañan— “las épocas en que los hombres eran verdaderos hombres” y quieren que la sociedad regrese a los tiempos en que los más fuertes eran quienes mandaban. El rechazo que hay hacia la cultura moderna y el consumismo también crea fantasías de ‘acabar con todo’ y volver a empezar. Por alguna razón, hay una parte de nosotros que considera que una vida más simple de ‘matar o morir’ es preferible a lo que tenemos hoy en día.

Mad Max: Furia en el camino
¿Un mundo mejor?

Por supuesto, no son más que fantasías. Son realmente pocos quienes quieren deshacerse de las comodidades que nos ofrece la vida moderna en sociedad. Pero The Division y otras historias similares nos permiten vivir esa idea desde la seguridad del hogar.

Pero hay otra fantasía que se cumple en esta clase de obras y que sale a relucir en el video inicial de The Division 2.

¿Tenían algún arma? ¿Tenían sus vecinos?

En Estados Unidos, las armas de fuego son una epidemia mayor que el mismo coronavirus. Hay más de 390 millones de armas de fuego en manos de civiles en ese país. Según un artículo de The Washington Post, a finales de 2018 habían más armas de fuego que personas en toda la nación

Con esos números, no resulta extraño que los disparos sean la mayor causa de muerte en ese país. Sin embargo, los gringos han creado una cultura en la que sueñan con poder usar masivamente sus pistolas y rifles. Un mundo en el que una pandemia trajo a las calles la ley del más fuerte o las llenó de zombis, es perfecto para satisfacer la fantasía de apretar el gatillo con aparente justificación divina.

En los juegos de The Division, las armas de fuego lo son todo. Los miles de botines que encontramos en una partida tienen todas clase de rifles, pistolas, escopetas y demás. Los accesorios sirven para mejorar nuestra puntería o nos permiten disparar más rápido. La ropa que encontramos nos hace ver bien, pero antes que eso debemos mirar cuánto aumenta nuestra protección contra las balas de los enemigos.

La pandemia del la gripa del dólar dio paso al Estados Unidos con el que fantasean aquellos que acumulan armas en sus sótanos y armarios. Si no es eso, es un gobierno de izquierda que asciende al poder para ‘ponerse en contra de las personas comunes’ o una invasión de México, China o Rusia. Estas son las excusas que los coleccionistas bélicos se repiten a sí mismos para excusar sus ganas de presionar el gatillo.

The Division

Mientras tanto, en el mundo real, incontables vidas se han salvado gracias a las órdenes de permanecer en cuarentena. Algunos poseedores de armas de fuego en Estados Unidos han salido a las calles para protestar contras estas medidas argumentando que ‘atentan contra su libertad’. Obviamente, lo hacen llevando sus armas de fuego con ellos. Es como si inconscientemente estuvieran tratando de crear el mundo que les permitirá usarlas.

Durante mi aventura en The Division 2que definitivamente es un juego muy político— he podido poner atención a algunos de los infaltables documentos y grabaciones que muestran cómo era la vida antes de la pandemia. No se diferencian en nada de las conversaciones casuales que escuchamos hoy. Un CEO diciéndole a su compañero de negocios que las cosas se calmarán “igual que pasó con la gripa porcina”, un teórico de la conspiración alegando que el virus es un invento del gobierno y un presidente desesperado sin saber cómo lidiar con la situación.

Una de estas grabaciones me afectó personalmente. Una mujer angustiada hablando con su madre por teléfono, tratando de convencerla de que no salga a la calle para que no corra riesgo de infectarse. Este momento tan real me transportó por un momento a un mundo en que hombres armados entran a los supermercados a tomar las pocas provisiones que quedan mientras disparan a quienes traten de llevarse aunque sea un pedazo de pan.

Yo no tengo un arma de fuego ni pienso tenerla (ni puedo, la ley de Colombia, afortunadamente, prohíbe a los civiles portarlas). ¿Qué haría en un caso así? Vuelvo a la realidad y me calmo. Tengo plena confianza en que las cosas no llegarán a ese nivel. Es solo una fantasía. The Division 2 es solo una fantasía.

Publicidad
1 comentario

1 comentario

  1. Albert Cardenas

    abril 29, 2020 en 20:45 pm

    La gran mayoría de los gamers de shooters siempre piensan que serán sobrevivientes de un apocalipsis zombi, porque han jugado muchos de estos juegos y no contemplan las verdaderas probabilidades de la vida real, y al aplicarlo a la vida diaria no dudarían ni 5 minutos.

    Aunque en The Division es impresionante como se planta estratégicamente un virus en el dinero y se propaga un Viernes Negro, asegurando que la rotación sea al máximo.

Deja tu comentario

Además no te pierdas

A %d blogueros les gusta esto: