Síguenos en nuestras redes

Manganime

Dragon’s Dogma – Impresiones

La serie tiene algunos pecados por expiar.

Publicado

en

Dragon's Dogma

Gracias al rotundo éxito que tuvo Castlevania, Netflix decidió capitalizar en más series animadas basadas en populares videojuegos. El siguiente título en la receta es Dragon’s Dogma, basado en el juego de rol de Capcom. A diferencia de Castlevania —la cual fue producida por Warren Ellis y Avi Arad— Dragon’s Dogma es una serie de anime desarrollada por el estudio de animación Sublimation, cuyo director, Shinya Sugai, ha tomado el mando de otros productos del estudio como Walking Meat.

Tal como lo mencionamos en nuestra sección “¿Cuál es la gracia de Dragon’s Dogma?”, la serie tiene un comienzo similar al de los juegos. La historia se centra en Ethan, un cazador que vive en el pueblo de Cassardis, junto a su esposa embarazada Olivia y Louis, un chico huérfano que visita a la pareja frecuentemente. En un día normal, un imponente dragón llega a Cassardis a reducirlo todo a cenizas y a devorar cuanto humano se atraviese.

Dragon's Dogma

Olivia y Louis caen víctimas del ataque indiscriminado del dragón, ante la mirada de un enfurecido Ethan, quien se va de frente a enfrentar a la bestia. Aún con lo inútil de su ataque, el dragón ve la valentía en el interior de Ethan y le arranca su corazón, convirtiéndolo en un Arisen, un ser destinado a enfrentar y matar al dragón. Con el despertar de un nuevo Arisen, aparece Hannah, una peona cuyo propósito de su existencia es ayudar en su campaña a Ethan.

Con apenas siete episodios, Dragon’s Dogma peca de ser increíblemente formulaica. Cada uno de los episodios representa en cierta forma uno de los siete pecados capitales, ya sea en la forma de un monstruo, o en el comportamiento de los personajes en los que los protagonistas encuentran en su camino. La estructura del episodio sigue el mismo patrón: encuentro, historia, pelea con monstruo, despedida.

Dragon's Dogma

Los personajes secundarios son tan pasajeros que apenas hay el tiempo suficiente para empatizar con ellos. Tal vez porque los productores querían enfocarse más en la decadencia de Ethan en su cruzada por encontrar y matar al dragón. La relación entre Ethan y Hannah es estrictamente de Arisen y peona, pero Hannah tiene una evolución en su carácter en el que de verdad se preocupa por Ethan sin un interés romántico. De otra forma, la relación sentimental se vería forzada.

Dragon's Dogma

El estilo de animación de Dragon’s Dogma es un punto que a los más puristas de la animación japonesa no les va a agradar por estar implementada en CGI. Los movimientos faciales de los personajes producen cierto desconcierto por ese acercamiento al valle inquietante, cortesía de la animación por computador.

Eso sí, las escenas de acción y combate están muy bien desarrolladas y la serie no tiene reservas en mostrar contenido para adultos. La sangre y el sexo están a la orden en la mayoría de episodios, como para romper un poco esa fórmula de la que anteriormente hablamos.

Es probable que los fanáticos que habían explorado antes el mundo de Dragon’s Dogma en el videojuego se sientan un poco estafados por la falta de locaciones y consistencia en la trama que ofrecía Capcom en su producto. Inversamente, los que han visto la serie sin haber tocado el juego, puede que les despierte un poco de curiosidad de cómo se desempeña en el universo interactivo.

Para concluir, Dragon’s Dogma resulta un producto decente pero que se queda corto para cerrar adecuadamente la experiencia. Tal vez con un poco más de tiempo en los episodios se podría contar una mejor historia, y en el caso de haber más temporadas, explorar los rincones de este reino que Capcom desarrolló por más de cinco años. Veamos si Netflix puede subir la apuesta con otra adaptación de algún otro videojuego.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas