Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

Ken Levine: ¿qué fue del creador de la franquicia BioShock?

¿Qué pasó con este diseñador? He aquí la historia de Ken Levine, el hombre que estuvo en la cima de la industria de los videojuegos.

Publicado

en

Aunque nació en Nueva York en 1966, Ken Levine vivió una buena parte de su juventud en Nueva Jersey. Desde su infancia, Levine fue un ávido fanático de los cómics de superhéroes y el cine de ciencia ficción. Como era común para alguien con sus gustos, no era muy popular. Afortunadamente, su afición por Calabozos y Dragones lo llevó a descubrir su primer grupo de amigos y su pasión por la narrativa y las historias. Los videojuegos no tardaron en sumarse a sus aficiones después de que sus padres le regalaran una Atari 2600 para celebrar su Janucá.

En ese entonces, nadie sabía que Ken Levine se convertiría en uno de los diseñadores más importantes de la industria de los videojuegos. A pesar de ello, este personaje se ha desvanecido del ojo público en los últimos años. Este artículo tiene como fin rastrear sus pasos por la industria de los videojuegos para ver dónde se encuentra y qué está haciendo.

Los humildes comienzos de Ken Levine

Tras graduarse en dramaturgia con una especialización en artes en Vassar College en 1988, Ken Levine se trasladó a Los Angeles para perseguir una carrera como guionista. No fue hasta 1995 que fue contratado por Looking Glass Studios. Ahí fue donde Levine sembró sus primeros pinitos en la industria de los videojuegos trabajando al lado del diseñador veterano Doug Church para establecer la historia y universo de Thief: The Dark Project (1998).

Tras su trabajo en Thief: The Dark Project, Levine abandonó Looking Glass junto con dos compañeros —Jonathan Chey y Robert Fermier— para fundar su propio estudio: Irrational Games. Su primer juego fue el aclamado System Shock 2 (1999), un híbrido entre RPG y FPS desarrollado con la ayuda de Looking Glass. Este título —secuela de System Shock (1994), creado por Looking Glass— tuvo a Levine como principal guionista y diseñador.

En los años posteriores, Irrational Games desarrolló los RPG tácticos Freedom Force (2002) y Freedom Force vs The 3rd Reich (2005). También desarrolló Tribes: Vengeance (2004) y SWAT 4 (2005), en los que Levine ejerció respectivamente como escritor y productor ejecutivo.

Aunque todos estos títulos gozaron de éxito crítico y comercial, no fue hasta 2007 que Irrational Games y Ken Levine se alzaron hasta la cima de la industria de los videojuegos.

BioShock: la gallina de los huevos de oro

En medio del desarrollo y lanzamiento de los últimos tres títulos mencionados, Irrational estaba trabajando en su proyecto más ambicioso: BioShock (2007), un sucesor espiritual de System Shock. En medio de las múltiples revisiones que recibió la premisa y la jugabilidad, Irrational fue comprado por Take-Two Interactive en 2006. El año siguiente, poco antes del lanzamiento de BioShock, Irrational cambió su nombre a 2K Boston y 2K Australia.

La mayoría conoce lo que siguió: BioShock se convirtió en un gran éxito comercial y crítico que puso a Ken Levine en el panteón de los mejores diseñadores de la industria de los videojuegos. Por supuesto, 2K Games —distribuidor filial de Take-Two Interactive— sacaría provecho a la popularidad de BioShock en la forma de una secuela. Esta no fue desarrollada por el equipo de Levine, sino por 2K Marin. Si bien no vendió tan bien como Take-Two esperaba y hubo un consenso crítico de que no era tan bueno como el título original, BioShock 2 (2010) fue bien recibido por la crítica y fue un éxito comercial con más de 3 millones de copias vendidas.

Por supuesto, este no fue el fin de la franquicia. De hecho, Ken Levine y su equipo no desarrollaron BioShock 2 porque estaban ocupados en el desarrollo de un proyecto con una nueva ambientación. El desarrollo de “Infinite” comenzó en 2008, pocos meses después del lanzamiento de BioShock, con Levine nuevamente ejerciendo como director y guionista.

Si bien nuevamente hubo un consenso de que no era tan bueno como el primer juego, BioShock Infinite (2013) fue un completo éxito comercial sobre su predecesor y fue alabado por la crítica. A pesar de su buen desempeño, BioShock Infinite es la última entrega de la serie.

El fin de Irrational Games y el inicio de Ghost Story Games

BioShock - Ken Levine

En 2014 —un mes antes del lanzamiento del segundo episodio de Burial at Sea, el segundo DLC de BioShock Infinite—, Levine anunció que Irrational sería clausurado. También dio a conocer que quince miembros del equipo se quedarían con él para enfocarse en la creación de juegos exclusivamente digitales con enfoque narrativo. Aunque Levine tenía planeado comenzar desde cero, Take-Two lo convenció de iniciar su nueva empresa con su mecenazgo.

En una entrevista con la revista Rolling Stone, Levine explicó que el estrés de administrar el desarrollo de BioShock Infinite afectó su salud y su vida social. En vez de quedarse y eventualmente dirigir un BioShock aún más masivo, Levine optó por alejarse de la franquicia.

El 23 de febrero de 2017 se reveló que Irrational Games pasaría a llamarse Ghost Story Games. Levine actualmente ejerce como presidente y director creativo. Con la ayuda de doce empleados que trabajaban en Irrational, Levine está desarrollando un misterioso proyecto.

Un nuevo proyecto con posibilidades ilimitadas

Ken Levine - BioShock

Aunque carece de título y fecha de lanzamiento, el proyecto de Ken Levine involucra el concepto de «Legos Narrativos». En una entrevista con Get In Media, Levine lo definió:

“Es un escenario o una situación en la que un montón de cosas pueden resultar. Es más parecido a un programa de televisión que una película.

[…]

Hay unos elementos potenciales en este escenario: ¿Quiénes son los personajes? ¿Cuáles son los conflictos? ¿Qué puede hacer el jugador para empujar y sacar a los personajes de ciertas situaciones? Se trata de una gran colección de personajes y sus deseos conflictivos.

[…]

El encontrar personajes interesantes, con un conjunto de deseos conflictivos que se sobreponen entre sí, y dejar que el jugador sea libre para afectar a los habitantes del mundo es algo que encontramos muy interesante. No creo que vaya a funcionar si ves la narrativa como una historia lineal o como un montón de ramas. Tienes que desglosar los impulsos narrativos, convertirlos en piezas coherentes y hacer que estas interactúen entre sí de formas interesantes…”.

Ken Levine

Esta explicación de los «Legos Narrativos» coincide con la revelación de que el próximo juego de Levine será un simulador inmersivo. Esto se dio a conocer por medio de una oferta de trabajo de Take-Two Interactive. Sin embargo, Levine también ha dado a conocer que su próximo título beberá bastante del género FPS. Sin embargo, también ha citado Dark Souls, Middle-earth: Shadow of Mordor y Civilization como inspiraciones para su futuro juego.

A través de su cuenta en Twitter, Levine ha dicho que el juego se ambientará en un pequeño mundo abierto. También ha mencionado que será muy rejugable, mas no ha especificado cómo. Involucrará temas como la inteligencia artificial y lo que significa ser programado.

¿BioShock sin Ken Levine?

Hace unos cuantos meses, 2K Games anunció la creación de un estudio que será responsable de desarrollar la próxima entrega de la franquicia BioShock. Este se llama Cloud Chamber y es dirigido por la veterana Kelley Gilmore. Desafortunadamente, tal como aseguró Levine en 2016, el creador de la franquicia no estará involucrado en el desarrollo.

Por el momento se sabe que el juego tendrá a Hoagy de la Plante como director creativo y Jonathan Pelling como director de arte. No se sabe si transcurrirá en Rapture o Columbia.

¿Qué depara el futuro a Ken Levine? ¿Volverá a revolucionar el panorama de los videojuegos como lo hizo en 2007? Aunque no tenemos respuesta para estas preguntas, cruzaremos los dedos para que pronto podamos saber más sobre lo que está cocinando.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas