Conecta con nosotros

Videojuegos

SUPERHOT – La reseña

Un juego que desea dar un giro de tuerca al género de shooters, o mejor, hacer el inverso de lo visto tradicionalmente.

Publicado

el

La definición de acción en videojuegos normalmente se relaciona con el volumen, velocidad y tamaño de los momentos cinematográficos de un combate; imaginamos la escena perfecta rodeados de explosiones impresionantes y ritmo frenético. Pero SUPERHOT quiere dar un cambio a esta percepción, dando un giro de tuerca al género de shooters, o mejor, haciendo el inverso de lo visto tradicionalmente. El resultado: repleto de aciertos.

Es difícil clasificar a SUPERHOT como un título enteramente shooter en primera persona. Si bien es cierto que la mecánica incluye disparar a diferentes enemigos, hay algunos toques que lo convierten en un juego más táctico y de puzzles, en especial un factor: el tiempo se hace más lento cuando NO movemos a nuestro personaje, un aficionado a los videojuegos que obtiene acceso no autorizado a un programa secreto en fase de prueba.

Si, SUPERHOT tiene una historia, algo que me sorprendió puesto que tuve la oportunidad de probar la versión para navegador ofrecida después de completarse su primer prototipo en una maratón de desarrollo tipo Game Jam. La forma del relato es simple pero con genial ejecución; no daré muchos adelantos acerca del argumento pero mezcla elementos dignos de John Woo con cyberpunk y dilemas tecnológicos como la privacidad de datos, y no tiene ningún reparo al romper la cuarta pared para juguetear con nuestra curiosidad tanto en los escenarios como en el uso de los menús principales. Debo decir que no es una campaña extensa (en máximo tres horas la superas) y los niveles en los que se desarrolla sirven como un tutorial donde aprendemos las mecánicas de juego.

SUPERHOTRev_2

Volviendo a eso, SUPERHOT no se trata de disparar y correr. En el título la clave será parar, revisar la posición del enemigo y la trayectoria de las balas que ha disparado (las cuales dependen del armamento), trazar nuestra nueva ruta de ataque o defensa y ejecutar. Al estar quietos todo el mundo pasa a un estado de cámara lenta pero todo se acelera tan pronto movemos el puntero o caminamos. Las armas no se pueden recargar así que nos vemos obligados a robarlas de la mano del enemigo, usar nuestros puños o lanzar objetos del escenario para evitar que los pistoleros nos disparen.

Hacia el final de la campaña y como herramienta para los demás modos de juego encontramos un poder llamado HotSwitch: con él podemos elegir un enemigo para «cambiar de cuerpo». Esta especie de posesión tecnológica es útil cuando nos encontramos rodeados o sin municiones, pero tiene el inconveniente de necesitar un tiempo de recarga. Si sumamos esto a las demás mecánicas encontramos una dinámica de táctica ligera, poniendo a prueba nuestra agilidad mental sin importar a qué velocidad corra el tiempo.

Ahora dirás: «si la campaña dura dos o tres horas, ¿qué me puede hacer sentir adicto a esta propuesta?» Pues bien, SUPERHOT presenta una variedad de modos de juego que te harán buscar el mejor récord posible o resistir al máximo para sobrevivir. Aparte de permitirnos superar cada nivel del modo historia de manera individual tenemos a Endless, que te lanza hordas de enemigos hasta que mueras o cumplas un puntaje según el tiempo que tome eliminar una cantidad concreta de rivales; también está Challenges, que debes cumplir de manera específica mediante variaciones de la historia, como usar sólo una espada durante varios niveles consecutivos.

Otra cosa que rompe el molde es su estilo visual, que no apunta ni al hiperrealismo de los shooters convencionales ni a un estilo retro que ya empieza a mostrar desgaste. SUPERHOT utiliza un esquema minimalista, casi básico, donde el color queda destinado a los elementos con los que interactuamos y a los enemigos, primando las escalas de grises en el escenario y manteniendo una limpieza higiénica en pantalla, rota por momentos cuando matamos a los rivales que caen como cristales resquebrajados. Podría añadir que no agota para nada la vista ni la concentración, de hecho el uso de la paleta escogida resulta relajante; algo similar pasa con el apartado sonoro, sencillo pero suficiente para dar el grado correcto de inmersión.

Tal vez por esto SUPERHOT resulta refrescante dentro del género gracias a su sencillez visual, sus mecánicas de rápido aprendizaje y el deseo de los desarrolladores de no exagerar en ningún frente. Las herramientas son suficientes, los escenarios tienen un trazado excelente, los enemigos se comportan de manera justa, y no hay saturación en una historia que no requería más tiempo para ser contada. Todo fue construido en un aparente paquete pequeño y elegante que entrega una gran cantidad de diversión, e incluso reflexión.

SUPERHOT es como su nombre: sencillo, directo y elegante; mostrando apenas una contradicción en el sentido que es un juego donde importa mucho tener la cabeza fría para resolver sus niveles. Este título nos permite ver que hay lugar para usar algunos elementos comunes de los juegos de disparos de forma tal que entreguen una visión completamente diferente, donde es más importante la paciencia y el dominio de la situación en pausa, y sin comprometer el elemento más importante de un videojuego: la diversión.

Reseña realizada con una copia de SUPERHOT para PC brindada por The SUPERHOT Team.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas