Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

Vanillaware: un legado de belleza y controversia

Amado por su arte, criticado por lo mismo.

Publicado

en

Vanillaware

George Kamitani, un veterano de la industria que había trabajado con Capcom por muchos años, fue contratado por Atlus para desarrollar un juego de fantasía llamado Princess Crown, para la consola Sega Saturn en 1997. A pesar de tener gran recepción de la crítica, su lanzamiento al final de la vida comercial de Saturn resultó en bajas ventas y la culpa recayó sobre Kamitani, causándole su veto en la industria.

Con su carrera detenida momentáneamente, George Kamitani reunió a personal de Atlus Osaka —con quienes hizo el juego— y fundó su propia compañía con el nombre de Puraguru. Este estudio luego sería conocido con el legendario nombre Vanillaware.

Famoso por ser un estudio compuesto por más artistas e ilustradores que programadores, la filosofía de Vanillaware siempre ha sido crear juegos originales y siempre ser receptivos a los cambios repentinos. Siempre fieles a su estilo artístico en dos dimensiones, los juegos de Vanillaware se han resistido a la transición a 3D, compensando con un nivel de detalle muy difícil de superar.

En anticipación a la salida mundial de 13 Sentinels: Aegis Rim, recordamos los títulos que hicieron grande, y en ocasiones polémico, a este tradicional desarrollador de juegos.

13 Sentinels: Aegis Rim sale el próximo 22 de septiembre para PlayStation 4 y describe una visión totalmente fuera de la fantasía y los dragones, adentrando a los usuarios en una trama futurista llena de drama estudiantil.


Fantasy Earth: Ring of Dominion (PC, Square Enix, 2006)

El primer juego de la compañía. Este juego estilo MMORPG estuvo en desarrollo por cuatro años y utilizó recursos que iban a ser utilizados para la cancelada secuela de Princess Crown, que estaba planeada para salir en Dreamcast. Cuando el juego no alcanzó la demanda esperada debido a su modelo de suscripción, Square Enix vendió los derechos a Gamepot y este lo transformó a un juego gratuito, renombrándolo a Fantasy Earth: Zero.


GrimGrimoire (PlayStation 2, Nippon Ichi, 2007)

GrimGrimoire es un juego de rol y estrategia concebido como una visión original de los juegos tácticos en tiempo real como StarCraft. George Kamitani se inspiró en trabajos como Atelier Marie y Harry Potter para crear este mundo en el que se centra en una escuela de magia, con pequeñas brujas como protagonistas.

El juego no tuvo el éxito comercial esperado y tampoco una secuela, a pesar de haber planeado una. Sin embargo, el personaje de Lujie Piche fue utilizado en el juego de Nippon Ichi, Soul Nomad & The World Eaters.


Odin Sphere (PlayStation 2, Atlus, 2007)

Argumentado como el juego que puso a Vanillaware en el mapa, Odin Sphere porta el título de ser el sucesor espiritual de Princess Crown. Combinando elementos de juegos de rol junto a la experiencia en juegos beat’em up de Kamitani cuando trabajaba en Capcom, Odin Sphere integra elementos de la mitología nórdica, la narrativa de William Shakespeare y los cuentos de hadas.

Al ser un gran éxito en el mercado, este es el único juego de Vanillaware en tener un ‘remake’ para la generación actual, el cual tuvo el nombre de Odin Sphere: Leifthrasir.


Kumantachi (Nintendo DS, Dimple, 2008)

Una inusual entrada en el estilo de género del estudio y también uno de los juegos que no fue dirigido por George Kamitani, sino por uno de los ilustradores principales de Vanillaware, Shigetake. El juego es un simulador de vida, en el que los jugadores deben asumir el papel de un encargado de un zoológico, en el que habitan versiones antropomórficas de animales con estética «moe». El juego solo se vendió en Japón.


Muramasa: The Demon Blade (Wii, Marvelous Entertainment, 2008)

Conceptualizado durante la producción de Odin Sphere, el estilo visual de Muramasa se basa en el folclor japonés ambientado como si fuera una obra de teatro Kabuki. La jugabilidad se asemeja mucho a la de Odin Sphere, con diferencias notables como las de un elemento de cocina y recolección de ingredientes. El juego representó un desafío técnico para los desarrolladores por la dificultad de integración de gráficos a Nintendo Wii.

El título recibió un ‘port’ para PlayStation Vita llamado Muramasa Rebirth. Según Vanillaware, la portátil fue elegida para la adaptación porque tenía una paleta de colores mucho más definida gracias a su pantalla OLED, la cual realzaba las tonalidades del juego.


Grand Knights History (PSP, Marvelous Entertainment, 2011)

Otro de los juegos de Vanillaware que nunca salió de territorio japonés. Grand Knights History fue uno de los títulos creados por la división secundaria del estudio dirigido por Tomohiko Deguchi. El juego se maneja bajo el tradicional estilo de turnos de los juegos de rol, integrando componentes de multijugador en línea hasta el cierre de los servidores en el 2013.

Deguchi dejó Vanillaware y utilizó algunos de sus conceptos para el juego de Monochrome Corporation, Grand Kingdom.


Dragon’s Crown (PlayStation 3, Atlus, 2013)

El gran título que representaría a Vanillaware en la década del 2010. Dragon’s Crown fue conceptualizado como la secuela de Princess Crown que estaba destinada a salir en Dreamcast. El proyecto fue revivido por George Kamitani después del inmenso éxito de Odin’s Sphere y Muramasa. También tiene la reputación de ser el juego con mayor inversión en la historia del estudio.

Kamitani utilizó todo su conocimiento en juegos beat’em up, tomando inspiración de Dungeons & Dragons: Tower of Doom y King of the Dragons para crear un entorno de exploración de calabozos y combate al estilo de las peleas callejeras. Los personajes pueden adquirir nuevas habilidades por medio de misiones otorgadas por el gremio de aventureros y mejorar sus armas en la tienda del pueblo.

También te puede interesar: [Opinión] Jugando Dragon’s Crown con una feminista

Con más de un millón de copias vendidas, Dragon’s Crown es el juego más exitoso del estudio hasta el momento. Pero con esa fama, también hubo controversia. Muchas críticas fueron dirigidas a George Kamitani debido a la hipersexualización de los personajes femeninos del juego. Esto causó un choque entre el director y la prensa especializada de videojuegos.

A pesar de la polémica, el título recibió un nuevo ‘port’ lanzado para PlayStation 4, acumulando muchos más adeptos y billetes.


Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas