Conecta con nosotros

Videojuegos

Humankind – Primeras impresiones

El próximo año trae cosas buenas y entre estas se encuentra Humankind, el próximo juego de Amplitude. ¡He aquí nuestras impresiones!

Publicado

el

Anunciado en Gamescom 2019, Humankind es el próximo juego de estrategia de Amplitude Studios. Si bien bebe bastante de Endless, la franquicia más conocida de la desarrolladora francesa, Amplitude busca que este título sea su obra magna. Palabras grandes al tener en cuenta que el estudio dejó a un lado la ciencia ficción en favor de un proyecto cuyo concepto puede resultar redundante al lado de la serie Civilization. Sin embargo, Humankind tiene lo necesario para convertirse en el próximo hito en el subgénero de estrategia 4X.

Entre el 15 y 28 de diciembre, tuvimos la oportunidad de jugar una versión de prueba. Aunque solo concedió acceso a una porción de la experiencia, nos permitió experimentar con varias mecánicas y sistemas. Aquí pueden leer nuestras primeras impresiones de Humankind.

Como se dijo, esta versión de prueba representó una porción de la experiencia final. Tuvimos acceso a 40 culturas, las cuales se desbloqueaban a lo largo de las 4 eras en las que se desarrollaban las partidas. Descontando el Neolítico —fase que giraba alrededor de la recolección de alimento y curiosidades para establecer las bases del imperio—, estas eran la era antigua, la clásica, la medieval y el comienzo de la moderna. No menos importante, pudimos experimentar el sistema de diplomacia al jugar con otras 7 civilizaciones.

Una vez recolectado suficiente alimento y curiosidades, podíamos establecer una ciudad y dar el salto a la era antigua. Es aquí donde entra el principal atractivo de Humankind: la selección de culturas. A diferencia de Age of Empires o Civilization, franquicias en las que los jugadores deben elegir una, el próximo juego de Amplitude Studios permitirá combinar múltiples. Con 40 culturas y la posibilidad de escoger 4 cada partida, las cientos de combinaciones posibles nos brindaron una libertad estratégica que Civilization y otras sagas 4X veteranas envidiarían. No menos importante, resultó un buen incentivo para rejugar una y otra vez el mismo escenario.

Humankind primeras impresiones
Si una civilización escogía una cultura, esta quedaba bloqueada para los demás jugadores.

Ya que cada cultura tiene ventajas únicas, nuestra elección inicial dictó las bases de nuestro plan de juego. Hay culturas que incentivan la inversión en ciencia. Otras dan bonos de estabilidad, lo que evita posibles rebeliones de la población. Algunas se benefician de una filosofía militarista. Sin importar qué cultura se elija, el objetivo final consiste en conseguir Fama. A diferencia de Civilization, la victoria no es dictada por múltiples aspectos. Solo importa la Fama y esta se consigue a través de Estrellas de Era. Estas pueden obtenerse al completar objetivos. Sin embargo, el juego no dejaba muy claro cuáles eran.

Ahora, la selección de culturas no es la única desición importante. Aquí es donde entran los eventos narrativos, las elecciones cívicas y el mencionado sistema de diplomacia.

Ocasionalmente, éramos citados a atender asuntos de suma importancia. Estos podían ir desde la amenaza de una inundación hasta la posibilidad de vetar un juego extranjero. Todas estas decisiones tenían consecuencias a corto, mediano y largo plazo dentro del imperio. No menos importante, los imperios vecinos también tenían en cuenta cómo respondíamos ante estas crisis. Dependiendo de sus personalidades, las cuales podían configurarse antes de la partida, aprobaban o desaprobaban el curso de acción que tomamos. Con el fin de evitar una enemistad, resultaba obligatorio el establecer comercio y acuerdos con otras civilizaciones.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dependiendo del manejo de la religión y/o el poder de un imperio, las ciudades de una civilización vecina podían verse influenciadas por sus costumbres e incluso ser cosquistadas ideológicamente. Para bien o mal, esto podía conllevar a tensiones políticas.

La interfaz de Humankind era muy reminiscente a la de Civilization. Por un lado, esto permitió que el juego fuera visualmente familiar para aquellos que juegan con frecuencia títulos de estrategia 4X. Por otro lado, su tutorial debió ser confuso para los que jamás hayan tocado un título de este subgénero. Incluso suponiendo que todos los que jueguen Humankind tengan experiencia con los títulos de estrategia 4X, hay elementos de la interfaz que pueden mejorarse. Mientras que el cuadro superior que indica los recursos de la ciudad seleccionada resulta algo confuso, ya que resulta difícil identificar y diferenciar sus elementos, la incapacidad de girar el tablero puede ser estorbosa durante los combates.

Más allá de la geografía natural, podían construirse barricadas y murallas que afectaban las probabibilidades de victoria-derrota.

Como en Civilization, podíamos desplazar nuestras unidades a lo largo de un tablero y enfrentarlas contra las de otros «jugadores». Sin embargo, los combates no solo giraban alrededor de las estadísticas de las unidades y/o su número. La geografía jugó un papel vital. Si las unidades estaban en terreno elevado, tenían más fuerza de combate. Desafortunadamente, ya que no se podía girar el tablero, algunas veces resultaba difícil ver desniveles en el terrero.

Aunque todavía hay aspectos que deben pulirse, entre los que se encuentran los largos periodos de carga y ciertos aspectos de la interfaz, Humankind fue una experiencia muy adictiva de principio a fin. La posibilidad de mezclar múltiples culturas para crear civilizaciones únicas no solo abre la puerta para un sin fin de estrategias, sino que incentiva la rejugabilidad. No podemos esperar a cómo se traducirá esta libertad en el multijugador y con aún más culturas de las cuales escoger. Al mezclarse esto con los eventos y la diplomacia, Humankind se perfila como uno de los juegos de estrategia más esperados de 2021.

Impresiones hechas con una demo de Humankind para Steam brindada por SEGA.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas