Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

La guerra de Epic Games: un conflicto que no tiene héroes

Los conglomerados no son tus amigos.

Publicado

en

Epic Games

Si hubo algo que resonó en todos los medios tecnológicos y de videojuegos durante esta semana, eso fue la declaración de guerra de Epic Games —compañía responsable del inmensamente popular Fortnite— contra la innovadora multinacional Apple.

Para resumir, Epic implementó un sistema de pagos en Fortnite para compras sin intermediarios. A Apple no le gustó y retiró el juego de la App Store. A Google tampoco le gustó y lo retiró de la Play Store. En respuesta, Epic decidió demandar a ambas compañías recurriendo a las leyes antimonopolio americanas.

Te puede interesar: Epic Vs Apple: una lucha para que el «ecosistema» no se vuelva «El Gran Hermano»

A pesar de la campaña de Epic Games por liberar su juego de las orwellianas manos de la gran manzana y la compañía que se adueñó de nuestras vidas sin que nos diéramos cuenta, en esta guerra corporativa de conglomerados no hay héroes a quien seguir. Es muy probable que las únicas víctimas de esta vaca loca sean los consumidores.

¿Qué espera ganar Epic Games con esta demanda?

A simple vista, lo que pretende Epic Games es cambiar radicalmente los parámetros de las tiendas virtuales. Esto beneficiaría no solo a la desarrolladora, sino a otros estudios. Antes de que Fortnite fuera echado de las plataformas, ambas compañías recibían 30% de las utilidades por microtransacciones dentro del juego. Cabe recordar que Fortnite es un juego que se descarga de forma gratuita y se sostiene con este controversial método de recaudo.

De acuerdo al portal Sensor Tower, Fortnite tuvo aproximadamente 2.4 millones de descargas y generó $34.4 millones de dólares en ingresos por medio del sistema operativo de Apple, iOS. En cambio, Google reportó 2.1 millones de descargas y $3.4 millones de dólares en compras.

Desde el punto de vista de Apple, Epic busca un trato especial en las estrictas y a veces espartanas políticas de publicación en la App Store. Google no se ha expresado en el asunto, pero se asume que esta visión se comparte.

Al final del día, lo que quiere Epic es que ningún intermediario toque su dinero y dar un ejemplo de cómo se maneja un frente digital para juegos sin tener que recurrir a prácticas monopolistas.

Epic Games, ¿el amigo de todos?

Fortnite

A los ojos de los desarrolladores, Epic es como ese tío fresco que siempre viene a la casa con regalos. La Epic Games Store toma apenas un 12% de las ganancias de los juegos que son publicados en la tienda. Su motor principal de juegos, Unreal Engine, es usado por millones de desarrolladores en el mundo entero y es totalmente libre de uso para cualquier persona. La compañía solo reclama el 5% de las ganancias si el producto creado con el motor alcanza ingresos de un millón de dólares durante su vida útil.

SIn embargo, Epic Games no está libre de pecado en sus prácticas de negocios. El método de sostenimiento mediante microtransacciones es tan masivo que ha tenido increíbles dificultades en ser regulado. Al ser un gran contribuyente de este medio de recaudo tan depredador, a la compañía poco le importa cómo está siendo recolectado el dinero.

Otra de las razones por las que muchas personas han puesto cierto límite de confianza en Epic Games es la presencia que tiene el conglomerado chino Tencent en la compañía. Al ser dueños de 40% de las acciones de Epic, muchos asumen que los empresarios asiáticos tienen influencia en las decisiones de la compañía. Las dudas aumentan aún más con la tensión diplomática que se percibe entre China y Estados Unidos.

A Tim Sweeney, presidente de Epic Games, le ha tocado entrar al ruedo y afirmar que todas las decisiones pasan por él. No es que se quiera dudar, pero hay una reputación que proteger.

Por otra parte, se sospecha que Epic anticipaba la reacción de Apple. Los documentos legales y los videos bien elaborados no surgen de la noche de la mañana, por lo que se presume cierta premeditación en esta acción legal contra la compañía creada por Steve Jobs.

No se descarta una demanda colectiva

Epic Games

Viendo que Microsoft también tuvo su pequeña rayada de cara con Apple por el caso de xCloud, esta multinacional también podría unirse a Epic en la demanda. No obstante, cabe señalar que no tiene gresca alguna con Google. Al fin y al cabo, el sistema de juego en la nube —que entrará en fase beta dentro de unas semanas— funcionará para Android. Además, cualquier empresa que haya sido afectada por las políticas de las tiendas digitales tendría motivos para ingresar al pleito.

Mientras tanto, los consumidores serán los grandes perjudicados en esta guerra sin héroes. Cualquier acción que tomen los involucrados tendrá repercusiones en los bolsillos de los fanáticos, alienándolos una vez más a lo que dicten las multinacionales.

Pero mientras tanto…

Epic Games

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas