Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

Los mejores mundos abiertos de los videojuegos según nuestros redactores

Conoce los mundos abiertos de los videojuegos que más han disfrutado los redactores de GamerFocus.

Publicado

en

A pesar de las críticas contra los mundos abiertos de muchos videojuegos, que algunos califican como repetitivos y sobreutilizados, los títulos que usan esta clase de mapeados siguen gozando de mucha popularidad. Como ejemplo basta con mencionar que Ghost of Tsushima vendió más de dos millones de copias en sus primeros tres días en el mercado.

Tener un mapa completo que explorar a gusto, podernos salir del camino establecido para hacer lo que queramos y descubrir misteriosos secretos y bellas vistas por impulso propio es un gran placer. Por eso, los redactores de GamerFocus nos hemos reunido de nuevo para hablar de nuestros mundos abiertos favoritos en los videojuegos y explicar qué los hace tan especiales.


Far Cry 3 (Julián Ramírez)

Por más que disfruté tomando miles de fotos en Horizon Zero Dawn y recorriendo los escenarios de The Legend of Zelda: Breath of the Wild, debo confesar que Far Cry 3 fue el juego que me hizo amar el género. Sigo buscando recrear esa experiencia con cada nuevo mundo abierto. La belleza natural de las Islas Rook hizo que no quisiera dejar ningún rincón sin explorar.

Aún recuerdo que la primera vez que me asomé desde lo alto de un acantilado para descubrir las aguas azules del pacífico sentí escalofríos de emoción. Vi bases enemigas que invitaban a ser invadidas, misteriosas ruinas que podían contener secretos y hasta un tigre recorriendo la playa.

Luego fui atacado por un Casuario y caí del acantilado.

Far Cry 3 mundo abierto

Ubisoft ha repetido la misma fórmula llena de distracciones y objetos coleccionables, pero no he vuelto a sentir la misma magia. La combinación del escenario tropical paradisíaco, la jugabilidad emergente y el impulso de investigar ruinas y secretos de un pasado inexplicado, funcionaron como una droga para mí y nada fue igual después de eso. Sigo buscando las Islas Rook en cada nuevo título que me promete libertad de exploración.

Aprovecharé para recomendar mi Análisis A Fondo de Far Cry 3.


Yakuza (Mateo Riveros)

Aunque se queda corto frente a otros mundos abiertos en lo que respecta a tamaño, Kamurocho lo compensa con personalidad. Basado en Kabukicho, el distrito rojo más importante de Tokio, esta ubicación es la más recurrente en toda la serie Yakuza.

Desde el juego original de 2005 hasta Yakuza: Like a Dragon (2019), los jugadores han tenido la oportunidad de familiarizarse con la geografía de Kamurocho. El bar Serena, el cabaret Stardust, la Torre del Milenio, Purgatorio y la tienda Don Quijote son algunos de los lugares que han quedado arraigados en la memoria de los fanáticos de la franquicia de Sega.

Kamurocho Yakuza

Sin embargo, Kamurocho es mucho más que una simple jungla de cemento decorada por luces de neón. Durante 15 años, el distrito rojo más grande de Tokio ha sido escenario de toda clase de tragedias y comedias. Mientras Kiryu o el protagonista de turno recorre Kamurocho, puede elegir si quiere formar parte de las decenas de subtramas disponibles en cada juego.

Si bien la activación de estas misiones solía ser laboriosa en las primeras entregas, Yakuza 0  normalizó que estas iniciaran automáticamente durante la exploración del mundo abierto. Este pequeño cambio ha logrado que Kamurocho se sienta más viva que nunca.


Grand Theft Auto V (Cesar Nuñez)

Siempre me ha gustado la saga GTA, pero no por sus historias, personajes, ni su obligatoria violencia —que tan poco me llama la atención—, sino por sus mapas explorables en entornos evolucionados a través de vista de pájaro, 3D y HD, como solo Rockstar los sabía hacer para una grata experiencia individual.

Antes de lo que hoy solo es GTA Online, en septiembre del 2013 llegaba el muy ansiado GTA V, un ambicioso proyecto con tres protagonistas simultáneos que presentaba todo un nuevo mapa de San Andreas inspirado en el sur de California. Puede que sacrificara ciudades como San Fierro y Las Venturas, pero esto se justificaba con una mayor ciudad de Los Santos y una buena proporción de terreno rural gracias al Condado Blaine.

En GTA V fue la primera vez en la franquicia que recibimos un mapa completamente abierto desde el principio, libre para recorrer sin paredes invisibles o la necesidad de escalar torres de vigia para desbloquearlo, como pasa en otros juegos.

Puedes tomar un convertible, una moto, una bicicleta; pasear por la ciudad o ir hasta el desierto Grand Senora, a pueblos cercanos como Paleto, escalar el enigmático Monte Chilliad y encontrarte con alguno de tantos extraños en sus aún más raros asuntos.

O por qué no, caminar desde los puertos en el extremo sur hasta la costa norte solo por diversión, como alguna vez lo hice.


Crackdown (Camilo Ospina)

Entre una docena de mundos abiertos, Pacific City es una ciudad que tiene de todo: pandillas criminales, mafias organizadas y policías con super poderes. El protagonista de Crackdown es un agente biológicamente modificado, el cual tiene la tarea de limpiar las calles de la escoria delincuencial.

Al principio, el agente puede conducir vehículos y perseguir rufianes al ritmo de Control Machete, pero a medida que los jugadores van adquiriendo experiencia, el oficial tendrá tantas habilidades que no necesitará utilizar automóviles.

Pacific City Crackdown

Entre los poderes del agente se encuentra brincar a alturas tan grandes, que pondrían a Superman en vergüenza. También se puede escalar edificios con facilidad y cubrir enormes distancias con cada salto, así como lanzarse en caída libre y generar una onda de choque que manda a volar a todo lo que se encuentre en su radio.

Solo es un día normal en la vida de un servidor de la ley en Pacific City.


The Legend of Zelda: Breath of the Wild (César Salcedo)

En una industria abarrotada de juegos de mundo abierto, son pocos los que han logrado captar mi atención. Sin embargo, la última aventura de Link tiene la magia de hacer que uno se pierda en su vasto mundo lleno de planicies, montañas y muchos secretos.

Este es el poder del mundo abierto de The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Más que un lugar, es un personaje tan importante como el mismo protagonista.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild mundo abierto Hyrule

En esta versión de Hyrule, el jugador puede olvidarse de su objetivo principal. Esto gracias a la libertad de exploración y a las actividades que, gracias a algunos poderes, cada usuario puede efectuar. Adicional a todo esto, el mundo abierto de este título no pone muchos límites a la hora de jugar.

Permite explorar y escalar hasta el más mínimo rincón del mapa. Esto es —sin lugar a dudas— lo mejor, ya que los límites solo se los puede poner uno mismo como jugador. Es así como, sin importar sus fallas, el mundo de The Legend of Zelda: Breath of the Wild es el que más me ha cautivado.


¿Cuáles son sus mundos abiertos favoritos en los videojuegos? Esperamos sus comentarios.

Publicidad
Comentarios

2 Comments

Deja tu comentario

Además no te pierdas