Conecta con nosotros

Videojuegos

Xbox Series X – Análisis

Aunque similar en muchos aspectos a su predecesora, Xbox Series X es una clara muestra del poder de la novena generación de consolas.

Publicado

el

Hace 7 años, Microsoft comenzó la octava generación de consolas con el pie izquierdo. Tomó un par de años para que la compañía se recuperara de la metida de pata que fue la campaña publicitaria previa al lanzamiento de Xbox One. Sin embargo, bajo la batuta de Phil Spencer, Microsoft hizo mucho más que eso. No solo recuperó la confianza en la marca Xbox, sino que la convirtió en un sinónimo de calidad en lo que respecta a servicios para los amantes de los videojuegos. Hoy en día es difícil encontrar jugadores que cuestionen la calidad de Xbox Game Pass.

Con el comienzo de una nueva generación de consolas, Xbox Series X se dispone a perpetuar la racha que la compañía ha tenido en los últimos años. ¿La nueva consola de Microsoft está a la altura de las expectativas? ¡Averígüenlo en este análisis!

Presentación: es una caja, pero una bonita

Xbox Series X análisis reseña review crítica

Con el pasar de los años, los diseños de las consolas de Microsoft se han vuelto más minimalistas. No obstante, el de Xbox Series X es el apogeo de dicha filosofía de diseño. Apenas fue anunciada en The Game Awards 2019, no tardaron en llegar los memes comparando el ‘hardware’ de nueva generación con cajas y refrigeradores.

Sin embargo, el minimalismo de esta consola viene de la mano con su practicidad. A pesar de sus dimensiones de 15.1 x 15 x 30.1 cm, su forma cuadrangular facilita acomodarlo en cualquier superficie y espacio. También ayuda que la consola pueda posicionarse de forma vertical y horizontal. Si bien no resulta tan estilizada como su competencia, no resulta tan estorbosa y su simplicidad es parte de su encanto.

El frente de la consola tiene un puerto USB 3.2, un lector de discos Blu-ray 4K, un botón para eyectar el disco y otro para emparejar controles. Detrás se encuentran un par de puertos USB, uno HDMI 2.1, uno para el cable Ethernet, uno para el cable de poder y una ranura para introducir una expansión de almacenamiento. Aunque el precio de estas tarjetas de expansión no baja de $800.000 pesos, ofrecen una solución más directa a la falta de espacio que PS5 gracias a su sencilla instalación.

Una adición muy apreciada para personas no videntes o que tengan problemas de visión es que las entradas traseras gozan de marcas con relieve.

En lo que respecta al mando, su forma y figura son prácticamente iguales iguales a las de Xbox One. Sin embargo, cuenta con un par de novedades. La primera consiste en una textura en los gatillos y agarres del mando para hacerlo más ergonómico. La segunda es un botón dedicado a la captura de imágenes y videos. Sin embargo, incluso con ayuda de la aplicación de Xbox para dispositivos móviles, esta característica palidece con respecto a su homónima de PlayStation.

Además de estas características, el control aún goza de una entrada USB y un conector de 3.5 mm para audífonos. El mando aún necesita de un par de pilas AA.

Interfaz: si no está roto, no lo arreglen

Xbox Series X análisis reseña review crítica

Lo primero que los jugadores verán cuando enciendan la consola es que la interfaz de sus menús es muy similar a la de Xbox One. De hecho, es prácticamente la misma. Si bien algunos consumidores pueden percibir esto como una falencia, este diseño resulta apropiado teniendo en cuenta la gran fortaleza de Xbox Series X: el ecosistema de familiaridad que crea alrededor de los usuarios de Xbox.

Cabe aclarar que la consola ha de configurarse antes de comenzar a jugar. Esto resulta sencillo gracias a la aplicación de Xbox para dispositivos móviles.

Sí, puede que no luzca novedoso. A pesar de ello, facilita que los usuarios de Xbox One se desplacen como peces en el agua en los menús de Xbox Series X. Ahora, esto no quiere decir que esta interfaz clásica no mantenga varias fortalezas. La principal es indudablemente la capacidad de organizar los diferentes elementos de la interfaz, organizar juegos en carpetas y dar relevancia a aplicaciones específicas. Incluso si no se utilizan estas opciones de personalización, los menús son sencillos de navegar.

Desempeño: la consola más poderosa del momento

Desde que se anunciaron sus especificaciones, mucho se ha hablado sobre los 12.1 teraflops de poder computacional de Xbox Series X. En teoría, esto permitiría que la plataforma de novena generación reproduciera los juegos en 4K nativos. No solo eso, sino con un desempeño de hasta 120 fps. Ahora que la consola está en nuestras manos, podemos comprobar que su desempeño está a la altura de lo prometido.

Aunque un tanto predecibles, las mejoras gráficas y de desempeño que recibe toda la biblioteca de Xbox no son insignificantes. Al igual que su competidora, Xbox Series X tarda entre 10 y 20 segundos menos en arrancar juegos de pasadas plataformas. También ofrece la opción de configurar la resolución y ‘framerate’ de ciertos juegos. Esto permite que los jugadores prioricen el aspecto de su preferencia. Eso sí, los que no tengan un TV 4K con tasa de refresco de 120Hz no podrán sacar jugo a la consola.

Quick Resume: ‘multitasking’ para jugadores

Los jugadores que disfruten jugando múltiples títulos al mismo tiempo tienen una elección bastante sencilla a la hora de escoger su consola de novena generación. Gracias a su potente arquitectura, Xbox Series X hace gala de una nueva característica: Quick Resume. Esta permite suspender hasta seis juegos de forma simultánea y sortear entre ellos sin perder progreso. En otras palabras, los jugadores pueden retomar los títulos desde el punto en el que se pausaron.

Si bien es una muestra del poder de la consola, Quick Resume no es perfecto.

Primero, esta característica no sirve con juegos multijugador en línea. La razón resulta evidente. Segundo, si bien el límite es de seis juegos, Xbox Series X empieza a sufrir ralentizaciones al tener cuatro títulos suspendidos. Por supuesto, esto también depende de la calidad gráfica de los juegos que se estén reproduciendo.

Retrocompatibilidad: el paraíso de Xbox

Desde que Xbox One recibió el programa de retrocompatibilidad en 2015, este se ha convertido en una de las principales fortalezas de la marca. A través de su más reciente consola, Microsoft continúa apoyando la construcción de un ecosistema en el que los usuarios de pasadas plataformas de Xbox son recompensados por su fidelidad.

Xbox Series X no solo tiene retrocompatibilidad con prácticamente toda la biblioteca de Xbox One, sino con mayoría de juegos de Xbox 360 y su predecesor. Aunque es una lástima que los discos físicos de estas pasadas consolas sirvan más como ‘vouchers’ para canjear las versiones digitales de los juegos, la posibilidad de jugar todos estos títulos en una consola de última generación es una clara fortaleza.

Ahora, en el caso de que no se posea una biblioteca de juegos de pasadas generaciones de Xbox, la última consola de Microsoft ofrece una solución a esto por medio de Xbox Game Pass. Por una suscripción, los usuarios de la plataforma pueden disfrutar de más de un centenar de títulos —tanto exclusivos de Xbox como ‘third party’— con las ventajas gráficas y de rendimiento que provee Xbox Series X.

Almacenamiento: tomen lo mejor de tus juegos

Xbox Series X análisis reseña review crítica

Si bien el espacio de almacenamiento interno de Xbox Series X es mayor que el de PlayStation 5, la consola solo puede contener un poco más que una decena de títulos. No obstante, la última plataforma de Microsoft cuenta con una ventaja. Más allá del almacenamiento en la nube para los usuarios de Xbox Live Gold, los jugadores tienen la opción de instalar porciones de ciertos juegos. Por ejemplo, pueden instalar el multijugador de Call of Duty: Black Ops Cold War y no su campaña.

Cabe reiterar que no todos los juegos ofrecen esta posibilidad. Aun así, resulta una opción muy atractiva a la hora de ahorrar espacio de almacenamiento interno.

Conclusiones

A pesar de la ausencia de exclusivos, una debilidad con respecto a PS5, Xbox Series X lo compensa gracias al cuidadosamente construido ecosistema de la familia Xbox. Ya sea por medio de la retrocompatibilidad con pasadas consolas o Xbox Game Pass, Xbox Series X es la plataforma perfecta para disfrutar de centenares de títulos de tres generaciones por un buen precio. Tampoco pueden desestimarse las ventajas gráficas y de rendimiento que ofrece. Estas incluyen mejoras en calidad de vida en la forma de su gran velocidad y la posibilidad de intercambiar entre títulos vía Quick Resume.

Análisis hecho con una consola Xbox Series X brindada por Xbox Colombia.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas