Conecta con nosotros

Otros

Exempleadas de PlayStation acusan a la compañía de sexismo y discriminación

Las denuncias llegan a más y más empresas.

Publicado

el

PlayStation sexismo

En el último año han surgido escándalos de acoso, sexismo y discriminación en algunas de las empresas de videojuegos más reconocidas del mercado, entre ellas Activision Blizzard y Ubisoft. Un episodio más en esta serie de caos se dio a conocer recientemente, pues ahora la empresa señalada de sexismo es Sony PlayStation.

De hecho, fue en noviembre de 2021 cuando una ex analista de seguridad de TI llamada Emma Majo demandó a la compañía al señalar que fue despedida injustamente después de insistir en la existencia de «un ambiente hostil para las mujeres». Básicamente, señalaba una costumbre sistemática de Sony por pagar menos a las mujeres que los hombres por el mismo trabajo y fue ignorada en repetidas ocasiones hasta su salida de la empresa. Su abogado señaló que había también otras mujeres que tenían la misma denuncia pero les daba miedo hablar.

Sony no solo negó la acusación, sino que también terminó diciendo que Majo «falló en identificar una política en PlayStation que tuviera un impacto discriminatorio en mujeres».

El sexismo en Sony PlayStation afectó a más mujeres

En respuesta, Majo llevó al juzgado los testimonios de otras ocho mujeres, una de ellas empleada activa de la compañía. Con esto, más detalles se añadieron al tema del sexismo en PlayStation. Por ejemplo, las demandantes indicaron que nunca fueron tenidas en cuentas para puestos ejecutivos superiores por darles la oportunidad a hombres. En abril del 2019 solo iniciaron proceso para ascender a cuatro mujeres frente a la imponente cantidad de 70 hombres.

No solo hubo límites en ascensos y menor sueldo, sino también situaciones incómodas y desagradables. La demanda indica que los hombres en Sony tenían listas para catalogar a las mujeres más atractivas del equipo y compartían imágenes de mujeres demasiado pasadas de tono. Esto incluía pornografía e invitaciones públicas entre hombres para ir a clubs de strippers.

Por último, una empleada tuvo gemelos en el año 2005. Esta había solicitado un cuarto de lactancia con privacidad para poder alimentar a sus bebés cómodamente. Sin embargo, en la empresa no la tomaron en serio y le dijeron que fuera a un pequeño cuarto que funcionaba como bodega. Este tenía el cerrojo roto y, aparte, estaba cerca de la entrada principal a las oficinas.

Todas las historias terminaron en una renuncia o un despido temprano. Después de todo, dicen que las condiciones que vivían no eran las apropiadas para continuar trabajando allí.

Fuente: Axios

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas