Síguenos en nuestras redes

Cine y TV

The Mandalorian (primera temporada) – Impresiones

Ya vimos los ocho episodios. ¿Qué tal fueron y qué significan para el futuro de Star Wars?

Publicado

en

La comunidad de fanáticos de Star Wars se encuentra algo ‘alborotada’. Parece que El Ascenso de Skywalkercuya reseña pueden leer aquídecepcionó a una gran parte de los seguidores de la saga. Esto ha desatado una ola de indignación, teorías conspiratorias y dudas sobre el futuro cinematográfico de la franquicia Star Wars.

Sin embargo, aquellos que no quedaron satisfechos con el final de la Saga de Skywalker encontraron refugio en otro lado: The Mandalorian. La primera temporada de esta serie exclusiva de Disney+ llegó a su final pocos días después del estreno del Episodio IX. Sin embargo, a diferencia de este último, ha recibido amor y halagos a diestra y siniestra.

Ya hemos escrito antes sobre The Mandalorian. Hablamos sobre la influencia del género ‘western’ en esta serie y analizamos el fenómeno de Bebé Yoda. Ahora es un buen momento para hablar de un modo más general sobre los primeros ocho episodios.

Al ser la primera serie de acción real en el universo de Star Wars, no sabíamos bien qué esperar de ella. Las series animadas que hemos visto hasta ahora —Clone Wars, Rebels y Resistancenos han acostumbrado a tramas de larga duración, con temporadas de más de 20 episodios llenas de historias independientes. Pero The Mandalorian no podía ser así. Sus cortos episodios, la mayoría de los cuales apenas superan los 30 minutos, recuerdan más a las temporadas de series británicas que a las estadounidenses.

De los ocho episodios, solo cuatro se dedican a la trama principal: nuestro protagonista tratando de proteger a un pequeño niño de las garras de los Imperiales que aún rondan por la galaxia tras la caída de Palpatine. Los otros cuatro pueden ser considerados ‘episodios independientes’ que cuentan historias que profundizan en los personajes y el universo. Aunque fue una temporada corta, esta estructura dotó a la serie de un muy buen ritmo.

A pesar de lo entretenida que resulta, la verdad es que The Mandalorian no ofrece nada nuevo o revolucionario. Las historias que cuenta son bastante predecibles. Los personajes caen en la descripción de arquetipos bastante estrictos y tampoco podemos decir que sacude los cimientos de la franquicia. Los ‘misterios’ que presenta —como los poderes de Bebé Yoda y los objetivos de los imperiales— no son desconocidos a los fanáticos de la saga.

Pero eso no importa, pues nos ofreció algo diferente a las películas y eso es algo que Star Wars realmente necesitaba. Los personajes, aunque con personalidades familiares, se ganaron el cariño de los espectadores con facilidad. A pesar de casi nunca mostrar su rostro, el mandaloriano titular logró ser muy expresivo con el tono de su voz y actitud corporal. También es interesante ver cómo mezcla una fragilidad muy humana con su increíble habilidad para luchar y salir de cualquier problema. Es un personaje que de verdad nos logra hacer temer por su bienestar. No es un superhéroe, sino alguien que debe sangrar y sufrir para salir adelante.

Los personajes secundarios —Greef Karga y Cara Dune— tienen personalidades muy marcadas que complementan perfectamente la actitud seria del protagonista. Incluso se logra crear momentos muy emotivos gracias a otros personajes que conocimos por poco tiempo, pero se aprovechó a la perfección sus momentos en pantalla para hacerlos multidimensionales. No vamos a hablar mucho sobre Bebé Yoda. Al fin y al cabo, ya le dedicamos un artículo.

Los fanáticos de Star Wars no podemos negar lo mucho que nos encanta el ‘fan-service’ y The Mandalorian nos da gusto con creces. Cada capítulo está lleno de referencias a lugares, especies y conceptos que recordamos de las películas y, en algunos casos, del universo expandido. Por ejemplo, gracias a esta serie por fin sabemos que la misteriosa ‘heladera’ que vimos en El Imperio Contraataca era en realidad una caja fuerte. Por si fuera poco, el final nos dejó emocionados con la aparición de un arma legendaria que vimos en Clone Wars y Rebels.

Estos elementos no están aquí solo para hacer sonreír a los fanáticos. El guión los usa para recordarnos lo enorme que es este universo y que Star Wars no es solo sables de luz y Caballeros Jedi. Hay mucho más en la galaxia que merece ser explorado. El ‘fan-service’ está ahí para recordarnos que esto es Star Wars aunque su trama y tono sean diferentes.

Pero estas referencias cruzadas también pueden ser defectos en ciertas circunstancias. Es importante que mencionen que Cara Dune proviene de Alderaan, pero los espectadores casuales que no reconozcan ese nombre no van a entender de dónde sale el odio visceral que ella siente hacia los Imperiales. También se presta a confusiones sobre otros conceptos como el credo mandaloriano, ya que algunos elementos contradicen lo visto en fuentes oficiales.

The Mandalorian también nos da una mirada a lo que será el futuro de Star Wars. Disney y LucasFilm han tomado la sabia decisión de dejar ‘descansar’ las películas por unos años. Mientras tanto, se van a enfocar en la televisión. Además de la segunda temporada de esta serie, que se estrenará a finales de 2020, también estamos a la espera de la última temporada de Clone Wars y otras basadas en personajes como Obi Wan Kenobi y Cassian Andor.

El formato televisivo le permitirá a Disney mantener a Star Wars en la conciencia popular y satisfacer la demanda de los fanáticos más dedicados sin saturarnos con los grandes ‘eventos fílmicos’ que representan el estreno de cada película. Esto también les permitirá correr ‘riesgos’ más fácilmente y así llevar el universo de la franquicia hacia nuevos géneros.

Volviendo al tema de The Mandalorian, no podemos esperar la segunda temporada. Parece que la estructura no cambiará. El protagonista seguirá recorriendo la galaxia en compañía de su pequeño protegido, viviendo diferentes aventuras en cada planeta y escapando de la persecución del Moff Gideon. Sí, ya dijimos que esta es una base simple y poco original, pero tras todas las complicaciones introducidas en el mundo de Star Wars, eso es justo lo que necesitamos ahora: una historia descomplicada y emocionante con personajes adorables. 

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas