Conecta con nosotros

Videojuegos

Observer: System Redux es la combinación perfecta de ‘cyberpunk’ y terror

Si no asusta, no es cyberpunk.

Publicado

el

El ‘cyberpunk’ es, sin duda, uno de los subgéneros más populares e interesantes de la ciencia ficción moderna. Pero, tristemente, la mayoría de la cultura popular solo lo ve como una estética. Una película, videojuego o serie de televisión no necesita más que un ambiente futurista, iluminación neón y algo de lluvia para que muchos le clasifiquen como ‘cyberpunk’.

Pero, como hemos dicho en otras ocasiones, este género es mucho más que eso. Desde sus inicios, sus mejores historias usaron sus elementos futuristas para criticar el capitalismo, cuestionar la definición del ser humano y denunciar el riesgo de deshumanización que corremos cuando adoptamos grandes avances tecnológicos en la vida diaria.

De hecho, si miramos a fondo algunos temas comunes del ‘cyberpunk’ podemos presentar la idea de que, más que a la ciencia ficción, este subgénero pertenece al terror. Uno de los más fuertes argumentos que tenemos al respecto es la existencia del videojuego Observer.

Este juego fue lanzado originalmente en el año 2017. A finales de 2020 recibimos una versión mejorada para PS5 y Xbox Series X|S llamada Observer: System Redux. Además de mejoras gráficas, incluye nuevas misiones opcionales y hace más llevaderas las —honestamente innecesarias— secciones de sigilo. Nosotros lo incluimos en nuestra lista de buenos juegos ‘cyberpunk’ que sirven como alternativas al decepcionante 2077.

La versión System Redux fue lanzada recientemente para PS4 y Xbox One. Ahora que pudimos jugarla, apreciamos la forma impecable en que que combina el terror y el ‘cyberpunk’.

Como seguramente ya saben, en Observer controlamos a Daniel Lazarski (Rutger Hauer), un detective del departamento de policía de Cracovia en la Polonia del año 2084. Su trabajo y mejoras cibernéticas le permiten conectar su mente a la de otras personas para observar sus recuerdos, secretos y, sobre todo, sus miedos.

Tras recibir una llamada de su distanciado hijo, Daniel lo rastrea hasta un edificio de apartamentos en una zona poco agradable de la ciudad. Allí descubre un cadáver y quedá atrapado por un cierre de emergencia. El protagonista debe usar sus capacidades para investigar una serie de violentos asesinatos, resolver el misterio de la desaparición de su hijo y enfrentar los horrores que le aguardan en la mente de los demás.

Al igual que muchos otros juegos del estudio polaco Bloober Team, Observer es una aventura con sistemas de juego sencillos. Aquí, la ambientación y narrativa son más importantes que las mecánicas. Este enfoque es digno de algunas críticas, pero la verdad es que permite que los jugadores los disfruten de una forma diferente a otras aventuras de terror. Su ritmo deja que el subtexto y aspectos más ocultos de su trama salgan a la superficie poco a poco. Somos nosotros mismos quienes descubrimos por qué el horror es algo que no se puede separar de esta distopía futurista.

Observer: System Redux es la combinación perfecta de cyberpunk y terror horror

Comencemos con las prótesis cibernéticas, que ya son una realidad. Esta tecnología es de gran ayuda para personas que han perdido extremidades. Aunque su precio todavía es prohibitivo, no cabe duda que en el futuro van a ser mucho más comunes. Otras historias ‘cyberpunk’ recurren a la gastada y capacitista idea de que usar esta clase de prótesis nos va robando nuestra humanidad. En lugar de eso, Observer: System Redux propone una idea más aterradora.

La enorme demanda de estas partes por una población que ha sido mutilada por la guerra y el trabajo explotativo causó el surgimiento de prótesis ‘baratas’ de baja calidad y mal programadas. Los ‘bugs’ de su ‘software’ terminaron creando una plaga digital llamada el nanófago, la cual diezmó la población mientras que los ricos podían usar sin riesgo prótesis e implantes de alta calidad.

Si solo nos enfocamos en la historia principal, el nanófago no parece ser más que un detalle para dar “color” al mundo. Pero si completamos las misiones opcionales y ponemos atención a los textos que encontramos descubrimos toda una subtrama de horror corporal, paranoia y abuso capitalista que no tiene nada que envidiar a otras historias de terror sobre virus y epidemias.

Observer: System Redux es la combinación perfecta de cyberpunk y terror horror

La manipulación genética también tiene un espacio en los rincones de la trama de Observer. Encontramos un par de horripilantes creaciones, resultado del abuso de esta tecnología. Pero el horror no está en los monstruos, sino en las causas de sus creaciones: la simple necesidad de las clases bajas de sobrevivir y la forma en que el capitalismo se aprovecha de los enfermos mentales.

Estos no son los únicos temas comunes del ‘cyberpunk’ que Observer: System Redux toma para dejar claro el horror que se esconde en ellos. La conciencia digital, inteligencias artificiales, robótica y la tecnofobia también tienen sus espacio aquí. Lo más interesante es que todo esto está presente en el juego por fuera de las secuencias que sí son de terror: el ‘hackeo’ a las mentes de otros.

Estas escenas surrealistas nos recuerdan a filmes como Dreamscape, The Cell y El imaginario del Doctor Parnassus. Nos muestran los miedos y recuerdos de los personajes a los que nos conectamos con un filtro onírico. Aunque hay algunos pocos ‘sustos’ y momentos de tensión, el verdadero horror se encuentra en la ambientación de pesadilla que crean y en lo que representan en la ‘vida real’. Aquí vemos versiones retorcidas de la vida en prisión, un esclavizante trabajo de oficina, la falta de ética médica y lo que significa vivir con una enfermedad mental. La mayoría de sujetos son miembros de una clase social oprimida y ven su futuro con miedo y desesperanza. 

Aquí radica el verdadero terror del ‘cyberpunk’. La distopía de alta tecnología y vidas baratas ya no es especulación y forma parte del futuro cercano. De hecho, algunos argumentan que ya vivimos en ese mundo. En Observer: System Redux encontramos monstruos de carne y tecnología, laberintos imposibles, y ojos que nos siguen a todas partes aunque tratemos de escondernos. Todo esto representa miedos reales que tenemos en el presente. Hay momentos en que Daniel no sabe si algo es real o todavía se encuentra dentro de otra mente. Esta es una referencia a que los horrores que él ve siguen siendo reales, incluso cuando sale de las pesadillas.

En este juego, la tecnología no tiene la “estética Apple” de formas seductores e interfaces amables. Las pantallas y el cableado lucen obsoletos e invaden todos los rincones de los escenarios. Son sucios, propensos a fallas y hasta amenazantes. El edificio, que puede ser considerado el verdadero protagonista del juego, está invadido por una tecnología que se expande en su interior como si fuera un cáncer. El nanófago deja claro que la tecnología no es realmente beneficiosa para la mayoría de habitantes de este mundo. Está al servicio de las grandes corporaciones y los personajes no tienen más opción que aceptarla en sus hogares y hasta dentro de sus cuerpos. Las pinturas y estatuas con connotaciones religiosas están por todos lados, cubiertas de cables y pantallas.

Si esas cosas no son metáforas del mundo actual, no sabemos qué más pueden ser.

Observer: System Redux es la combinación perfecta de cyberpunk y terror horror

Observer: System Redux dista mucho de ser un juego perfecto. Algunas mecánicas se sienten forzadas, las secuencias oníricas son más largas de lo que necesitan ser, algunos aspectos de su trama se resuelven apresuradamente y no le faltan algunos clichés. A pesar de eso, es una de las obras ‘cyberpunk’ más honestas que hemos encontrado en los últimos años y de las que mejor usan los elementos del género.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas