Connect with us

Videojuegos

Warcraft 3: Reforged, ¿a qué se debe la controversia?

Blizzard no puede pasar un trimestre sin desatar un nuevo infierno.

Publicado

en

Warcraft 3: Reforged escándalo

A finales de 2019, Blizzard no se encontraba en la cima de su popularidad. Un año antes, durante Blizzcon 2018, tuvo uno de las presentaciones más mediocres en la historia del evento. El anuncio de Diablo Immortal, un juego para móviles, fue recibido con burlas y enojo. El mes anterior se había visto envuelta en un gran escándalo al banear de sus torneos a un jugador que expresó apoyo hacia las protestas en Hong Kong. Por si fuera poco, todo el año gozó de terribles relaciones públicas a causa de despidos masivos y acusaciones de censura.

Buscando arreglar la situación, Blizzard puso toda la carne en el asador para Blizzcon 2019. El truco pareció funcionar. Los anuncios hechos allí se convirtieron en la comidilla de la prensa y los fanáticos, distrayendo de los escándalos que afectaban a la empresa. Entre lo mostrado estaba el esperado Diablo IV y Overwatch 2, pero también se enfocaron en llamar la atención sobre un título que habían anunciado un año antes. Ese era Warcraft III: Reforged, la remasterización del querido Warcraft III: Reign of Chaos.

Warcraft 3: Reforged

Este título por fin está en el mercado, pero en lugar de convertirse en el éxito reanimador de la comunidad que Blizzard esperaba que fuera, solo ha desatado rabia y decepción.

¿A qué se debe el escándalo de Warcraft 3: Reforged?

Durante el anuncio del juego, hecho en 2018, se prometieron gráficas mejoradas, resolución 4K, una interfaz renovada y nuevas secuencias animadas para encajar la conocida historia con los eventos de World of Warcraft. En una entrevista con Polygon, Brian Souza y Pete Stillwell —productores del juego— describieron este título como “una completa reinvención de Warcraft III”. 

Lo que llegó a manos de los jugadores es mucho menos que eso.

Sí, es verdad que Warcraft 3: Reforged tiene gráficos mejorados y soporta resolución 4K, pero todas las demás promesas hechas fueron incumplidas. Los cambios a la historia nunca llegaron, supuestamente atendiendo preocupaciones de la comunidad. Pero ese era el menor de los inconvenientes. 

Uno de los problemas que salta inmediatamente a la vista está en las escenas de video. Estas no cuentan con el estilo cinematográfico prometido por Blizzard. Como ejemplo, basta ver la secuencia que toma lugar al comienzo de la misión ‘El Sacrificio’. Así fue promocionado Reforged en 2018:

Y así se ve la misma escena en el juego final:

Es verdad que el primer video advierte que se trata de un ‘trabajo en proceso’, pero eso no ayuda a apaciguar la decepción. 

Ahora comienza lo verdaderamente grave. El lanzamiento de Warcraft 3: Reforged fue afectado por algo que suele sufrir cada nuevo juego en línea: problemas de conexión. Los jugadores han tenido inconvenientes para unirse a partidas en línea, especialmente a partidas personalizadas. Esto lo están sufriendo incluso los jugadores de toda la vida, ya que Blizzard forzó una actualización del juego. Así es. Todos los jugadores de Warcraft III fueron actualizados a la versión remasterizada lo quisieran o no. Para empeorar la situación, esta nueva versión ni siquiera tiene un sistema de clasificación en juegos competitivos.

Sumen a esto problemas de rendimiento, un estilo visual que no fue del agrado de todos, la ausencia de lobbies personalizados, torneos, clanes, perfiles, una mala localización a idiomas diferentes al inglés y una interfaz de usuario anticuada. El resultado es una receta para el desastre. Y nada de eso fue lo peor.

La controversia del creador de mapas

El creador de mapas y los ‘mods’ siempre han sido una de los elementos más llamativos de Warcraft III. Desde su lanzamiento en 2002, los jugadores más creativos se han dedicado a forjar nuevas aventuras y modos de juego que han mantenido viva a la comunidad.

Editor de mapas de Warcraft III

Pero ahora, un cambio en los términos de servicio puede poner fin a eso. Cualquier mapa o modificación hecha a Warcraft 3: Reforged se convierte automáticamente en propiedad intelectual de Blizzard. Esto no resulta nada extraño. El DOTA original comenzó como un ‘mod’ de Warcraft III antes de convertirse en un género por derecho propio. Blizzard quiere «comerse todo el pastel» en caso de que ocurra otra ‘fiesta’ como esa.

La comunidad está furiosa. Lo consideran una muestra más de la avaricia que se ha tomado a Blizzard desde que fue adquirida por Activision y no piensan tolerarlo.

La respuesta de los jugadores

Como cabía esperar, los foros, redes sociales y sitios de reseñas se han inundado de comentarios e insultos contra Blizzard. La puntuación en Metacritic, desinflada por miles de personas, han convertido a Warcraft 3: Reforged en el juego con la peor puntuación de los usuarios en la historia del sitio. Al momento de escribir este artículo, contaba con un 0.5/10.

Esta clase de campañas de desprestigio rara vez funcionan. Usualmente no suelen ser más que el reflejo de una minoría enojada por razones ridículas. Pero la gran mayoría de críticas que se hacen contra este título sí están justificadas. Esto, sumado a que los jugadores están solicitando en masa el reintegro de su dinero —el juego ha sido llamado jocosamente Warcraft 3: Refunded—, ha llamado la atención de Blizzard.

La posición de Blizzard

El 3 de febrero, Blizzard finalmente se pronunció al respecto. En un comunicado publicado en los foros oficiales del juego ofrecieron disculpas a los usuarios “que no tuvieron la experiencia que querían” con Warcraft 3: Reforged. Dicen que ya solucionaron muchos de los problemas de conexión que tuvieron durante los primeros días y que ya están trabajando en un parche que va a solucionar muchos de los ‘bugs’ y problemas técnicos de los que se están quejando los jugadores.

Informaron que características como el sistema de clasificación y los clanes serán agregadas en un futuro. Sin embargo, aclaran que otros elementos, como los torneos, no van a regresar. Sobre las escenas de video, simplemente dicen que decidieron no desviarse mucho de lo que mostraba el juego original.

Quienes sigan sin estar satisfechos pueden pedir un reembolso del juego ahora que Blizzard ha facilitado el proceso. Éste se puede realizar sin muchos inconvenientes en el sitio web de Battle.net.

Como ya sabemos, un juego que no es bueno en su lanzamiento puede mejorar con el tiempo. Pero este caso le costó a Blizzard la poca buena fe que le quedaba a muchos de sus jugadores. Los escándalos a su alrededor se siguen acumulando y ya no goza de la imagen positiva que tenía hace algunos años.

También es buena idea que dejemos de pedir ‘remakes’ y remasterizaciones de todos los juegos que disfrutamos en nuestra infancia y adolescencia. En algunos casos nos escucharán, pero el resultado puede ser decepcionante.

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas